50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adicciones

Atrapados por las criptomonedas: "Si no hacemos algo ya, tendremos el mismo problema que con las apuestas"

La directora del Instituto Valenciano de Ludopatía advierte de que se trata de una adicción al alza, sobre todo entre jóvenes de 20 y 30 años | "Hay que limitar la publicidad como se ha hecho con el juego online", reclama

La directora del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas, Consuelo Tomás, en su consulta.

En consulta nos estamos encontrando con chavales menores de 25 años que lo han perdido todo. Les convencieron de que iban a ganar y acabaron pidiendo préstamos para jugarse en criptomonedas hasta el dinero que no tenían". Quien habla es Consuelo Tomás, directora del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas. El caso no es extremo ni extraño, es cada vez más común. La adicción a las criptomonedas está en auge.

El Instituto es el primer centro en España especializado en estos casos, también fue el primero que trató a las personas enganchadas a la bolsa, allá por el año 2008. Para Tomás "en el fondo hay similitudes en el juego online y las criptomonedas".

Las 'criptos' son una especie de moneda digital (es decir, una divisa con la que se puede invertir y que fluctúa). Se basan en un cifrado muy fuerte que asegura la propiedad de la persona y están descentralizadas, no hay un banco central que las regule. Las primeras criptomonedas y las más conocidas son Bitcoin, Ethereum o Cardano. Como explica Tomás, "desde hace 4 o 5 años a esta parte hay un volumen grande de nuevas criptomonedas. Muchas de ellas nacen y mueren rápido. Otras son directamente una estafa".

Las personas suelen entrar por dos vías: una directamente, a través de amigos o youtubers que promocionan estos activos y la segunda tras desplazar su adicción a las apuestas deportivas

decoration

El perfil de las personas que llegan a consulta es de gente joven de entre 20 y 30 años, varios con estudios universitarios y muchos sin conocimientos financieros o de estadística. Tomás explica que las maneras de las que han entrado son dos: una directamente, a través de amigos o 'youtubers' e influencers que promocionan estos activos. La segunda es desplazando su adicción a las apuestas deportivas a este nuevo campo.

Porque las apuestas y las 'criptos' tienen muchas cosas en común, como por ejemplo los sesgos. "Si se gana se quiere ganar más siempre, pero si se pierde las personas entran en una espiral y hacen lo que sea para recuperar el dinero, incluso pidiendo prestado a amigos o bancos. La persona ya no controla la cantidad de tiempo o de dinero que está gastando. Además una persona pierde muchas veces piensa que al final la cosa se dará la vuelta", no hablamos del juego, sino de casos reales de adicción a las criptomonedas. Aunque suene a apuestas.

Pero como dice Tomás, "en el fondo invertir en criptomonedas también es una apuesta". "Cuando una persona gana -prosigue Tomás- siempre es por ella, por sus conocimientos y su inteligencia. Pero si se pierde la culpa ya no es de él, es de los mercados, de que se ha lanzado una noticia, etc".

Como recuerda Tomás, las criptomonedas tienen una volatilidad muy grande. "Algo muy importante que tiene que saber el lector es que no hay ninguna forma de poder controlar o saber de antemano que podemos tener ganancias en las criptomonedas. Es algo que no se puede saber", insiste.

Aceptación social y el peligro de los sesgos

Hay varios problemas donde, para Tomás, hay que poner el foco antes de que crezca el problema. Ella ha visto nacer y consolidarse varias adicciones como la de la bolsa, el juego online o las apuestas deportivas. "Primero, hay que destacar la aceptación social y la permisibilidad tan grande con el tema. Todavía hay un desconocimiento de en qué consiste. Y es una situación idéntica a la que pasó antes de que las personas se quedaran atrapadas en el juego online", advierte Tomás.

"Hay mucha aceptación social con el tema. Es una situación idéntica a la que pasó antes de que las personas se quedaran atrapadas en el juego online"

decoration

Por eso, insiste en que "hay que limitar ya la publicidad, eso es algo muy importante. De la misma manera que se ha restringido la publicidad del juego de 1 a 5 de la mañana o que los equipos deportivos no puedan llevarla en sus camisetas nos tenemos que plantear limitaciones parecidas con las Si no hacemos algo ya, tendremos el mismo problema que con las apuestas", sentencia.

Y la publicidad viene, sobre todo, por canales no tradicionales como las redes sociales. "Hay influencers y youtubers que están recibiendo muchísimo dinero por publicidad encubierta", cuenta. "Si una persona que tú admiras empieza a promocionarlo y a decirte que ganarás dinero y estatus con eso ¿Tú qué vas a hacer? Es igual que cuando Ronaldo o Neymar se pusieron a anunciar casas de apuestas", advierte Tomás.

Las criptomonedas son algo nuevo que mucha gente desconoce, y quienes se suben al carro gozan de valoración y prestigio social. Está bien visto. "No es lo mismo ver a una persona que invierte en 'cripto', a la que se le presuponen estatus o conocimientos, que a una persona metiendo dinero en un casino o jugando al juego online", explica Tomás. Y eso es peligroso.

¿Qué le pasa a las personas adictas? "Pues que cada vez invierten más tiempo y dinero. Después mienten a sus familias y sus allegados sobre el dinero y el tiempo que están dedicando. Pero el problema no es solo ese, cuando no pueden jugar se empiezan a sentir nerviosos e irritables", dice Tomás. Hablamos de criptomonedas, no del juego online.

También son comunes las alteraciones del sueño. "Las personas se despiertan de madrugada no solo por el hecho de estar perdiendo dinero, sino también para mirar las bolsas y cómo va su inversión. Estas personas necesitan estar continuamente viendo el precio de las monedas en las que han invertido. En el trabajo no se concentran, no se relacionan con amigos o compañeros y se produce hasta un cambio de amistades, todo relacionado con las criptomonedas", dice Tomás. Las 'criptos' acaban por convertirse en el eje central de su vida.

Aquí hay que entender algo importante. "Cuando una persona tiene adicción a las criptomonedas hablamos de un trastorno psicológico serio, como sucede con otras drogas", cuenta Tomás. Por eso reclama que "esto lo tenemos que cortar ya. Si no nos vamos a encontrar con el mismo problema que tenemos ahora con el juego online", sentencia.

Compartir el artículo

stats