Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medicina | Falta de especialistas en los hospitales canarios

Fernando Fraile (AECC): «Hay que buscar oncólogos, porque el cáncer no espera»

Carmen Bonfante (Amate) dice que tardar dos o tres meses para hacer una operación «es inhumano y desesperante», en la medida en que el tumor puede volverse incurable

Instalaciones hospitalarias de Oncología. E. D.

El presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en la provincia de Las Palmas, Fernando Fraile, manifiesta que si en Canarias o en otras partes de España no hay oncólogos, «habrá que buscarlos donde sea, porque el cáncer no espera». Además, aclara que este es un problema «estructural» que se prolonga desde hace varios años, con independencia del centro en el que se detecte la carencia, en Gran Canaria, Lanzarote o Fuerteventura. En la misma línea se expresa la presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife (Amate), Carmen Bonfante, coincide con Fraile en la necesidad de que haya más médicos de esta especialidad en los hospitales de Tenerife, con el objetivo de reducir las cargas de trabajo de los profesionales que atienden las citas de las pacientes y considera que, en el caso de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, los retrasos para las operaciones están muy relacionados con el crecimiento de los casos de covid y la ocupación de quirófanos.

De esta manera, ambos valoran las declaraciones realizadas el lunes por el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, quien admitió la dificultad que existe en estos momentos para contratar oncólogos en el Archipiélago y aclaró que esta situación afecta a todo el sistema nacional de salud, así como a otros países. Trujillo respondió a una pregunta planteada por el diputado del Grupo Popular Miguel Ángel Ponce, que recordó la crisis de personal en el Servicio de Oncología del Hospital Universitario Gran Canaria-Doctor Negrín. Ponce mencionó que dicho recurso atiende cada año a unas 20.000 personas, entre las que hay preocupación porque, por ejemplo, desde octubre hasta diciembre del pasado año se produjeron tres bajas, pues los profesionales se trasladaron a la Península. Además, se ha jubilado el jefe de Servicio y se ha registrado una dimisión.

Amate critica que el HUC y La Candelaria no se repartan los pacientes para reducir los retrasos

decoration

«Coincidimos con el análisis del consejero», aclara Fernando Fraile, que apunta que tanto la Asociación Española Contra el Cáncer como otras organizaciones llevan meses, e incluso años, reclamando la necesidad de que haya más profesionales médicos en dicha especialidad. Para Fraile, «la situación es muy grave y estábamos muy justos de oncólogos desde antes de que llegara la pandemia del covid». En esa línea, recuerda que en los meses de julio y agosto del 2019 no hubo ningún profesional de esta rama en Fuerteventura, ya que uno se jubiló, otro permanecía de baja y el tercero tenía otras circunstancias que le impedían estar en su puesto de trabajo.

Respecto a las carencias en el centro hospitalario Doctor Negrín, indica que reducen a casi el 50 por ciento la plantilla. Reconoce que «es muy complicado encontrar y contratar oncólogos, pero habrá que buscarlos; no sé dónde, pero habrá que hacerlo». Sugiere que una de las opciones puede pasar por localizar a estos especialistas fuera del país. En opinión de Fraile, «el cáncer no espera», a la vez que señala que, en unos casos, la enfermedad puede avanzar muy rápido, por lo que la diferencia de atender a una persona sobre la marcha o con uno o dos meses de retraso, puede costar una vida.

Insiste en que «este es un problema estratégico, no coyuntural, por lo que debemos ir holgados» en cuanto a especialistas en Oncología. «Sabemos que es complicado, pero hay que resolverlo de alguna manera», aclara el presidente de la AECC en Las Palmas.

Recuerda que, durante muchos años, España ha sido proveedora de especialistas médicos y enfermeros a otros países. Y, en el sentido contrario, existen doctores de otros países ejerciendo en el Archipiélago, como es el caso, según Fraile, del jefe de Oncología del Hospital Insular de Las Palmas, que es de origen cubano, y a quien califica como un «extraordinario oncólogo».

«La situación es muy grave y ya estábamos muy justos de personal antes de la pandemia»

Fernando Fraile - Pte. de la AECC en Las Palmas

decoration

También aboga por la necesidad de que se potencie en las universidades la especialidad que atiende los casos de cáncer. «La sanidad está mal pagada», señala, por lo que opina que se deberían ofrecer buenas condiciones a los expertos para que no se marchen a otras comunidades o países.

Está convencido de que aquellos casos graves o de extrema urgencia son atendidos con rapidez en los centros hospitalarios. Pero el problema surge con los pacientes que no llegan a ese nivel en su proceso de enfermedad, comenta Fernando Fraile, y se estima que estos últimos «pueden esperar un mes, mes y medio o dos meses». Además, le preocupan los retrasos que se producen no solo en las operaciones, sino también en la Atención Primaria, en las citas para los tratamientos o los procesos de recuperación tras las intervenciones quirúrgicas.

