Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad se compromete a aumentar la dotación de personal en Canarias

Blas Trujillo, consejero del área, admite que la pandemia ha puesto de manifiesto las «carencias del sistema público»

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, ha reconocido una vez más las carencias con las que Salud Pública se ve obligada a trabajar, puestas especialmente de manifiesto durante la actual pandemia, y se ha comprometido a conseguir una justa dotación en personal y medios que garantice la adecuada protección de la salud de la población.

En la reunión celebrada el pasado miércoles en la sede de la Consejería de Sanidad con representantes del colectivo de trabajadores de Salud Pública, incluido su director general, Conrado Domínguez, el consejero atendió y entendió las reivindicaciones planteadas por los representantes del personal.

Trujillo se comprometió a remover los obstáculos que se planteen para conseguir tales cambios que redunden en un mejor servicio a los ciudadanos y en unas condiciones mejores para los empleados públicos.

De forma concreta, en una primera fase se compromete a resolver las carencias de personal que, de manera crónica, sufre la Dirección General de Salud Pública y adaptar la plantilla a las necesidades reales y necesarias para dar una prestación de calidad a la sociedad canaria.

Blas Trujillo prometió que buscará una solución que permita cubrir a la mayor brevedad posible las plazas actualmente vacantes, y que suponen alrededor del 30 por ciento de la plantilla de la Dirección General de Salud Pública del Archipiélago.

A esta circunstancia se añade que, desde el año 1996, no se ha creado una sola plaza nueva en el mencionado departamento de la Consejería de Sanidad, con lo que «podemos hacernos una idea del nivel de precariedad y falta absoluta de personal», que se ha agravado hasta el punto de ser inasumible durante la actual pandemia, explican desde el Gobierno canario.

Otra de las promesas planteadas por el consejero en el citado encuentro fue recuperar la gestión del personal de Salud Pública desde la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Canario de la Salud, actualmente en manos del área de Función Pública.

Hasta ahora al personal de la Dirección General de Salud Pública no se le ha reconocido su condición de personal sanitario, teniendo esta consideración solo aquellos profesionales de la sanidad asistencial, que curan al «enfermo», pero olvidando de forma reiterada que la «prevención de la enfermedad y la salud de la población» es uno de los pilares sobre los que se fundamenta una sociedad sana con un gasto infinitamente menor.

El consejero también mostró su intención de adecuar los puestos de trabajo a las características laborales del ámbito sanitario, permitiendo de esta manera resolver las carencias de personal y eliminar agravios comparativos. Durante la mencionada reunión, en la que agradeció de nuevo al colectivo de trabajadores de Salud Pública su enorme sacrificio y esfuerzo en la gestión de la pandemia, Blas Trujillo mantuvo la misma actitud receptiva que en la anterior convocatoria, en la que ya manifestó su voluntad de resolver la agónica situación del organismo que es responsable en Canarias de proteger la salud de la población a través de la vigilancia epidemiológica, la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

Compartir el artículo

stats