Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El récord de ingresos por covid obliga a derivar a pacientes a hospitales privados

El HUC y el Hospital de La Candelaria trasladan a medio centenar de personas a Hospiten Bellevue y Hospiten Sur | Es la primera vez que se pone en marcha esta medida en la pandemia

Un enfermero ayuda a un pacientes con covid a atarse la bata Andrés Gutiérrez

Los hospitales tinerfeños han alcanzado su límite de capacidad. Un tsunami llamado ómicron ha ocasionado que los centros de Atención Especializada hayan tenido que poner en marcha una nueva fase dentro de su plan de contención: aliviar su carga derivando pacientes a la sanidad privada-concertada. De esta forma, tanto el Hospital Universitario de Canarias (HUC) como el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria (HUNSC) procedieron en el día de ayer a trasladar a parte de las personas que se encontraban ocupando cama hospitalaria pero no tenían diagnóstico de covid-19 a centros concertados de Hospiten en el norte y sur de Tenerife. 

En el primer día en el que se ha implantado esta medida se ha aliviado la carga asistencial en ambos centros en medio centenar de pacientes - 20 en La Candelaria y 30 en el HUC - que han pasado a ocupar una cama en Hospiten Bellevue (Puerto de la Cruz) y Hospiten Sur (Arona). Esta medida está pensada para trasladar a pacientes de larga estancia que requieren un seguimiento continuo, aunque entre ellos también se ha optado por derivar a algunos de los pacientes sociosanitarios que ocupan una cama en los hospitales. Cabe recordar que en toda Canarias se calcula que unos 280 ancianos "viven" en los hospitales de las Islas mientras esperan una plaza en un centro que pueda dar cabida a sus requerimientos. Estos pacientes son personas mayores que, tras hospitalizar en los centros por alguna patología, son dados de alta pero ningún familiar se encarga de ellos. Esto, unido a la falta de plazas sociosanitarias en el Archipiélago, provoca que ocupen camas de manera prácticamente indefinida en los centros hospitalarios. En el Hospital de La Candelaria el número suele rondar el centenar de pacientes, mientras que en el HUC se sitúa en torno a 50.

En toda Canarias "viven" en los hospitales públicos unos 280 mayores con alta clínica

decoration

La falta de camas sociosanitarias lastra desde hace años la asistencia sociosanitaria. Y mientras, entre 5.500 y 8.000 personas esperan para entrar en una residencia, el II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias ha tenido que retrasarse de nuevo. En una reunión en octubre, la Consejería de Derechos Sociales aprobó que el Plan (que se creó pensando en el periodo 2017-2021), fuera ampliado hasta 2024 a consecuencia del parón que ha provocado la pandemia. El II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias de Canarias contempla la creación de nuevos centros de atención sociosanitaria y la mejora de recursos ya existentes, con la ampliación y el incremento hasta un total de 5.466 nuevas plazas de atención, tanto en recursos residenciales como en centros de día para personas mayores y personas con discapacidad.

El HUC y La Candelaria suman, según los últimos datos proporcionados por la Consejería de Sanidad, 503 pacientes que tienen o han tenido diagnóstico covid. En este cómputo se incluyen personas que aún no hayan negativizado - es decir, sigan dando positivo en las pruebas de PCR - o que estén guardando cuarentena en el hospital por no contar con un lugar donde hacerlo en domicilio. Esto supone que entre estos dos hospitales se encuentra el 50% de los pacientes en Canarias con este diagnóstico. También los centros de Hospiten albergan pacientes covid, concretamente nueve en el caso de Hospiten Sur y dos en el de Bellevue. En ambos casos son pacientes que se encuentran ingresados en planta.

Aunque los pacientes covid representan un gran número de personas hospitalizadas, la presión que ejercen en estos dos hospitales es dispar. En el caso del Hospital de La Candelaria, la presión asistencial entre pacientes covid y no covid es hoy similar. De las 932 camas con las que cuenta el hospital, 322 están ocupadas por pacientes con diagnóstico positivo (34%) y 445 por pacientes con otras patologías (47%). Libres solo quedan 165 camas, es decir, el 17% de las disponibles. A la vista del incremento de casos exacerbado este hospital limitó, desde navidad, las operaciones quirúrgicas que tenía previstas hasta el punto de que, en enero, decidió suspender de manera temporal aquellas que no fueran una urgencia vital, es decir, las que no fueran ni oncológicas ni se tratara de accidentes. También fue el primer hospital en verse obligado a cerrar quirófanos para poder dar cobertura a sus pacientes de UCI, tuvieran o no un diagnóstico positivo en covid.

Solo el 13% de las camas del HUC y el 17% de La Candelaria están libres

decoration

El escenario es distinto en el HUC. En este hospital la presión asistencial es mucho más alta en pacientes con patologías que difieren del covid. En concreto, estos pacientes representan el 61% de camas ocupadas en el centro, lo que supone 433 personas con diversas enfermedades. Sin embargo, y aunque el hospital cuenta con un número menor de pacientes que han tenido que ingresar por el empeoramiento que han sufrido al infectarse de SARS-CoV-2 (181), las camas libres son muchas menos que las que tiene La Candelaria. De esta forma, el espacio que no albergan hoy pacientes asciende a 96 camas, lo que tan solo representa el 13% del total. . En este hospital no se han tomado medidas tan severas ante el aumento de la presión hospitalaria. La gerente del centro, Mercedes Cueto, en declaraciones a este periódico hace diez días, afirmó que su intención era la de "mantener la actividad quirúrgica hasta el último momento", aunque admitía que ya se habían producido algunas cancelaciones y que se estaban priorizando las oncológicas y urgentes. A día de hoy, el escenario es el mismo, no se han cerrado quirófanos y se intenta mantener la actividad.

En este sentido, el sindicato UGT ha criticado que el HUC esté "improvisando" las medidas que toma para hacer frente a la pandemia. El sindicato se retrotrae hasta las navidades, cuando aseguran "no se adoptó ninguna medida de contención ni plan de contingencia". A día de hoy, denuncian que siguen faltando camas de críticos y no hay "una unidad específica de patología respiratoria" y hacen hincapié en que se están utilizando como camas de críticos áreas que no son apropiadas para tal fin y que están "atendidas por personal no cualificado para desarrollar estas funciones tan específicas". "Una vez más nos topamos ante el desastre, la improvisación, la falta de previsión y de establecer un plan B,C o D", lamentan.

Nueva gestión para los positivos


El Servicio Canario de la Salud (SCS), con el objetivo de aliviar la carga asistencial de Atención Primaria, y descargar de gestión administrativa a sus facultativos, ha adoptado una nueva medida para gestionar los nuevos positivos. Esta medida consiste en la creación de un nuevo circuito para declarar la covid-19 como Enfermedad de Declaración Obligatoria (EDO). Así, de manera automática se carga la prueba covid desde los distintos laboratorios y se valida en Salud Pública, que completa el registro correspondiente de vigilancia epidemiológica. Esta medida se suma a otras tomadas en estas últimas semanas para aliviar la presión en Atención Primaria como la automatización de las incapacidades temporales y la autorización a las farmacias para expedir los certificados covid, además de todas las medidas anteriores como la prórroga de los planes de tratamientos para evitar que los pacientes acudan sólo a renovar medicinas. | V. P.

Compartir el artículo

stats