Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mejores ‘profes’ de nuestras Islas

Los V Premios Educa Abanca dan a conocer los nombres de los docentes finalistas | Tres profesionales de la provincia de Santa Cruz de Tenerife optan al galardón

Ricardo Acosta, Cristina Martín y Adán Yanes. Carsten W. Lauritsen

Se acerca el día en el que se conocerá el nombre de los mejores docentes de España. Los V Premios Educa Abanca  se fallarán el día 15 de noviembre pero ya se sabe quiénes son los diez finalistas en las diferentes categorías. Entre ellos hay tres docentes de la provincia de Santa Cruz de Tenerife: Ricardo Acosta es director del CEIP La Vega de Icod de los Vinos, así como profesor de Educación Física en Primaria; Cristina Martín es maestra y directora del CEIP Benahoare de la capital palmera y está nominada en la categoría de Educación Infantil; por último, Adán Yanes es profesor de Ciencias en el Colegio Salesiano San Isidro de La Orotava y está nominado en la categoría de Educación Secundaria y Bachillerato. Los Premios Educa tratan de reconocer la labor de los grandes docentes que viven y disfrutan de su trabajo, educan para la vida a su alumnado y se involucran al máximo en todo el proceso educativo, tanto dentro como fuera del aula.

Ricardo Acosta

Este profesor de Primaria se muestra totalmente agradecido con las familias y alumnos que lo propusieron para este premio con el que han querido agradecerle el trabajo que ha realizado desde hace seis años en el CEIP La Vega. Recuerda que cuando comenzó a trabajar allí, el centro se encontraba en un momento crítico, con solo 34 matriculaciones, cuando anteriormente llegó a tener más de 300 alumnos. «La Consejería de Educación había propuesto cerrar el colegio, por lo que el comienzo fue complicado», rememora el docente, quien nada más llegar ocupó la Dirección, así como las funciones de jefe de estudios e, incluso, de conserje y también se encargó de pintar el colegio de Icod de los Vinos.

A lo largo de este tiempo Acosta ha sido nominado a los premios Educa Abanca hasta en tres ocasiones por su trabajo también en proyectos educativos como Ajebótica, uno de los que mayor fama le ha granjeado en los últimos tiempos y que obtuvo el premio a mejor proyecto educativo. A ello se une la labor social que ha puesto en marcha el docente en este centro que se encuentra ubicado en una zona rural y con buena parte del alumnado de cuota cero. Precisamente esa labor ha sido tenida muy en cuenta por la los Premios Educa Abanca.

Cristina Martín

Las familias del CEIP Benahoare de Santa Cruz de La Palma son las que han querido reconocer el trabajo que realiza cada día la directora del centro, que además es maestra de Educación Infantil. De Cristina Martín destacan lo mucho que se involucra en su trabajo y en la cercanía con las familias. «Tienen mi número de teléfono y tenemos un grupo de Whatsapp desde hace años por lo que tenemos una relación muy estrecha», relata la maestra, quien emplea esta plataforma para dar a conocer a los padres los avances de sus hijos.  

La palmera reconoce que sintió muchos nervios cuando supo que había sido nominada a estos premios porque afirma que se trata de un reconocimiento muy importante y que ahora tiene el listón bien alto. «Ahora mismo tengo una mezcla de emociones, de alegría, incertidumbre y mucha ilusión», explica la maestra quien asegura que esta nominación «me anima para seguir haciendo las cosas como hasta ahora y para seguir creando nuevos proyectos».

Adán Yanes

A pesar de que este profesor del Colegio Salesiano San Isidro de La Orotava ya ha obtenido otros muchos reconocimientos a lo largo de su carrera, destaca la importancia de esta nominación ya que han sido sus alumnos los que han propuesto a Yanes para el galardón. «Me emocionó mucho saber que mis alumnos me habían presentado al premio, yo estaba de vacaciones en La Gomera y no me lo podía creer», recuerda el profesor tinerfeño quien afirma que «el premio es que mis alumnos piensen que soy el mejor profe».  

El objetivo de Yanes en el aula es, «a través de la emoción, generar curiosidad». Eso lo logra a través de numerosos experimentos que lleva a cabo en cada clase con alumnos de Secundaria, a veces en inglés y a veces en español. El docente trata de sorprender a sus alumnos en cada lección para que así se hagan preguntas y siempre trata de que el interés y las ganas de aprender estén por encima de todo, y de que sus alumnos no duden en compartir con sus familias las lecciones aprendidas. «Para mí, es un orgullo y un placer aprender de mi alumnado y de mis compañeros siempre», concluye.

Compartir el artículo

stats