Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

La vacuna del neumococo en mayores, un ejemplo a seguir

Preparación de una vacuna de coronavirus. E. D.

La vacuna del neumococo, que está prescrita para los mayores de 65, podría ser el ejemplo a seguir en la campaña de vacunación contra el coronavirus. Así lo considera la viróloga del CSIC Margarita del Val, quien resalta que esta vacuna tan solo se pone una vez porque «es tan potente» que no necesita ni segundas ni terceras dosis, y permite a la población de edad avanzada estar protegida contra varios subtipos de esta bacteria.

«Estas vacunas que tenemos contra el coronavirus son muy buenas», explica Del Val. De este modo, la viróloga hace hincapié en que las políticas de revacunación masiva contra el coronavirus se tienen que repensar de cara a los próximos meses. Aunque la científica está de acuerdo en que se debería inocular una cuarta dosis a la población inmunodeprimida, entiende que esta protección no se debería proponer hasta que «no se evalúen los datos clínicos» pues, con el conocimiento actual, «no tiene sentido poner una cuarta vacuna poco después de la tercera».

La experta también afirma «no entender» la decisión de vacunar a las personas que se acaban de infectar en tan solo cuatro semanas. «No tiene sentido inmunológico porque el sistema queda reforzado con la infección», destaca.

Del Val realiza esta comparación para alejar al coronavirus de las «falsas analogías» que se suelen realizar con la gripe común. Un paralelismo que, a ojos de la viróloga es «ridículo», dado que el coronavirus varía menos que el virus de la gripe, cuenta con tratamientos efectivos –cosa que la gripe no–, cuenta con una vacuna «mucho mejor» y del coronavirus «sabemos defendernos».

La viróloga cree que hace falta obtener más datos antes de lanzarse a revacunar

decoration

Por esta razón, la viróloga considera que es momento de empezar a relacionarla con otro tipo de virus y vacunas, de modo que se pueda extender un mensaje diferente. En el caso del neumococo, como explica, «la vacuna es tan potente que solo hace falta vacunarles una vez a partir de los 65». De otros virus, como los de la rubeola, las paperas, tosferina, tétanos o los de la hepatitis tan solo requieren protección en la etapa infantil.

¿Por qué se ha relacionado entonces durante toda la pandemia el virus de la gripe con el que provoca la covid-19? La respuesta está en que el virus de la gripe es del que más hablamos. «Es la única enfermedad respiratoria cuyo nombre recordamos», insiste la viróloga, que destaca que esto sucede porque es un nombre «fácil». Además, tendemos a confundir todos los tipos de virus con el de la gripe. «Todo el mundo dice que tuvo una gripe cuando la realidad es que hay 8 virus que pueden causar los mismos síntomas», recalca.

La comparación entre la gripe y el coronavirus es «una analogía falsa y ridícula»

decoration

También la recordamos más porque las campañas de vacunación nos obligan a hacerlo. Y es que la vacuna de la gripe es la única que se inocula cada año para la población mayor de 65 y, a las personas con más riesgo de contagio.

Por el momento, la vacuna es la mejor forma de adquirir inmunidad contra el virus, con vistas a que un día «tengamos suficiente como para considerar que la pandemia ha acabado». Pero para llegar hasta ahí, como resalta Del Val, «hay que analizar los datos de este invierno». En cualquier caso, la científica descarta que podamos acabar con el virus. «El virus seguirá circulando y mutará», resalta.

En este sentido, insiste en que es de suma importancia vacunar a toda la población del planeta, «por humanidad y por egoísmo». «Cuando hay un país que es un cuello de botella para cualquier cosa que necesitemos – en términos humanitarios, económicos o, incluso, de suministro– si no están bien vacunados, en algún momento nos va rebotar a nosotros».

Compartir el artículo

stats