Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Oficina de Defensa del Alumnado fomenta la participación de jóvenes en la educación

El pasado curso recibió 141 reclamaciones por parte del estudiantado de las Islas, que solicita más formación en diferentes ámbitos

Un aula canaria. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Fomentar la participación del estudiantado para empoderarlo y motivarlo a cambiar las cosas que no les convence del sistema educativo canario. Ese es uno de los objetivos que se ha propuesto la Oficina de Defensa del Alumnado, que en Canarias tiene dos sedes, uno por cada provincia. María del Carmen Torrado es la Defensora del Alumnado en la provincia de Santa Cruz de Tenerife mientras que Esther Gutiérrez es la de Las Palmas. Para lograr el objetivo marcado es importante contar con la colaboración del propio alumnado, que el último curso 2020/2021 presentó 141 casos ante la oficina. Del total, 105 casos corresponden a la provincia de Santa Cruz de Tenerife y solo 36 a la de Las Palmas. En ambos territorios, la mayoría corresponden a alumnado de Primaria, aunque seguido de cerca por el resto de niveles no universitarios, puesto que el Defensor del Alumnado no responde a las demandas del estudiantado universitario. No obstante, congrega bajo su paraguas las peticiones de alumnado de centros públicos, concertados y privados del Archipiélago.

A pesar de que los casos que más se repiten tienen que ver con alumnado de Primaria, estos están muy seguidos, en las dos provincias, por los de Secundaria. Torrado explica que el único motivo que puede haber es que «en el caso de Primaria son las familias las que contactan con nosotros, mientras que en el resto de los niveles son los propios alumnos los que nos informan, por lo que cuentan con menos recursos». En cualquier caso, las líneas de actuación de la Oficina van más allá de una determinada franja de edad puesto que, además de recibir y tramitar consultas y quejas, el Defensor del Alumnado también se encarga de fomentar la participación del alumnado en la vida académica en los centros.

Precisamente en este ámbito, la Oficina para la Defensa del Alumnado de Canarias ha puesto en marcha varios programas que permiten a esta figura trabajar de manera proactiva con la comunidad educativa. Fomentar la participación del alumnado en la vida académica en los centros ocupa buena parte de muchas de estas acciones y por eso el pasado curso ya se llevó a cabo un encuentro virtual en el que participó un centenar de alumnos canarios y donde propusieron los temas que más les interesaba tratar en el futuro.

En base a esas propuestas, el Defensor del Alumnado, en colaboración con la Dirección General de Juventud, ha puesto en marcha un paquete de cursos formativos en los que se están abordando temas como la mejora de las habilidades comunicativas, para descubrir vocaciones o para fomentar la salud mental. «Estamos muy contentos con la acogida de estas acciones porque ya tenemos prácticamente todas las plazas cogidas para las próximas fechas», reconoce Torrado.

A pesar de todo ello, el fomento del asociacionismo centra muchas de estas acciones y por eso la Oficina acaba de organizar un curso, en esta ocasión dirigido al profesorado, para descubrirles las claves que permitirán que los jóvenes se organicen en asociaciones que les permitan participar en la realidad educativa. En esta misma línea, el próximo mes de mayo se llevará a cabo otra intervención, pero esta vez con el alumnado. «Queremos empoderarlos y por eso hemos llamado a este proyecto Con voz propia, para motivarles y que se sientan escuchados», explica María del Carmen Torrado quien recuerda que las dos Defensoras del Alumnado en Canarias son docentes y «creemos firmemente que hace falta fomentar la participación del estudiantado porque, en general, somos una sociedad poco participativa y los jóvenes siguen esos mismos pasos, por lo que hay que darles su propio altavoz».

Demandas

La creación de la Oficina para la Defensa del Alumnado en Canarias coincidió con el inicio de la pandemia, es por eso que muchas de las demandas presentadas el pasado curso estuvieron relacionadas con la crisis sanitaria. María del Carmen Torrado recuerda que muchos de los escritos eran peticiones para que se llevara a cabo la enseñanza telemática. También había reclamaciones relacionadas con el uso de la mascarilla o preguntas sobre los protocolos de seguridad. No obstante, Torrado indica también que hay veces que llegan reclamaciones a las que no pueden hacer frente puesto que no es su competencia. Es el caso, por ejemplo de los casos de acoso escolar o en materia de evaluación.

Compartir el artículo

stats