Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves del reglamento de extranjería: así afectará a los menores inmigrantes

La nueva normativa agiliza y flexibiliza las autorizaciones para vivir y trabajar en España a los jóvenes extranjeros no acompañados

Unos trabajadores de los servicios sociales ayudan a tres de los 15 menores no acompañados marroquís que llegaron a Ceuta de forma masiva el pasado mes de mayo.

El Consejo de Ministros aprobó el martes la reforma del reglamento de extranjería que flexibiliza y facilita los permisos de residencia y trabajo a los menores inmigrantes no acompañados y tutelados por la administración. Estas son las cinco claves de la nueva normativa.

‘Papeles’ en tres meses

Los menores inmigrantes no acompañados que estén bajo la tutela de las administraciones públicas deberán recibir la documentación en un plazo máximo de tres meses, en lugar de los nueve actuales. En ese periodo de tiempo se acreditará -en caso de que sea así- la imposibilidad de retorno a sus países de origen. Si se pasa ese plazo y el niño o niña no adquiere los papeles, la oficina de extranjería documentará de oficio. La vigencia de la autorización de residencia se extiende de un año a dos.

Repatriación 'a posteriori'

Documentar a los menores a los tres meses de su llegada a España no exime a las administraciones de poder repatriar 'a posteriori' a esos chavales en el caso, por ejemplo, de que se haya localizado a su familia y se acredite la posibilidad de un retorno seguro. En ese caso, los ‘papeles’ quedarán anulados.

Permiso para trabajar

En el caso de los menores que hayan cumplido 16 años, la autorización de residencia llevará aparejado un permiso para trabajar, al igual que tienen reconocido los españoles a esa misma edad. De esa manera se pone fin al “sinsentido de tener miles de jóvenes indocumentados o con un permiso para vivir en España pero que no les permite trabajar”, en palabras de las abogadas de Fundación Raíces. 

Régimen propio al cumplir 18 años

La nueva normativa, que entra en vigor a los 20 días de su publicación en el BOE, crea para los menores documentados un régimen propio cuando cumplan 18 años. Ese protocolo facilita el acceso al mercado laboral, dando continuidad a la autorización que ya tenían antes de la mayoría de edad. Hasta ahora, los jóvenes tenían que acreditar una cantidad mínima de medios económicos: 2.200 euros mensuales (sin ser computables los ingresos del sistema social). Además, para acceder a una autorización de residencia y trabajo, necesitaban encontrar un empleo de una duración mínima de un año. Con la reforma del reglamento de extranjería, se reduce considerablemente la cantidad que los jóvenes tienen que acreditar como medios de vida. Podrá ser algo más de 480 euros (Ingreso Mínimo Vital) y, además, serán computables los ingresos provenientes del sistema social.

A cuántos inmigrantes afecta

La medida beneficiará a cerca de 16.000 inmigrantes, según cálculos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. La mitad de ellos tienen entre 18 y 23 años y entraron irregularmente en España cuando eran menores. Tras ser acogidos por las comunidades autónomas y formados con dinero público, se encontraban al cumplir 18 años en una suerte de limbo legal, ya que dejaban de ser acogidos y tampoco podían trabajar al no tener los permisos. Entre los menores solos que se verán afectados por esta reforma se encuentran los que llegaron a Ceuta en la entrada masiva del pasado mes de mayo, que deberán ser documentados cuando entre en vigor la norma.

Compartir el artículo

stats