Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias

Alta costura regional entre ovejas

“No pretende ser una réplica histórica”, explica el modisto Constantino Menéndez sobre su adaptación del traje de asturiana

Constantino Menéndez, con su vestido, en una cuadra de Pillarno.

Parece el típico vestido de asturiana –blusa blanca, corpiño brocado, dengue negro y falda roja– pero no lo es. O sí. Lo mismo pasa con las críticas a la reinterpretación que ha hecho el modisto de Castrillón (Asturias) Constantino Menéndez del icónico traje femenino para vestir a Rossy de Palma, pregonera de la fiesta avilesina del Bollo: ha cosechado incontables elogios –entre ellos el del modisto de fama mundial Jean-Paul Gaultier, y parecido número de censuras.

El traje que lució en El Bollo Rossy de Palma, entre ovejas en una cuadra de Pillarno. Inés Escandón

“Con lo que más saña se han metido en redes sociales es con que el vestido típico de asturiana no es ese en el que me inspiré. Y ahí sale a relucir eso de que este traje lo impuso la Sección Femenina (la rama femenina del partido Falange Española) y bla, bla, bla. Con todos los respetos a esas opiniones, soy un estudioso de la historia del traje asturiano y sé que, efectivamente, la Sección Femenina contribuyó a promocionar este traje desde una visión si se quiere romántica de los trajes históricos que se usaron en la región. Yo soy modisto, no político; y este modelo tampoco pretende ser una réplica histórica. El traje popular, folclórico, típico o tópico asturiano, llámese como se quiera, que ha calado en el imaginario de la gente es el que Rossy de Palma lucía en una foto de infancia, el mismo que siguen poniéndose hoy las niñas en El Bollo y otras fiestas asturianas, y mi misión fue actualizarlo, darle ‘una vuelta’... Si lo he logrado o no ya es otra cosa”.

Constantino Menéndez ajusta el dengue a Rossy de Palma.

Lo que al parecer ha conseguido Constantino Menéndez, que comercializa sus creaciones –todas con inspiración en las raíces asturianas– con la marca “made by kÖs”, es que el traje típico de asturiana traspase las fronteras de la moda y se pueda codear, llegado el caso, con un Chanel o un Yves Saint Laurent, por decir dos marcas de prestigio. Es cierto que la modelo que lo lució, musa de Jean-Paul Gaultier, también ha ayudado lo suyo a la promoción del vestido, pero la obra de Constantino Menéndez, al decir de los entendidos, tiene empaque para ser calificado de alta costura.

Por su originalidad, por los infinitos detalles técnicos que encierra, por la creatividad plasmada en detalles como los lazos que sujetas los tirantes del corpiño al cuerpo del mismo, por la calidad de las telas y porque, como coinciden quienes lo han visto, “parece el traje de asturiana de toda la vida”. Pero no lo es. O sí.

Compartir el artículo

stats