Admite que conoce el caso de una paciente en la provincia de Las Palmas que le dieron cita para operar en octubre o noviembre del pasado año. La paciente llamó en diciembre a ver cuándo la podían intervenir. Le dijeron que en enero, pero el servicio se llevó a cabo a comienzos de febrero. Y este tipo de situaciones son relatadas por los afectados a los psicólogos o trabajadores sociales de la AECC. «La atención se demora y la gente tiene miedo y una gran incertidumbre», señala Fraile.

«Tenemos que esperar hasta 90 días por los contagios de quienes no se han vacunado»

Carmen Bonfante - Presidenta de Amate

decoration

La presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife (Amate), Carmen Bonfante, manifiesta que el pasado lunes recibió las quejas de tres mujeres por retrasos en sus respectivas consultas. Aclara que en las últimas semanas se ha reducido un poco la lista de pacientes que esperan para ser atendidas. Deja claro que para una mujer con cáncer de mama tener que esperar dos o tres meses resulta muy duro desde el punto de vista psicológico o emocional, «porque, algunas veces, ves cómo crece» el tumor. Y lo que necesita la persona enferma es que «se lo quiten», en palabras de Bonfante. «Tú notas que te va creciendo», señala la presidenta de Amate, quien aclara que hay casos en que las pacientes deben recurrir a tomar fármacos como Tranquimazín para poder dormir. «Se piensa día y noche» en la necesidad de afrontar lo antes posible la intervención quirúrgica para extirparlo.

Pero advierte de que tampoco se puede generalizar, ya que existen tumores que «son muy agresivos y pueden avanzar muy rápido, así como llegar a las costillas o al pulmón, por ejemplo», mientras que otros «pueden permanecer igual durante seis meses». «Y ellos no saben» cuál va a ser la evolución en cada caso, señala Bonfante.

Resalta que el programa de detección precoz del cáncer ha dado buenos resultados, pero de nada sirve si después, en el resto de fases del proceso, no se ofrece un servicio ágil. Para la portavoz de Amate, «tener que esperar tres meses para que te quiten un tumor es desesperante, inhumano».

«Pedimos poder entrar en los hospitales para acompañar y asesorar a los padres de los niños»

José Jerez - Presidente de Pequeño Valiente

decoration

Resalta que el incremento de casos de covid-19 en los centros hospitalarios también incide de forma negativa en los retrasos de las consultas y las operaciones a pacientes con cáncer. Por eso, admite que, con la denominada sexta ola de contagios, también se han producido retrasos en las operaciones, por la ocupación de quirófanos.

«Nosotros tenemos que pagar las consecuencias de quienes no se han vacunado, que ocupan camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI); un 80 por ciento de quienes están en la UCI no se han vacunado; por ellos, nosotros tenemos que esperar hasta tres meses», dice Carmen Bonfante. Sobre la situación en la provincia, apunta que «el problema aquí es que no tenemos quirófanos, pues los disponibles se han reducido a la mitad». Pero también lamenta la gestión y la falta de coordinación entre los dos hospitales de referencia de Tenerife: el Hospital Universitario de Canarias (HUC) y el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria (Hunsc), ya que no existe un reparto real de pacientes entre ambos para reducir las esperas de las consultas y las operaciones; de hecho, no se pueden intercambiar ni el historial clínico de los enfermos oncológicos. «Y esto pasa en pleno siglo XXI; alguien tiene que cambiar esto», manifiesta.

Piensa que un único oncólogo no puede atender en un solo turno a 44 pacientes, a quienes debe ofrecer una información muy importante sobre los tratamientos, por ejemplo, que requieren un determinado tiempo. Considera que en otras comunidades autónomas, como el País Vasco o Cataluña, existe un mejor funcionamiento y una gestión más eficaz de esta realidad. Respecto a los médicos que trabajan en el Archipiélago, dice que son grandes profesionales, «pero el sistema es lo que no funciona», por lo que estima que «hay que tener cabeza y cordura para invertir».

Jerez defiende que en las universidades se incluya la especialidad de Pediatría oncológica

decoration

Irina Navarro, psicóloga de la Fundación Pequeño Valiente, que atiende a los menores con cáncer y sus familias, desarrolla su labor en el Hospital Universitario Gran Canaria-Doctor Negrín. Explica que en el ámbito de la oncología infantil no se detecta la carencia de especialistas que hay en la atención a los adultos. Navarro señala que los retrasos se pueden definir como casos muy puntuales.

José Jerez, presidente y socio fundador de Pequeño Valiente, aclara que su principal demanda a la Consejería de Sanidad es poder acceder a los hospitales de referencia para acompañar y asesorar a los padres de los menores, con independencia del nivel de covid en el que esté el Archipiélago. Y hace poco más de dos semanas, Jerez expuso tal demanda en una reunión con el consejero y el director del Servicio Canario de Salud (SCS), Conrado Domínguez. Valora de forma muy positiva que el Estado invierta 700 millones en maquinaria para investigación. Y considera que resulta muy necesario que en las universidades se cree la especialidad de pediatra-oncólogo. Y es que, en estos momentos, son algunos pediatras quienes se forman en las unidades de Oncología de los hospitales, junto a grandes expertos.

Compartir el artículo

stats