Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gordo de Navidad | La mayor cantidad cae en la capital grancanaria

El Mirador reparte su primer Gordo y ya es el referente de la suerte en las Islas

Cumple diez años con otro gran premio tras los 190 millones del Euromillones de 2017

El Gordo 86148, vendido aquí, en el CC El Mirador de Las Palmas de Gran Canaria

El Gordo 86148, vendido aquí, en el CC El Mirador de Las Palmas de Gran Canaria E. D.

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Gordo 86148, vendido aquí, en el CC El Mirador de Las Palmas de Gran Canaria Jesús Montesdeoca

Un Gordo de Navidad es lo que le faltaba a la administración de lotería del Mirador de Jinámar para convertirse en el referente de la buena suerte en Canarias y ahora también en toda España. Aunque cueste creerlo, los 160 millones que repartió ayer no es el mayor premio que ha caído en el pequeño local de ese centro comercial, abierto justo hace diez años por Esther Gloria Almeida Sánchez tras dejar su trabajo de enfermera en la Clínica Cajal de la capital grancanaria.

En esta década, ella y su familia han repartido cientos de millones de euros en premios, hasta el punto de atraer a compradores de todo el Archipiélago y la Península y beneficiar de paso al resto de establecimientos comerciales instalados en el Mirador de Jinámar, al modo de las administraciones de Doña Manolita en la Puerta del Sol de Madrid o La Bruixa d’Or de la localidad leridana de Sort.

Los propietarios y empleados del Mirador no niegan que sienten un poco de vértigo ante el aumento de popularidad de la administración tras este primer premio de la lotería de Navidad, pues la avalancha de compradores ya les ha obligado a trabajar duro en los últimos meses. De hecho, todos los billetes físicos que solicitaron, series y décimos, se agotaron hace semanas, lo que les obligó a vender números de máquina.

Ayer, al conocerse que el Mirador fue la segunda administración con mayor número de series vendidas del Gordo, tras la de la estación del AVE en Atocha, se desató la locura en los pasillos del centro comercial. Como cada día, Claudia Reyes, la hija mayor y gerente de la sociedad, e Isabel, una de las empleadas, abrieron el local al poco de iniciarse el sorteo y se llevaron la primera alegría al conocer que habían vendido varios décimos del número 42.833, uno de los dos cuartos premios, muy repartido por toda España y en otras localidades del Archipiélago.

Ajetreadas en atender las llamadas de periodistas y clientes, no se dieron cuenta de que también habían despachado 40 series el mismísimo Gordo de Navidad. Claudia se enteró cuando una de sus clientas habituales, Blanca Pérez, bajó desde su tienda en la planta alta y vino corriendo a abrazarla.

El Mirador reparte su primer Gordo y ya es el referente de la suerte en las Islas | | ANDRÉS CRUZ

Como Blanca, otros afortunados con un décimo pasaron durante la mañana a saludar e incluso a mostrar sus billetes premiado a las cámaras de prensa y televisión, algo que ya no es habitual en los últimos años. Alrededor del local se lloró, se cantó, se bailó y se abrieron una decena de botellas de cava.

Hasta cuatro ganadores se llegaron a juntar frente al mostrador del local. Otros llamaron por teléfono para anunciarles que habían comprado allí un décimo y darles las gracias, como un grupo de cinco trabajadores de la Base Aérea de Ganado o las propietarias de una peluquería del Polígono de Jinámar.

«También me llamó una chica que viene todos los veranos a Canarias de vacaciones y este año se llevó un número para la Península, me dijo que estaba muy emocionada y me lo agradeció», comentó Claudia, quien subrayó que entre los premiados hay muchos empleados del propio centro comercial El Mirador y residentes en los barrios cercanos.

«Todo el Gordo se vendió por ventanilla y por eso está muy repartido; hemos sabido que uno de los afortunados es un chico en paro y que otros son una pareja que era la primera vez que compraban lotería», apuntó la gerente.

Al ser la única administración del Mirador y hacerse «famosa» hace cuatro años por el premio de 190 millones, récord europeo hasta hace poco, tanto en Navidad como cada vez que hay botes de Euro millones o Bono loto son muchos los canarios que acuden a Jinámar, resaltó la gerente.

El Mirador reparte su primer Gordo y ya es el referente de la suerte en las Islas

Terminaciones

Respecto al número premiado, Claudia Reyes dijo que «es un número muy bonito» al que la administración está abonada desde su apertura en el año 2011. «El ocho es una terminación muy vendida, todo el mundo la pide y estaba agotada desde hace casi un mes», agregó.

A mediodía, en un momento de descanso en la trastienda del local, Esther Gloria Almeida detalló que la administración de loterías del Mirador, la número 54 de la capital, es una sociedad familiar creada por ella y su marido, Emilio Álvarez, en la que trabajan su hija Claudia, dos empleadas y, de forma ocasional, ella misma y otro de sus hijos, Manuel, como ha ocurrido en esta última Navidad. Los dos hijos pequeños, Emilio y Marta, están estudiando, pero aparecen a echar una mano si se encuentran en la isla.

«En 2011, yo quería dejar la sanidad tras muchos años de ejercicio, y decidí irme de la clínica en la que trabajaba y poner este negocio, que afortunadamente ha ido bien porque en este tiempo hemos dado muchos premios importantes», declaró. El bombazo llegó en 2017 y puso en el mapa a este centro comercial enclavado en la frontera de los municipios de Las Palmas de Gran Canaria y Telde, en una de las zonas más pobres y con mayores necesidades sociales de la Isla.

Un solo acertante del Euromillón ganó un bote de 190 millones de euros, la cifra más alta hasta aquel momento de ese sorteo, en el participan ciudadanos de todos los países de la Unión Europea (UE).

Nunca se conoció la identidad del ganador, lo que hizo correr rumores de todo tipo. Uno de ellos aseguraba que se trataba de un trabajador de la cadena Eroski que volvió a la Península. Tampoco se sabrá quiénes tienen la mayoría de los 400 décimos premiados con el Gordo, aunque la propietaria de administración calcula que estará muy repartido por mucho municipios de Gran Canaria, principalmente de barrios de la capital, de Telde y de Vecindario.

«Tenemos clientes de todo tipo, la mayoría de nivel adquisitivo medio, gente trabajadora y personas de esta zona que vienen casi a diario a echar su bonoloto o a comprar algún décimo, por eso creo que el Gordo estará bastante repartido, probablemente por toda la Isla, pues hubo gente que compró un solo décimo y también grupos de amigos para compartirlos entre ellos o trabajadores del propio centro comercial», puntualizó.

Esperanza

Palmera de nacimiento, a Gloria Esther Almeida le queda la pena de que entre los muchos números que envió a la isla bonita no estuviera el Gordo, para al menos dar una alegría pasajera a los afectados por la erupción del volcán de Cumbre Vieja.

Sin embargo, mantiene la esperanza de que pueda hacerlo en el sorteo del Niño, pues ya empieza a ser una costumbre entregar premios. De hecho, en los últimos años también ha dado varios primeros premios de la Lotería nacional de los jueves, dos quintos premios de Navidad y bonolotos de altas cantidades. «Este es nuestro primer Gordo de Navidad y confío en que pronto habrá más», afirmó.

La suerte de la administración de lotería es también la del centro comercial El Mirador y de los demás establecimientos, pues se espera una mayor afluencia al calor de los 160 millones que se han repartido este año.

Compartir el artículo

stats