Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La adaptación tecnológica reduce los tiempos de espera en la sanidad privada

Las aplicaciones móvil de Quironsalud facilitan el acceso a historias clínicas, citas y atención médica

Dos sanitarias, delante de Quirónsalud Tenerife.

La revolución tecnológica ha penetrado de lleno en la atención sanitaria de Canarias. La pandemia de covid ha mostrado la necesidad de reinventar rápidamente la asistencia, de modo que esta sea más accesible al ciudadano, le permita esperar menos y evite que su patología empeore debido al paso del tiempo. 

«El mundo cambia; nos encontramos en una cuarta revolución industrial y nuestra filosofía es adaptar esas tecnologías a las personas». Así lo manifestó Adolfo Fernández-Valmayor, director general de Transformación y Sistemas de QuirónSalud, quien en la mañana de ayer expuso el Plan Estratégico de Transformación Digital en el que el grupo hospitalario lleva imbuido más de tres años. «Lo empezamos en 2019, pero con la pandemia lo hemos reforzado», resaltó Fernández-Valmayor durante su presentación, en la que destacó que la crisis sanitaria fue el impulso definitivo a la digitalización de la sanidad. 

QuironSalud ha desarrollado tres aplicaciones que les permiten estar más cerca del usuario. Entre ellas se encuentra Mi QuironSalud, que funciona como un «portal del paciente» donde cada usuario puede acceder a su historia clínica, pedir cita médica o incluso recibir consejos de estilo de vida, dependiendo de sus últimas analíticas. Por otro lado, el grupo sanitario ha puesto en marcha una plataforma de e-commerce que han bautizado como e-quironsalud, en la que ponen a disposición de los pacientes distintos productos, como pruebas diagnósticas. «Esto último ha tenido un gran desarrollo durante la pandemia, pues han sido muchos los usuarios que requerían una prueba diagnóstica de covid», destacó Fernández-Valmayor. De hecho, de los 200.000 test que se realizaron durante 2021, el 95% fueron específicos para detectar covid. 

En este sentido, resaltó que en los próximos años tienen por delante el reto de «incluir nuevos productos interesantes para los usuarios, evitando que pueda tener un aspecto comercial». 

El hospital digital permite, mediante inteligencia artificial, dar un diagnóstico provisional

decoration

Por último, el grupo de hospitales privados ha apostado por crear su propio hospital digital. Este recurso permite dar acceso a la atención sanitaria a los pacientes cuando es imposible hacerlo desde el hospital. Esta app esta dotado con nuevas tecnologías como una inteligencia artificial capaz de determinar «el diagnóstico más probable» interpretando las constantes vitales a partir de la cámara. El papel que juega es similar al de una sala de admisiones dado que, a partir de él, se puede derivar directamente al paciente al especialista, sin necesidad de tener una primera consulta más general. 

«Esta aplicación está conectada con 80 profesionales de QuironSalud y otros 280 especialistas que colaboran con ellos», explicó.

Fernández-Valmayor insistió en que el objetivo de desarrollar esta aplicación en concreto no se basa en sustituir la atención presencial por una telemática, sino en evitar «que el paciente se traslade de manera innecesaria». De esta forma, consideran que se pueden reducir los tiempos de espera y ayudar a aliviar la saturación que sufren algunas especialidades, como dermatología. «Nos dimos cuenta que estábamos dando citas para dos o tres meses en algunas grandes ciudades», resaltó Fernández-Valmayor. Esta circunstancia no solo provocaba que los pacientes llegaran como una patología más avanzada, sino que también generaba descontento entre los usuarios. «Era la especialidad peor valorada», destaca. 

Ahora, con el hospital digital en marcha «si cuando el paciente llama para pedir cita y no podemos atenderle de inmediato, se le ofrece la posibilidad de atenderle de este modo», explica el director general. Si acepta, al paciente se le dará una cita con enfermería que sacará fotos de su lesión cutánea con el compromiso de que en «48 horas tendrá un diagnóstico». Esas fotos se suben al aplicativo y ahí son visualizadas por la red de especialistas, que «en dos o tres minutos pueden tener una respuesta». Este programa específico, integrado en el hospital digital de QuironSalud, se ha denominado telederma 50 y ha logrado que una atención que antes no se recibía antes de 32 días ahora se pueda cubrir en nueve. 

El objetivo del conglomerado sanitario es conseguir una base de datos más exhaustiva para potenciar el big data y la asistencia con inteligencia artificial, que permita, por ejemplo, limitar el control de la enfermera a la atención «a pie de cama». Pero el tiempo no es lo único que ha mejorado, también lo ha hecho la asistencia sanitaria.

Es el caso de la reproducción asistida, donde Fernández-Valmayor afirma que se ha producido «una mejora exponencial» del éxito de concepción. «Antes la paciente podía estar al menos 43 minutos en una primera consulta para conocer sus antecedentes; ahora rellena los datos en la aplicación en casa con lo que hemos logrado acortar el proceso», explica el director general. Esto ha permitido «una mejora clínica del 3% en el embarazo». 

Compartir el artículo

stats