Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio por las cartas falsas en contra de podemos

Pena de 19 meses de cárcel a un capitán por falsificar la firma de un coronel

El Supremo ratifica que José Miguel González Reyes usó la rúbrica de otro mando de la Guardia Civil y envió escritos al ministro del Interior, Cayo Lara, y Alberto Garzón en 2015

Sede del Tribunal Supremo. E. D.

El Tribunal Supremo desestimó un recurso de casación y, por tanto, confirmó la condena a 19 meses de prisión contra un capitán de la Guardia Civil, José Miguel González Reyes, como presunto autor de un delito continuado de falsificación de documentos privados. Cuando estaba destinado en Tenerife, en 2015, González Reyes se hizo, de forma digital, con la firma del coronel Vicente Javier Carricondo Sánchez, cuya plaza estaba en Madrid, y la estampó en cuatro cartas en las que se quejaba de los planteamientos de Podemos y las consecuencias de su llegada al poder, con un carácter ofensivo y amenazante. Dos misivas fueron dirigidas al entonces ministro del Interior y las restantes a dos diputados, Cayo Lara y Alberto Garzón. Su objetivo era dañar la fama y reputación del coronel. Y los escritos fueron remitidos a sus destinatarios desde Madrid para que pareciera que las había redactado Carricondo.

La acción delictiva se produjo en el momento en que González Reyes desarrollaba su actividad laboral de forma temporal en la Asesoría Jurídica de la Zona de la Guardia Civil de Canarias, en Tenerife, que rondó los dos años, según una de las fuentes consultadas. El abogado defensor cuestionó la fiabilidad de las pruebas tenidas en cuenta y la legalidad para obtenerlas. Dicho letrado negó que se lesionara el bien jurídico protegido en la falsedad documental y, de forma subsidiaria, afirma que estaríamos ante una unidad natura de acción, no un delito continuado. Pero el Supremo desestimó el recurso.

El mencionado capitán del Instituto Armado fue condenado por la Sección II de la Audiencia Provincial de Madrid a un año y siete meses de cárcel, inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio durante el tiempo de la condena e indemnización al coronel Carricondo con 1.000 euros. El ahora condenado por el Supremo fue absuelto por la Audiencia de los delitos de usurpación de estado civil y revelación de secretos de los que también fue acusado durante la instrucción de la causa.

En una de las cartas enviadas al entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se afirma que «el ascenso del partido político Podemos se ha revelado como un foco peligrosamente activo que pone en peligro la cohesión social y la unidad de la patria. Este partido es sin ningún género de dudas un partido comunista como otros que han existido en España, pero que, por primera vez, tienen opciones de gobernar».

«Yo, que he sido criado en el culto a la disciplina y al honor, a España, a su bandera y al recuerdo de los que murieron por ella, cómo voy a pasar al servicio de un gobierno comunista traidor», escribió González Reyes. Incide en que «ni nuestro Gobierno ni en particular el Ministro de Defensa están adoptando ninguna clase de medida efectiva para evitar el inminente peligro que amenaza a la Patria. Por qué no hace nada (sic). Va a entregar nuestro país al comunista Pablo Iglesias Turrión».

En otro apartado de la misiva, apunta que «Los Oficiales, como ya hemos puesto en conocimiento de nuestro Director Adjunto Operativo, no solo pedimos sino que le exigimos que adopte medidas contundentes para paliarlo. Nosotros no dudaremos en tomar las armas de nuevo si fuera necesario: contra Podemos o contra quienes entreguen el gobierno de mi país, incluyendo la Jefatura del Estado. Sr. Ministro, no incurra en negligencia y adopte adecuadamente medidas urgentes».

Y, para finalizar esa primera carta, añade: «Desde la impunidad que me da mi pase próximo a la situación de reserva no recelo en advertirle de las consecuencias terribles de una victoria electoral de la organización terrorista Podemos, ni de llevar a efecto mi primer deber como soldado, tal cual es reconducir, manu militari, la dirección del actual gobierno de España que se ha revelado desde todo punto de vista inepto e incapaz de hacer frente al momento histórico por el que pasa la Patria. Apelo en última instancia a su reflexión».

Compartir el artículo

stats