Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Toque de queda en Canarias tras las uvas y para esperar a los Reyes Magos

El Ejecutivo ha pedido la ratificación de la medida a los tribunales que tiene 72 horas para contestar| Hoy se modificarán los semáforos epidemiológicos

Una mujer pasea por una Santa Cruz revestida con adornos navideños.

Este año los canarios tampoco podrán salir después de las uvas y tendrán que esperar en casa a que los Reyes Magos dejen sus regalos. Con tan solo tres días de margen, el Gobierno de Canarias intentará imponer el toque de queda para este fin de semana, el de Nochevieja, y la próxima semana durante la madrugada del día de Reyes. Si es ratificada judicialmente, esta limitación de la movilidad nocturna afectará a tres noches en las próximas dos semanas: las del 31 de diciembre al 1 de enero, del 1 al 2 de enero y del 5 al 6 de enero. Estas noches la movilidad estará prohibida a partir del horario de cierre de la actividad. Es decir, a la 1:00 horas en niveles 3 y 4 o a partir de las 2:00 horas de la madrugada en el nivel 2. 

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) tiene un plazo máximo de tres días para responder a la petición del Gobierno autonómico, por lo que, de demorarse la decisión, entraría en vigor in extremis. Con esta nueva norma anticovid, adoptada en el Consejo de Gobierno extraordinario celebrado ayer, Canarias se sube así al carro de las restricciones de movilidad nocturna que, a día de hoy, solo están impuestas en otra comunidad en nuestro país, Cataluña. En esta autonomía impuso el toque de queda de 01:00 a 06:00 horas el pasado 23 de diciembre y afecta a toda la comunidad por igual. 

Con esta medida, una de las más restrictivas tomadas durante la sexta ola, el Gobierno quiere evitar que durante estos días se produzca una “afluencia masiva de personas” a distintos puntos que pudieran resultar susceptibles de encuentros masificados. Es la única restricción adicional adoptada ayer por el Gobierno de Canarias para frenar la explosión de esta sexta ola, motivada por la introducción de la variante Ómicron, mucho más contagiosa que la prevalente desde junio: Delta. Otras medidas que Canarias ha puesto en marcha durante las navidades son la limitación de reuniones a un máximo de 6 personas en niveles 3 y 4 y la petición obligatoria del certificado covid en hostelería, locales culturales y de ocio nocturno en los niveles 3 y 4. 

Canarias afronta las navidades con toque de queda, certificado covid y límite de reuniones

decoration

En el Consejo de Gobierno ordinario que se celebrará en el día de hoy, y "con el informe epidemiológico en la mano", el Ejecutivo decidirá en qué nivel de riesgo encuadran a las islas de cara a estas próximas fechas. También se evaluará si se puede abrir la mano para permitir reuniones de más personas en estas fechas señaladas, tal y como acordó para los días de Nochebuena y Navidad en el ámbito privado.

En el día de ayer no se tomó ninguna decisión a este respecto porque los datos están afectados por el fin de semana de puente que ha generado "un decalaje" en ellos. Así que, a día de hoy, Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura se encuentran en nivel 3, La Gomera y La Palma en nivel 2 y Lanzarote y El Hierro en nivel 1. Sin embargo, y por lo pronto, todo apunta a que ninguna isla se podrá mantener en  el nivel de riesgo más bajo, el uno, para dar la bienvenida al año. Y es que, a falta de confirmarlo con el informe epidemiológico de hoy, el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, adelantó ayer que "existe una alta probabilidad " de que las islas de El Hierro y Lanzarote pasen al 2. 

En lo que respecta al resto de islas se esperan pocos cambios en la evaluación de niveles, a excepción de las capitalinas. Se mantiene el foco de atención en Gran Canaria y especialmente en Tenerife, cuyos indicadores epidemiológicos de los últimos días muestran un crecimiento en la tasa de ingresos hospitalarios y en UCI, así como una presión asistencial cada vez más alta en las unidades de críticos. Los ingresos por covid han aumentado un 34% (revisar) en Tenerife y un 20% (revisar) en Gran Canaria en las últimas dos semanas, habiendo experimentado el mayor crecimiento durante estos últimos 7 días. De hecho, según el último informe epidemiológico, las UCI de ambas islas se encuentran en riesgo alto con 19% de ocupación en Tenerife y 16,7% en Gran Canaria. En el caso de Tenerife, la presión asistencial en planta se encuentra en riesgo medio, con una ocupación del 8,9% que supone la más alta de toda Canarias. 

Las consultas de Atención Primaria se han duplicado tanto en medicina como enfermería

decoration

Pero si hay un problema que verdaderamente está llevando a agonizar al sistema sanitario es la demanda de asistencia en los centros de salud. Como detalló el consejero, en el último mes se han duplicado tanto las consultas de medicina de familia como de enfermería en Atención Primaria. "Esta presión está teniendo una consecuencia clara e importante en la asistencia", insistió Trujillo. Para tratar de paliar una demanda que emana, en su práctica totalidad, de la necesidad de la población de conocer o ratificar el resultado de una prueba diagnóstica, el Gobierno habilitó la semana pasada 17 puntos nuevos de realización de pruebas diagnósticas. De ellas, 12 espacios nuevos se han dedicado a Gran Canaria con un refuerzo de 76 sanitarios y otras cinco se han destinado a Tenerife, que ya disponía previamente de 13 puntos.

Trujillo advirtió que la situación actual, que se corresponde con un incremento de casos explosivo, tiene relación con la penetración de la variante Ómicron en el Archipiélago. De hecho, hizo hincapié en que ya el 54,8% de los casos de covid-19 se relacionan con esta serie de mutaciones que ha adquirido el virus. Otro factor que ha ayudado a la diseminación del patógeno por la población son los jóvenes, que "son colectivos con más interacción social y movilidad", como indicó Trujillo. No en vano las incidencias en los grupos de edad de 20 a 29 y de 30 a 39 años son las más altas de todo el Archipiélago. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, la incidencia a 14 días vista en personas de 20 a 29 años es ya de 2.271 casos por 100.000 habitantes, por encima de la media nacional. En el caso de los jóvenes adultos de 30 a 39 años, la incidencia se encuentra en la media, en 1.628 casos por 100.000 habitantes. Estos dos grupos coinciden, a su vez, "con aquellos con cuotas de vacunación más bajas". Por esta razón, se ha insistido en el mensaje de la vacunación "para intentar eliminar la capacidad de trasmisión del virus", insistió Trujillo.

Compartir el artículo

stats