Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Táganan, un vino único, palabra de Parker

El tinto Parcela Margalagua 2020 recibe nada menos que 99 puntos en esta guía, todo un hito

Roberto Santana, enólogo tinerfeño, fundador del Grupo Envínate. E.D.

Con una copa de vino, como también sucede con una buena lectura, resulta fácil viajar, sin importar el lugar donde se esté. Este es uno de los singulares placeres que ofrece el Grupo Envínate, un conjunto formado por cuatro jóvenes enólogos que maridan trabajo y amistad, y en el que figura como uno de sus fundadores el tinerfeño Roberto Santana. Ellos han puesto el nombre de la Isla en lo más alto del ranking internacional.

Con una copa de vino, como también sucede con una buena lectura, resulta fácil viajar, cualquiera que sea el lugar donde se esté. Así, en medio de la aburrida monotonía que brindan la generalidad de los vinos actuales –aunque de buena calidad invariablemente iguales–, el Grupo Envínate, un conjunto ensamblado por cuatro jóvenes enólogos que maridan trabajo y amistad, y en el que figura el tinerfeño Roberto Santana como uno de sus fundadores, no deja de sorprender por su constante frescura y unas propuestas seductoras que han terminado por cautivar a los prescriptores de The Wine Advocat –revista estadounidense especializada en vinos, propiedad de Robert Parker–, que en su última edición ha concedido al Táganan Margalagua 2020, de Anaga, nada menos que 99 puntos sobre 100 –un hito para la viticultura canaria– y 98 al Palo Blanco, de Los Realejos, un registro del que pocos blancos españoles pueden presumir.

Lo cierto es que ya son varias publicaciones consecutivas donde se reconoce a Envínate con altas puntuaciones, así como también a otros proyectos de Canarias (El Hierro, La Palma, Fuerteventura o Gran Canaria), lo que Roberto Santana considera positivo «para que las Islas suenen cada vez más en el mercado nacional e internacional». Precisamente, este grupo exporta toda su producción, que se dirige al renglón de la alta restauración, y a día de hoy están presentes en 44 países, entre ellos Rusia y también Ucrania, país al que tiene previsto enviar una partida, si el conflicto bélico lo permite.

El Grupo Envínate exporta toda su producción, que dirige al renglón de la restauración, y a día de hoy la reparte en un total de 44 países, entre ellos Rusia y también Ucrania

decoration

Cada añada es particular, igual que ocurre con los hijos, y la del Taganan Margalagua 2020 ha dado un vidueño que este enólogo define «elegante, complejo, salino y profundo». Sobre ese basalto de tosca roja que son los suelos de Anaga, una singular joya genética, comenzaron elaborando vino de parcela y a partir de ahí han ido creciendo en superficie, tanto arrendada como propia. «En cada cosecha interpretamos el vino con mayor sensibilidad y precisión», explica Roberto.

«España ofrece tanto en vino que me parece emocionante». Esta afirmación de Eric Asimov, crítico en The New York Times, figura en un reportaje publicado este martes bajo el título New wave (Nueva ola), que habla de vidueños olvidados y una nueva generación de viticultores que buscan la inspiración, poniendo como ejemplo, entre otros, al Envínate Ycoden-Daute-Isora Benje Tinto 2020.

Fue el Palo Blanco 2020, de Los Realejos, el que sumó 98 puntos en la Guía Parker, un hito para un blanco que, no obstante, ya acumula tres añadas haciéndose notar. «Se trabaja por parcelas y después las uvas se ensamblan por zonas, por paisaje, hasta su embotellado final», precisa Roberto, quien lamenta cómo la sequía golpea los campos, provocando una sensible pérdida de producción, el abandono de cultivos y ante la ausencia humana, la fauna silvestre, la mundicia, aprovecha para comerse la fruta.

Con todo, las claves del éxito las resume el enólogo tinerfeño en personalidad del suelo, carácter de la añada y el alma de la gente.

Compartir el artículo

stats