Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El TSJC ratifica los 15 años de cárcel por intentar asesinar a su pareja en Miramar

La víctima recibió un total de 27 puñaladas y cortes en presencia de sus tres hijos en la vivienda de Santa Cruz de Tenerife donde convivía con el acusado y padre de los niños

El acusado durante la celebración del juicio. Pedro Fumero

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ratificó la condena de 14 años y 11 meses de prisión impuesta por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife a un hombre que intentó asesinar a su pareja, a la que asestó 27 puñaladas y diversos cortes delante de sus tres hijos. El suceso tuvo lugar en un piso situado en la zona de Miramar, en el Distrito de Ofra, en el municipio de Santa Cruz de Tenerife.

Los hechos ocurrieron el 3 de mayo de 2020 tras comunicar la mujer al acusado que, debido al deterioro de la relación que mantenían desde hacía 14 años, quería poner fin a la misma. Sobre las 06:25 horas de la mañana, el hombre apuñaló de forma sorpresiva a la víctima con un cuchillo y, aunque ella intentó huir, el acusado continuó los apuñalamientos en cuello, tórax y abdomen delante de sus tres hijos. Los niños, de corta edad, le suplicaban que parase.

El acusado, de origen subsahariano, abandonó el domicilio con la convicción de que había matado a la mujer y se llevó a su hija pequeña y el cuchillo, del que posteriormente se deshizo en algún lugar desconocido, según declaró probada la sentencia de la Audiencia Provincial.

Según la manifestación realizada por la víctima durante la celebración de la vista, la agresión comenzó en la habitación donde dormía la pareja. En un determinado momento, el condenado acorraló a la mujer en un lateral de la cama, junto a una mesa de noche y una de las paredes.

Después, una de las heridas graves se produjo en el momento en que la víctima trataba de salir del domicilio, según explicó la misma perjudicada. Al final, la mujer, cuando tenía numerosas lesiones de arma blanca, salió del piso y quedó tendida en un pasillo del edificio, junto al ascensor.

El juicio por este asesinato en grado de tentativa se desarrolló el pasado 21 de octubre en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial. Uno de los hijos de la pareja, de ocho años, llamó en la puerta de una vecina pidiéndole que avisara a la Policía porque su padre había matado a su madre. La progenitora fue trasladada a un centro hospitalario, donde fue intervenida de urgencia, sin que en el momento del primer fallo judicial hubiese sido aún dada de alta de todas las lesiones producidas.

Los tres niños también han recibido asistencia psicológica, sin que haya podido descartarse la presencia de secuelas psicológicas en el futuro, señala la sentencia. Tras huir después de cometer los hechos, el hombre volvió al domicilio y fue detenido.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), que ayer fue divulgada por el Gabinete de Prensa de la institución, considera «insustanciales» y «nimias» las dudas planteadas por la defensa del acusado en su apelación de la sentencia condenatoria acerca de quién introdujo el cuchillo en la habitación donde comenzó la agresión, quién cerró la puerta del dormitorio o cómo se pudo ocultar un cuchillo de 25 centímetros de hoja.

Para la Sala de lo Penal, estas dudas son irrelevantes, por lo que mantiene intacto el relato de la sentencia de instancia. Además, los magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que revisaron el recurso de apelación presentado por el abogado defensor, Juan Luis Lorenzo, Antonio Doreste y Carla Bellini, entienden que en los actos del hombre hay una clara alevosía, en la medida en que la afectada no tuvo oportunidad alguna de defensa.

De hecho, algunas de las lesiones le han provocado una incapacidad que le impiden a la mujer realizar diversos trabajos, por ejemplo, en el empaquetado de fruta donde trabajaba hasta el momento en que ocurrió el trágico suceso.

Compartir el artículo

stats