Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DÍA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO | Reconocimientos

Larga búsqueda en aguas de Tenerife

Los integrantes del buque ‘Ángeles Alvariño’ reciben el Premio Menina por su labor contra la violencia vicaria

El buque ‘Ángeles Alvariño’ buscó a las niñas. Andrés Gutiérrez

Hoy se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Con motivo de esta jornada, mañana, la Delegación del Gobierno en Canarias entregará los Premios Menina 2021 a cinco personas y entidades, entre las que se encuentran la asociación VIVAS Mujeres Canarias de la Comunicación y la tripulación del buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’, que participó en el caso de violencia de Tenerife.

La tripulación del buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha recibido uno de los Premios Menina 2021 otorgados por la Delegación del Gobierno en Canarias y que se entregan mañana con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que tiene lugar durante la jornada de hoy. El galardón ha sido otorgado por su labor en la lucha contra esta lacra. El barco y las personas que viajaban en él fueron claves en el rastreo de las dos niñas de Tenerife que sufrieron violencia vicaria, Anna y Olivia, y resultaron asesinadas por su padre en Tenerife.

El Ángeles Alvariño tiene 46 metros de eslora. Ha aportado a la flota oceanográfica nacional y europea un laboratorio flotante dotado con las últimas tecnologías que ha permitido una notable mejora en la investigación en ciencias del mar. Cuenta con capacidad para alojar a 15 investigadores y técnicos, además de sus 12 tripulantes, (14 en este caso de asistencia en aguas canarias). También, con un diseño que asegura niveles muy bajos de ruido radiado al agua, lo que le permite trabajar sin alterar el comportamiento natural de la fauna marina. El buque desarrolla su actividad en el ámbito nacional y mares adyacentes, y cuenta con la tecnología para estudiar la geología marina, oceanografía física y química, biología marina, pesquerías y control medioambiental.

El pasado 20 de mayo, el Instituto Español de Oceanografía recibió el mandamiento judicial para que auxiliase a la Guardia Civil en las labores de búsqueda de tres personas desaparecidas al este del puerto de Santa Cruz de Tenerife, Anna, Olivia y su padre, Tomás Gimeno. El Ángeles Alvariño y el robot submarino Liropus 2000, un instrumento único en España para realizar tareas de observación y recogida de muestras y datos hasta una profundidad de 2.000 metros, se pusieron en marcha.

Desde el 24 de mayo hasta finales de junio de este año el barco se dedicó a las labores de búsqueda de las dos niñas de Tenerife asesinadas y de su progenitor. El 10 de junio se halló el cuerpo sin vida de Olivia. El Ángeles Alvariño finalizó su trabajo después de que la magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer Número dos de Santa Cruz de Tenerife tomó la decisión tras conocer el informe del responsable de operaciones del barco que calificaba de «completamente inabordable» la exploración en la zona en donde podrían localizarse nuevos resultados ante lo escarpado del terreno submarino.

En cuanto a la aparición del cuerpo de Olivia, la operación se iba a acabar, inicialmente, el día 8 de junio, pero, según relató un miembro de la tripulación «dos días antes de esa fecha encontramos la botella de oxígeno y el famoso edredón. Por eso decidió la juez prolongar la búsqueda». En dos días conocieron la trágica noticia. «Aparecieron entonces los restos de la niña, Olivia». La tripulación sufrió un shock. «No vimos nada porque el cuerpo estaba en una bolsa. Se encontró a las 11 de la mañana –lastrado con un ancla– y no se pudo reflotar hasta las cinco de la tarde». «Cuando encontramos el cuerpo a muchos se nos saltaron las lágrimas, y eso que no vimos los restos».

En una misiva la madre de las pequeñas agradeció su labor a la tripulación y explicó que deseaba ir personalmente al Ángeles Alvariño para darle las gracias a los agentes, «pero me dijeron que era peligroso por lo que les escribo una carta». «Han hecho una labor increíble, sé lo difícil que fue y han sido increíbles. Las puertas de mi casa están abiertas para todos siempre. Y estaría encantada de conocerles» enfatizó.

Compartir el artículo

stats