Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Silvia Arbelo, una luchadora sin límites

Con 21 años sufrió un accidente laboral que la dejó en silla de ruedas | En octubre representará a España en el certamen Miss Wheelchair World, a celebrar en México

Silvia Arbelo posa con su corona y la banda de Miss Wheelchair España hace unos días en los jardínes del parque Doramas en la capital grancanaria. José Carlos Guerra

Silvia Arbelo, de 40 años y vecina del barrio de Ciudad del Campo en Las Palmas de Gran Canaria, representará a España el próximo mes de octubre en el certamen Miss Wheelchair World que tendrá lugar en la ciudad de Rosarito en el estado mexicano de Baja California. Será la primera española en participar en un concurso que celebra este año su segunda edición y que aboga por eliminar las barreras y apostar por una inclusión real y efectiva de las mujeres en silla de ruedas.

Silvia Arbelo, una luchadora sin límites | E.D.

Con 21 años, Silvia Arbelo sufrió un accidente laboral que le provocó una lesión medular. «Era soldadora y me caí del techo de una nave industrial. Llevo casi 20 años en esta situación y es una vida bastante dura, no es triste ni mala, pero sí es dura», afirma en un tranquilo rincón del parque Doramas.

Su vida es una historia de superación, de derribar barreras y de disfrutar al máximo de cada momento. Da clases de zumba en la Asociación de Vecinos de Isla Perdida tres veces por semana, está en un grupo de teatro, ha participado en varias oberturas del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, ha practicado baloncesto y hasta ha sido piloto de rally. «Hubo un proyecto para enseñar a dos deportistas a pilotar un coche de rally. En mi caso fui la conductora y la otra chica la copiloto. Partimos desde cero y estuvimos corriendo dos años. Debutamos en el Rally Islas Canarias - El Corte Inglés, corrimos el rally de Teror e hicimos la subida de Arucas. Dejamos un buen sabor de boca a la gente siendo novatas. Terminamos el rally que para mí fue todo un orgullo participar y estar dos días corriendo. La verdad es que estuvimos muy bien arropadas. Es una experiencia que repetiría sin dudarlo», recuerda.

Ahora tendrá la oportunidad de afrontar un nuevo reto participando en Miss Wheelchair World. Sus ojos se iluminan con un brillo intenso y especial cuando rememora cómo terminó siendo elegida para el concurso.

Todo comenzó gracias a una publicación que vio al azar en la red social Facebook. Sus ganas de seguir comiéndose el mundo hicieron el resto. «Vi que buscaban candidatas para el certamen. Al principio me lo pensé un poco, porque era irme a México y no tenía nada preparado. Volví a pinchar en la noticia y me enteré de lo que pedían para participar, que era un vídeo y tres fotos profesionales. Como estaban todavía abiertas las inscripciones me arriesgué. Me fui a una agencia de modelos, les dije lo que necesitaba para participar y me lo arreglaron todo. Por otro lado preparé toda la documentación que pedían. Era una lotería porque España no tiene Miss Wheelchair y se podía presentar cualquiera», explica.

Ha participado en varios rally, da clases de zumba en Isla Perdida y está en un grupo de teatro

Tras presentar su solicitud llegó el momento de aguardar por el resultado. Una espera que finalizó el pasado 3 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional de la Diversidad Funcional. «A las 17.30 de la tarde salió el veredicto y cuando me vi entre las 27 elegidas del mundo empecé a dar gritos en el coche que me volvía loca. Tuve que verlo varias veces porque no me lo creía, eran cientos de chicas las que se habían presentado y me habían elegido a mí», recuerda sin poder ocultar aún su emoción.

Una semana después le llegó el título oficial de finalista, que la nombraba Miss Wheelchair España, y varios documentos con los pasos a seguir para participar en el certamen que tendrá lugar el próximo 23 de octubre en Rosarito. «Estoy muy agradecida a la vida por lo que me ha pasado porque era muy difícil que me tocará y cuando me vi ahí lo primero que hice fue llamar a mi amiga Soraya Santana y no podía parar de gritar de alegría. A partir de ahí empezamos a moverlo todo de forma discreta porque no queríamos que se enterará mucha gente por eso que dicen que se va la energía. Dimos la noticia a través de la Academia Soy Model Management que fue la que nos hizo las fotos y nos ayudó. Ahora estamos buscando apoyo para poder ir», explica.

Ayudas

En esa búsqueda han tocado varias puertas, algunas no se han abierto pero otras sí. «Tenemos la suerte de decir que Inmaculada Medina y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria nos están ayudando con el proyecto. Gran parte de lo que necesitamos nos lo van a poner y estamos buscando el resto de cosas que necesitamos por otro lado», anuncia.

Entre estas cosas que necesitan se encuentran una silla de ruedas, la de Arbelo no está en buenas condiciones para poder desfilar con ella, un traje de noche y un traje de típica canaria. «Quiero ir de canaria porque siempre se asocia España con el traje de faralaes y yo quiero ir con el traje típico de mi tierra y dejar el pabellón muy alto», sostiene.

Arbelo, que se define como una mujer atrevida que rompe moldes, tiene clara su filosofía de vida. «No hay límites ni barreras. Siempre que puedo aprovecho todas las oportunidades que me llegan porque esta vida es así, hay que vivirla no te puedes quedar al margen. Aprovecho para hacer todo lo que puedo», resume.

Compartir el artículo

stats