Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias apostará por las desaladoras 'limpias' para combatir las sequías del futuro

El Gobierno centra sus esfuerzos a corto plazo en "aprovechar" todo el agua, cerrar el ciclo hídrico y concienciar a la población

Trabajadores de la depuradora de Adeje-Arona durante la presentación de su ampliación de capacidad de depuración, en 2020. Andrés Gutiérrez

El Gobierno de Canarias apostará por instalar desaladoras que funcionen con energías renovables para adaptar al territorio a las cada vez más acuciantes sequías provocadas por el cambio climático. Los periodos secos son una característica intrínseca del Archipiélago, sin embargo, desde principios de los años 90, la escasez hídrica se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para los isleños. En los últimos 20 años se ha producido un descenso paulatino de las precipitaciones que, por otro lado, solo supone el preludio de un problema que se va a intensificar debido al calentamiento global.

"Canarias tiene que cambiar el modelo de obtención de agua para garantizar el desarrollo de nuestra comunidad en el futuro climático". Con esta contundencia se manifiesta el director general de Aguas del Gobierno de Canarias, Víctor Navarro, quien considera necesario establecer estrategias con vistas a la adaptación para paliar las intensas sequías previstas en el futuro climático de las Islas.

La de las desaladoras limpias una de las líneas de actuación en las que trabaja el Gobierno de Canarias junto con los Consejos Insulares de Agua y los municipios para hacer frente al cambio climático y sus consecuencias ya palpables en el Archipiélago. Y es que las desaladoras aún cuentan con muchas limitaciones que impiden que sea una alternativa a otro tipo de recursos. Estos obstáculos son tanto ambientales (funcionan en base a energías contaminantes) como energéticos (su consumo es excesivo). De hecho, Canarias sería incapaz de distribuir toda la energía para abastecer agua a todo el Archipiélago solo con desaladoras. En este sentido, algunas instituciones de las Islas, como el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables de Canarias (ITER), están trabajando ya en crear una desaladora que pueda funcionar con un aporte energético verde, como es el de la energía mareomotriz.

El objetivo del Gobierno autonómic es "optimizar cada gota de agua" disponible en el sistema canario

decoration

No obstante, como explica Navarro, para garantizar el futuro hídrico de las Islas también se debe repensar el uso que se está haciendo del agua. El objetivo que se ha marcado el Gobierno de Canarias es el de "optimizar cada gota de agua" disponible en el sistema canario, regenerando mejor el recurso, cerrando el ciclo hídrico para alargar su vida útil y concienciando a la población para que hagan un uso más eficiente de este recurso. Estas medidas -que se pueden llevar a cabo a corto plazo - forman parte, además, de la hoja de ruta que el Ejecutivo autonómico ha marcado, desde hace dos años, a los Consejos Insulares y los municipios.

La emergencia hídrica

A finales de 2019 y principios de 2020, el Archipiélago se sumió en una de las peores sequías de las últimas dos décadas. Fuerteventura declaró entonces la emergencia hídrica y otras instituciones, como el Cabildo de Tenerife y el Parlamento de Canarias, llegaron a valorar hacerlo. Finalmente, no fue necesario porque en plena cuarentena llovió lo suficiente como para volver a garantizar el abastecimiento de las Islas y las bonanzas meteorológicas se prolongaron hasta el invierno siguiente.

El invierno hídrico este año está siendo seco. En las Islas la temporada más lluviosa se concentra entre los meses de octubre y marzo. En este semestre se recoge el 87,3% de la lluvia que cae a lo largo del año en las Islas, pero desde este pasado octubre apenas ha llovido un 45% de lo habitual. No obstante, la situación podría cambiar gracias a las precipitaciones acumuladas en enero y febrero. Enero, de hecho, supuso un respiro a embalses, tierras y cultivos de Canarias, pues acabó siendo húmedo. En el primer mes del año se acumuló un 88% de la precipitación habitual. Con las lluvias acumuladas en los últimos días, febrero también podría convertirse en un mes húmedo.

Sin embargo, la tendencia no es positiva. Según el Monitor de Sequía Hidrológica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Canarias lleva 6 meses con un balance hídrico negativo. Las islas que se están viendo afectadas con más intensidad por esta sequía son las de la provincia occidental. No obstante es importante tener en cuenta que el clima de las islas orientales es fundamentalmente seco. Teniendo esto en cuenta, los datos muestran es que las zonas que están sufriendo una mayor sequía son aquellas que se encuentran en el norte de las islas y las costas.

Hoy la situación de sequía del Archipiélago "no es tan acuciante" como hace dos años, pero Navarro insiste en que las medidas que se diseñaron para hacer frente a la urgencia tienen que seguir guiando todas las actuaciones que se realicen en materia hídrica. "En Canarias se estaba perdiendo mucha agua", resalta. Dependiendo de la isla, las pérdidas hídricas pueden oscilar entre un 15% y un 50%, siendo las más perjudicadas las de la provincia oriental. "En estos dos años hemos hechos una inversión para evitar estas pérdidas y se ha observado que han bajado en algunas islas donde era vital que lo hiciera, como Fuerteventura o La Gomera", indica el director general.

Dependiendo de la isla, las pérdidas hídricas pueden oscilar entre un 15% y un 50%

decoration

Otra de las piedras angulares es el cierre del ciclo del agua con el objetivo de aprovechar la vida útil de este recurso. En esta tarea cobran especial importancia las depuradoras, un recurso que, a día de hoy, es muy desigual en todo el territorio. "Canarias solo aprovecha el 30% de sus aguas residuales", asevera el director general, quien destaca que la prioridad de las islas y los municipios debería ser potenciar la regeneración del agua. "Hay islas, como Gran Canaria, que hace 20 años hicieron una inversión en estas instalaciones, y hoy ya están infradimensionadas", explica Navarro. Tenerife, por su parte, "no hizo esa inversión y se ha quedado atrás". Sin embargo, hoy en esta isla - y el resto de las de la provincia occidental- se están haciendo inversiones que en diez años la situarán en una posición "igual o mejor que la de Gran Canaria".

Esto se une a que en Canarias apenas existen redes separativas - que trasladen aguas pluviales y residuales por distintas tuberías-. Esto provoca que "cuando se produce una lluvia fuerte", la desaladora colapse y perjudique la calidad de agua. El Gobierno de Canarias está haciendo inversiones en este sentido para garantizar el aprovechamiento del agua al tiempo podamos cumplir con la normativa Europea de aguas, que el Archipiélago está incumpliendo continuamente, por carecer de un método eficiente para gestionar los vertidos. No obstante, Navarro recuerda que las competencias en esta materia son "estrictamente municipales" y una red separativa se puede financiar a través de los impuestos de la ciudadanía.

Compartir el artículo

stats