Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

METEOROLOGÍA

La primera tormenta del otoño tiñe la cumbre de Tenerife de blanco

Durante la madrugada se registraron 785 rayos, el mayor número desde 2018 | La lluvia afecta más al norte de La Palma

13

Temporal de lluvias en Tenerife

El sonido de la incesante lluvia chocando contra los cristales y el rugido de los truenos en la madrugada de ayer auguraban lo que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya había advertido: el otoño ha llegado por fin a las Islas. Los avisos naranjas y alertas del Gobierno de Canarias ya lo habían previsto, la realidad fue tal y como se había planeado. Una vaguada atlántica atravesó ayer Canarias de cabo a rabo, cubriendo a las Islas de un espeso manto gris de nubes que no pararon de descargar agua durante todo el día. En las cumbres, esa precipitación incesante se convirtió, por las bajas temperaturas, en nieve, que cubrió al Teide con su manto blanco para así prepararlo para la clásica postal navideña.

De las tres islas que se encontraban en esta situación de aviso, fue La Palma la más afectada. Hasta 44 mililitros cayeron en tan solo 12 horas en el norte de la isla, como fue registrado en la estación de San Andrés y Sauces, convirtiéndose así en el lugar en el que llovió más en todo el día. Le siguió La Gomera, que llegó a registrar 40,8 mililitros de lluvia en 12 horas en su estación de Agulo. La isla colombina, no obstante, fue la que tuvo unas precipitaciones más torrenciales, pues 30,8 milímetros de esos 40,8 se produjeron en tan solo una hora. En Tenerife, las precipitaciones se concentraron fundamentalmente en tres puntos: La Laguna, La Victoria y Puerto de la Cruz. No obstante, la mayor parte de las Islas, a excepción de Fuerteventura, donde no cayó ni una sola gota, estuvieron bajo la influencia de un día más gris de lo habitual.

Desbordamiento de una alcantarilla por las lluvias en Tenerife El Día

Las temperaturas mínimas llegaron a 2 y 3 grados en Izaña y el Roque de Los Muchachos

decoration

Si la lluvia fue la protagonista, no menos lo fueron los rayos y truenos. Los canarios no habían vivido una tormenta eléctrica como la de ayer desde 2018. Hasta 785 rayos contabilizó la Aemet durante la madrugada del viernes y, por la mañana, esos atronadores rugidos del cielo se desplazaron hacia el resto de islas, aunque su caída fue da de una forma más esporádica. Las temperaturas también fueron muy bajas comparado con los días anteriores, hasta 5 grados menos que la media. La temperatura más baja se registró en las cumbres. A las 16:00 horas, Izaña (Tenerife) llegó a 2,2 grados centígrados mientras que el Roque de Los Muchachos (La Palma) registró 3,5 grados.

Con la salida del sol, también se pudieron describir las primeras consecuencias generadas por estas intensas lluvias. La mayor parte de las incidencias de la tormenta estuvieron relacionados con achiques de agua, rebosamiento de alcantarillas, problemas con el tendido eléctrico, desprendimientos y obstáculos en carreteras, como informó el 112 Canarias. Este tipo de situaciones se produjeron en mayor medida en La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, Puerto de La Cruz y La Orotava (Tenerife) y en Los Llanos de Aridane, el Paso, Tazacorte y Tijarafe (La Palma). En Tenerife, por ejemplo, los bomberos y la Policía Local participaron en la extracción de un vehículo que fue arrastrado por las intensas lluvias registradas en el norte de Tenerife. En La Palma, se suspendió el acceso a la carretera del sur tanto a vecinos como a agricultores, ante el riesgo de escorrentías y derrumbamientos. El principal problema que sufre La Palma es la gran cantidad de cenizas acumulada que, con las lluvias fuertes, puede causar desplazamientos (lahares) o taponamiento de las alcantarillas.

A partir de hoy, la situación meteorológica cambiará paulatinamente a lo largo del día. Los vientos alisios empezarán a soplar, lo que desplazará definitivamente la vaguada atlántica fuera de Canarias y establecerá un régimen atmosférico usual en las Islas. Esto supone que la nubosidad se instalará en el norte del Archipiélago, dejando lluvias débiles en la zona y en el resto de las islas habrá claros con unas pocas nubes. Se espera así que, a partir de esta tarde, inestabilidad atmosférica finalice y mejore el tiempo.

La lluvia se cuela en aulas del campus de Guajara

Compartir el artículo

stats