La intrusión de clima que incidía ayer en el archipiélago canario, especialmente en las cotas más bajas de las islas, comienza a remitir a partir del lunes, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología, si bien advierte que los fuertes vientos podrían continuar sobre todo de madrugada, donde se esperan rachas de cierta intensidad en las medianías y zonas altas de las islas de mayor relieve.

Ayer, las velocidades máximas en el archipiélago canario se apuntaban en el municipio de Frontera, en la isla de El Hierro, donde la estación meteorológica de Sabinosa registraba una punta de 112 kilómetros por hora a las seis y media de la mañana.

También resultaba significativa la anotación del anemómetro de Agulo, en La Gomera, donde poco después de esa hora, el viento aullaba a unos contundentes 88 kilómetros por hora.

Las temperaturas, que hoy experimentarán un ligero descenso, alcanzaron ayer también en la localidad herreña de Frontera los 25,7 grados centígrados de máxima, mientras que en La Aldea de San Nicolás se disfrutaba de unos primaverales 24,6 grados, ambas cifras en contraste con la mínima del día, que se localizaba en Izaña, en el punto más alto de Tenerife, donde no llegaba a un grado centígrado.

Así, para hoy lunes la agencia estatal prevé unas primeras horas con nubes medias y altas en todo el archipiélago, que tenderán a retirarse a últimas horas del día, lo que dará pie a la posibilidad de lluvias débiles y ocasionales en las zonas más altas de las islas de Tenerife, Gran Canaria y El Hierro, también en horas de la madrugada. El viento predominante será del sudeste, pero con tendencia a amainar a partir del mediodía.

Asimismo, a partir de las ocho de la mañana del lunes se desactiva el aviso amarillo por fenómenos costeros que se había activado durante el domingo, pero continua una mala mar en las aguas costeras entre Tenerife y La Gomera, con marejada a fuerte marejada que irá disminuyendo al avanzar la madrugada a marejadilla, mientras que en el litoral sur y suroeste de la isla de Gran Canaria, así como en el entorno de La Isleta se espera marejadilla o marejada.

Ya para el martes, así como para los siguientes días de la semana, se prevén unos cielos despejados en general, con la presencia de una calma ligera y unas temperaturas máximas con pocos cambios, así como un viento que seguirá soplando del este, de flojo a moderado.

Esta situación de estabilidad, con el consiguiente aumento de las temperaturas máximas a mitad de semana, se mantendrá en principio hasta el próximo fin de semana, cuando es probable que se acerque al archipiélago una perturbación atlántica, según el pronóstico a más largo plazo ofrecido durante la jornada de ayer por la Agencia Estatal de Meteorología.