Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Campos: «La dimensión del problema se amplifica por las redes sociales»

El fiscal de Menores, admite que las agresiones de adolescentes a padres o abuelos han aumentado un 15%

Manuel Campos, fiscal delegado de Menores. María Pisaca

Manuel Campos lleva más de veinte años como fiscal de Menores en Santa Cruz de Tenerife, por lo que cuenta con suficiente experiencia para analizar las conductas delictivas de los adolescentes. Explica que los delitos cometidos por menores no han aumentado en los últimos años, sino que se han estabilizado. En el 2021 hubo 550 expedientes de infracciones penales; una cifra similar a la de los últimos cuatro ejercicios. ¿Hay más violencia? En su opinión, antes podían haber más peleas con menos violencia y ahora existen menos reyertas, pero con un nivel de agresividad más elevado. Y después está otro factor indirecto. «La dimensión del problema se amplifica al grabarse y divulgarse por las redes sociales», matiza.

Más allá de las riñas en la vía pública, ese incremento de la violencia se aprecia en el ámbito familiar, cuando un menor golpea a sus padres o abuelos. Hace años que Manuel Campos advierte de este fenómeno. Algunos episodios se denuncian y otros no. En el 2021, en la Fiscalía de Menores se detectó un incremento de entre el 10 y el 15 por ciento de estos ataques. Está convencido, «rotundamente», de que las limitaciones impuestas por el covid-19 han influido en el aumento de las agresiones a familiares. Y también en otra clase de delitos.

Una unidad del IASS localiza al 95% de los chicos que se fugan de los centros de acogida

decoration

Han crecido un 10% en la provincia los delitos perpetrados a través de internet y las redes sociales, como amenazas, coacciones o el acoso virtual. Campos coincide con la psicóloga forense Lidia Quintana en que «vivimos en una sociedad más crispada y agresiva» que hace unos años, aunque, a veces, esa violencia se halla en «estado latente». Pero recuerda que, según los últimos datos de delitos del Gobierno del Estado, en Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro la tasa media de criminalidad está ocho puntos por debajo de la de la provincia de Las Palmas.

El 6 de febrero, un menor de 15 años y un joven de 25 murieron en Madrid en sendos ataques con machetes y otros tres jóvenes resultaron heridos graves tras enfrentarse bandas latinas. El fiscal opina que en las grandes ciudades, con millones de habitantes y bolsas de pobreza importantes, es más factible el desarrollo de estos grupos. Hasta ahora, en Canarias no hay constancia de tales organizaciones. Para Campos, «al vivir en islas, los focos de desarrollo se pueden detectar antes y actuar; habría más opciones de luchar contra las mismas».

Sobre el fenómeno de las «desapariciones» de menores durante unas horas o pocos días, señala que «siempre han existido y existirán, por el perfil del adolescente con tales conductas, por la rebeldía propia de la edad». En unos casos se fugan del domicilio familiar y, en muchos otros, del centro en el que están acogidos por protección o internados en el ámbito de reforma. Todos estos menores están tutelados por el Gobierno canario y la guarda de aquellos que están en protección corresponde a la Unidad de Infancia de los cabildos. Campos manifiesta que el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) de Tenerife tiene un equipo específico de localización, que hace un seguimiento y en el 95% de los casos saben en qué lugar están.

El pasado ejercicio subieron un 10% las infracciones penales cometidas a través de internet

decoration

Hay ocasiones en que el menor puede estar con sus abuelos, con tíos o unos primos. Y otras, se refugia en casas de okupas. Sobre estas últimas situaciones, el fiscal comenta que «esos procesos suelen agotar al propio menor, que decide regresar con su familia o al centro de acogida al que esté adscrito».

¿Cuáles son los delitos cometidos por menores más habituales? A juicio de Campos, al margen de los ordinarios más frecuentes, como hurtos, robos con fuerza o lesiones, los que más crecen son el maltrato en el ámbito familiar, el acoso a través de las redes sociales y los abusos sexuales entre adolescentes. Dentro de esta última infracción penal, cita los casos de tocamientos, faltas de respeto o vejaciones que pueden producirse, por ejemplo, en fiestas o botellones, en los que existe consumo de alcohol o drogas.

Compartir el artículo

stats