Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iberia anula su compromiso para transportar ratones de laboratorio a Canarias

La aerolínea había acordado con el Gobierno de Canarias retomar estos traslados que llevan más de un año sin poder efectuarse

Parte de los ratones de laboratorio que alberga el animalario de la ULL.

Iberia se ha retractado en su compromiso de transportar los ratones de laboratorio que necesitan los científicos en Canarias. La aerolínea había acordado con el Gobierno de Canarias retomar la actividad que fue suspendida tras la pandemia pero, cuando ya parecía todo resuelto, ha dado marcha atrás a la decisión. 

Según fuentes del ejecutivo regional, Iberia se había comprometido por escrito –a través de varios correos electrónicos– a llevar a cabo dichos traslados que permitirían a los investigadores retomar su actividad científica, que no puede progresar debido a la falta de ratones. Sin embargo, en los últimos días, se han retractado en el compromiso aludiendo a a un cambio en la dirección general de la compañía en Reino Unido. Se trata de un giro inesperado que ha dejado, una vez más, a los investigadores canarios indefensos ante un problema que solo afecta a Canarias en todo el Estado y que se debe a su insularidad. 

El problema afecta al progreso de más de una treintena de investigaciones biomédicas isleñas

decoration

No es la primera vez que la negativa de la aerolínea trunca la posibilidad de que los científicos canarios puedan continuar sus proyectos de investigación – la mayoría de ellos orientados a buscar hallar nuevos tratamientos y curas para enfermedades raras que afectan ampliamente a los canarios–. A largo de 2016 la compañía aérea decidió imponer un veto al transporte de animales de laboratorio, bajo la premisa de que los animales podían roer los cables de los aviones, lo que supondría un potencial riesgo para el pasaje. En aquella decisión –y también la actual– influye también la presión de los colectivos animalistas, que se han posicionado en contra de la experimentación con animales.  Este primer incidente se resolvió unos meses después, cuando Iberia finalmente cedió a las peticiones del Gobierno de Canarias y centros de investigación y retomó el traslado de ratones. 

Esta noticia supone un nuevo revés para los investigadores en las Islas, que llevan más de un año sin recibir nuevos roedores porque, como Iberia, ninguna aerolínea que viaje a Madrid o Barcelona se presta a traerlos con un flujo continuo y normalizado. El problema afecta al menos a 35 proyectos en la Universidad de La Laguna y los hospitales tinerfeños, así como a algunos proyectos en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y de los centros hospitalarios de esa isla.

Los investigadores critican que, cinco años después del primer incidente, desde las instituciones aún no se haya encontrado una solución que arranque este contratiempo de raíz. Destacan que, desde que se impuso el veto, las administraciones o los propios investigadores solo han podido parchear la situación a base de «favores». 

Primero fue el Ejército, que rescató a más de una veintena de animales atrapados en Madrid, y posteriormente, han sido algunas aerolíneas que, de manera puntual, han ofrecido sus servicios a los investigadores. Pero nunca se ha podido establecer un corredor que permita que la llegada de ratones esté consolidada. 

Las instituciones canarias buscan una nueva solución que permita retomar esta actividad

decoration

La Universidad de La Laguna (ULL) sigue buscando la forma de llegar a acuerdos específicos con las aerolíneas para salvar la situación. De hecho, existe un compromiso por parte de los precursores de la aerolínea canaria Lattitude Hub o Canarian Airways para hacerse cargo de la conectividad aérea científica en este sentido. Sin embargo, la pandemia ha retrasado su puesta en marcha, por lo que no ha podido arrancar. 

La búsqueda de soluciones para este problema en la investigación para también sigue por parte de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de Información (Aciisi), que mantiene contactos con otras aerolíneas para saber cómo se puede evitar que este problema siga perjudicando a la investigación de Canarias.  

Mientras tanto, los investigadores llegan acuerdos puntuales para traer a sus ratones contactando directamente con algunas aerolíneas. Es el caso de un investigador del Hospital Universitario de Canarias (HUC), que ha conseguido que Lufthansa traslade hasta las Islas unos cuantos ratones con los que mantener a flote su investigación en Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y demencia. 

Canarias está pensando ya en el largo plazo y en la autosuficiencia. De ahí que, el Animalario de la ULL investiga una forma de ser autosuficientes generando sus propio servicio de fecundación in vitro. De esta forma, las investigaciones dependerían menos del exterior y, además, se reduciría el número de animales vivos en estanterías. 

Un problema singular

La falta de animales de laboratorio para progresar en investigación es un problema singular de Canarias. Ningún otro lugar de España está afectado por este obstáculo que incide directamente en una de las bases de la investigación. Si un investigador de Valencia o Alicante quiere un ratón, podrá traerlo por tierra. En Canarias solo se puede hacer por aire.

Ocurre así porque, excepto en casos muy concretos, no se puede trasladar a un animal de estas características por vía marítima. Someter a un animal de laboratorio a un transporte en barco, en primer lugar, es ponerlo bajo una situación de estrés de varios días (en vez de apenas unas horas en avión), lo que no es permisible desde el punto de vista del bienestar animal. En segundo, dicho estrés o el propio tiempo, invalidaría los resultados obtenidos con dichos animales. Por esta razón, la vía aérea sigue siendo la única posible para realizar este transporte de manera eficiente.

Compartir el artículo

stats