50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escuela de pacientes de Canarias retoma su actividad tras la pandemia

Los profesionales se reúnen para reactivar este servicio con la vista puesta en crear nuevos talleres que aborden más patologías

Los asistentes a las jornadas en uno de los momentos de la conferencia El Día

La escuela de pacientes en Canarias ha retomado su actividad tras casi dos años de parón como consecuencia de la pandemia. Este servicio, que trabaja en implicar a los pacientes en la enfermedad que padecen, se ha retomado «con entusiasmo» y «muchas ganas» por parte de los profesionales canarios, que ya están pensando no solo en reactivar la actividad sino también ampliarla para abordar nuevas patologías. 

La Consejería de Sanidad celebró ayer en el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín una jornada de formación de la Escuela de Pacientes de Canarias, en la que participaron Conrado Domínguez, y el coordinador de la Escuela de Pacientes de Canarias, Daniel López. Además de la técnico del servicio de Evaluación y Planificación del SCS, Lilisbeth Perestelo, y el integrante de la Escuela Andaluza de Salud Pública Joan Carles March ofrecieron sendas conferencias a los asistentes.

Este sistema se puso en marcha en las islas en septiembre de 2018. Lo hizo a «una velocidad tremenda», como afirmó March, quien destacó que en tan solo un año y medio de funcionamiento logró poner en marcha 95 talleres. «Es una barbaridad», resaltó el experto. March fue uno de los pioneros –junto a su compañera María Ángeles Prieto– en poner en valor este tipo de formación específica para pacientes. Lo hizo hace ya 15 años en Andalucía, consiguiendo unos resultados en la salud de la población que a principios de 2018 llamaron la atención de la Consejería de Sanidad en Canarias. 

Entre el 14 de septiembre de 2018, cuando se celebró la primera sesión, y el 5 de marzo de 2020, cuando tuvo lugar la última antes del inicio del confinamiento, se impartieron en las siete islas 95 talleres en los que participaron 55 pacientes activos con certificado de paciente formador, 179 profesionales sanitarios de las diferentes Gerencias vinculados al acompañamiento y seguimiento y 15 profesionales sanitarios coordinadores de la Escuela de Pacientes en cada una de las Gerencias. El comienzo de Canarias, a ojos de March, «ha sido muy bueno» dado que ya desde el principio «tenía claro el método». De hecho, el experto considera que Canarias podrá avanzar tanto en el proyecto en cinco años, como Andalucía lo ha hecho en 15. 

En un año y medio de actividad, las Islas llevaron a cabo un total de 95 talleres formativos

decoration

Los principales temas de salud tratados en estas actividades que se han tratado por el momento en las Islas han sido el cáncer de mama (27 talleres), diabetes (19 talleres), enfermedad renal crónica (17 talleres), EPOC (15 talleres), cuidadores y cuidadoras (7 talleres), ostomías (6 talleres), e insuficiencia cardíaca (4 talleres). Todos ellos se retomarán, pero además, los 70 profesionales que acudieron ayer a la sesión han mostrado su pretensión de ampliar la cartera formativa. Durante el encuentro, se acordó que la escuela de pacientes de Canarias incorporará a los asuntos abordados en los talleres celebrados hasta ahora, sesiones centradas en ictus, trasplante hematopoyético y endometriosis.

También se acordó que los primeros talleres a celebrar correrán a cargo de la Gerencia de Atención Primaria de Gran Canaria (cáncer de mama), Gerencia de los Servicios Sanitarios de Lanzarote (cáncer de mama y diabetes), Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (EPOC, cáncer de mama y diabetes), Gerencia de los Servicios Sanitarios de Fuerteventura (cuidadores, cáncer de mama y diabetes) y Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín (enfermedad renal crónica y cáncer de mama).

Uno de los retos de la escuela de pacientes para los próximos años es conseguir «aprovechar el ámbito virtual para llegar a más gente», como destacó March. Y es que, hasta el momento, tan solo se ha podido acceder a esta formación de manera presencial. 

Uno de los retos de la escuela de pacientes es aprovechar el ámbito virtual para llegar a más personas

decoration

Por su parte, Lilisbeth Perestelo recordó que se debe trabajar en equipar a los pacientes y sus cuidadores capacitándolos para que puedan participar en la toma de decisiones relacionadas con su enfermedad en el grado que lo consideren oportuno, convertir a los pacientes en co-gestores de su enfermedad de la mano de los profesionales sanitarios y trabajar conjuntamente en fortalecer la confianza. «Hemos comprobado que, por ejemplo, durante el confinamiento, aquellos pacientes que habían pasado por nuestra escuela tenían la información suficiente como para afrontar la adversidad», resaltó March. De ahí que insista en retomar esta actividad, pues es una actividad que «consigue mejores resultados en salud», reduciendo la visita de los pacientes al sistema sanitario, un mejor estilo de vida y una reducción de los impactos emocionales y sociales de la patología. 

Compartir el artículo

stats