Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ACTO DE APERTURA DEL CURSO ACADÉMICO EN LA ULL

La ULL ofrece 300.000 euros en ayudas a estudiantes afectados por el volcán

La rectora critica al Gobierno canario por frenar la implantación del Grado de Actividad Física

La rectora, Rosa María Aguilar Chinea

La rectora de la Universidad de La Laguna (ULL), Rosa María Aguilar Chinea, afirmó este mediodía en el acto protocolario de apertura del curso académico en la institución que "estamos trabajando para que ninguno de nuestros alumnos de La Palma tenga que renunciar a la Universidad, arbitrando las medidas necesarias para hacer frente a sus matrículas y costes de alojamiento en caso de que fuera necesario”, a raíz de los daños materiales y económicos generados por la erupción del volcán en El Paso.

Aguilar indicó que “ayer mismo se publicaba en el Boletín Oficial de Canarias una convocatoria de ayudas de más de 300.000 euros que hemos creado para que nuestro alumnado palmero, por mucha desgracia que haya sufrido, no se quede sin futuro y pueda proseguir sus estudios universitarios”.

En el evento, celebrado en el Paraninfo, también estuvieron el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, y la consejera de Educación y Universidades, Manuela Armas.

Aguilar expresó su sincera felicitación al presidente autonómico por “una gran capacidad de liderazgo y, sobre todo, de empatía con la gente que lo ha perdido todo; ha estado al pie del cañón día y noche, sin descanso, para intentar paliar, en la medida de lo posible, las devastadoras consecuencias de la erupción volcánica”. “Personalmente, me he sentido muy orgullosa de su figura y estoy segura de que el resto de canarios también”, indicó la rectora. Aguilar fue mucho más dura y reivindicativa en otros puntos de su intervención para reclamar más inversión en investigación y desarrollo, reforzar y actualizar las plantillas de la ULL, así como para contar con nuevas infraestructuras que respondan a las necesidades.

Alabó la colaboración existente entre la entidad académica y el Cabildo de Tenerife, en ámbitos como la mejora de la empleabilidad, los deportes, la igualdad, las becas al estudio, infraestructura científica o nuevas metodologías docentes, por ejemplo. También agradeció la relación fluida que la ULL mantiene con el Ayuntamiento lagunero para llevar a cabo muchos proyectos de mejora económica, educativos o de progreso social.

En cuanto al Ejecutivo autónomo, valoró la colaboración que se produce entre ambas instituciones, pero advirtió a Torres y Armas que “nos queda mucho trabajo compartido por sacar adelante; muchos temas que abordar”. Aguilar aclaró que “me propongo establecer una relación mucho más directa y cercana, si es posible, para hacernos entender en todos los ámbitos y que nuestra colaboración como gestores de lo público sea aún más fructífera”.

La rectora de La Laguna lanzó sutiles críticas contra las universidades privadas. “Esta universidad está basada en hechos reales, como reza el eslogan de una de nuestras campañas promocionales más recientes; no vendemos humo, vendemos realidades”, dijo. En esa línea, aclaró que la ULL “es una de las escasas nueve instituciones académicas de todo el país que cumple con los requisitos fijados por el Ministerio de Universidades en su reciente Real Decreto de Creación, reconocimiento y autorización de universidades y centros universitarios”. En su opinión, “se trata de una excelente noticia que nos sitúa en el mejor de los escenarios del panorama nacional; porque cumplimos sobradamente en los tres criterios que se miden, tanto en docencia como en investigación y en plantilla de profesorado”.

“Contamos con 48 grados, 36 másteres oficiales y 20 programas de doctorado”, dijo. “Nuestra plantilla docente está estabilizada, y no superamos el 40 por ciento de contratados laborales temporales; nuevamente estamos por encima de los criterios exigidos, y cumplimos, por tanto, con la tasa de profesorado doctor a tiempo completo en titulaciones de grado, que el Ministerio sitúa en un margen del 50 por ciento y que en la Universidad de La Laguna supera holgadamente el 80 por ciento”, aclaró Aguilar.

Recordó que “este centro académico es el único de Canarias que, a día de hoy, cumple con los criterios del Ministerio para ser reconocido como Universidad, a mucha distancia de la cada vez más abultada cantidad de centros privados que se despliegan por nuestra región”.

También agradeció la presencia del rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, “con quien mantenemos una muy satisfactoria relación, muy buena coordinación y sintonía”. En palabras de Aguilar, “somos universidades públicas hermanas, que no competimos entre nosotras, por más que algunas voces traten de que así parezca”.

Valoró de forma positiva que el curso 2021-2022 comience una vez que ya se han aprobado los nuevos estatutos de la institución, que no se actualizaban desde hacía 17 años. Sobre la ratificación del nuevo documento, manifestó que “es un éxito de todos y todas, especialmente de la comisión de trabajo que ha estado meses estudiando el texto, proponiendo mejoras y perfilando su contenido”. A su juicio, con las nuevas normas “damos un paso de gigante y por fin actualizamos uns estatutos anacrónicos y vestustos que no tenían razón de ser”. Recordó que el principal escollo para el acuerdo fue la eliminación de los exámenes celebrados en septiembre hasta ahora. Con el nuevo marco normativo, esa convocatoria se mantiene, pero se desarrollará en julio, con el objetivo de que el inicio de un curso no se solape con el anterior.

Rosa Aguilar Chinea aclaró que se ha aprovechado la oportunidad de la digitalización general “para iniciar una profunda reforma de la administración de la Universidad, poniendo en marcha múltiples procesos de robotización, sobre tareas rutinarias y de escaso valor añadido, que nos han puesto a la vanguardia de las administraciones públicas canarias”.

Por ejemplo, se han “robotizado tediosos procesos de facturación y cobro de nuestros proveedores, otros procesos relacionados con la contratación pública, la gestión de los contratos de investigación o la fiscalización de las cuentas públicas”, dijo la rectora. “Estamos hablando de más de 23.000 expedientes generados al año; además, el avance se ha dado en todos los ámbitos: emisión de títulos, generación de certificados profesionales, apoyo a la clasificación diaria de expedientes pendientes de tramitación en departamentos”, entre otros, afirmó Aguilar.

En la misma línea de mejora de la gestión, “se han puesto en marcha cuadros de mando que facilitan el seguimiento de los procesos, podemos saber en tiempo real si vamos a cumplir los plazos, si los trámites se están ejecutando en tiempo y forma y de quién dependen, dónde se encuentra cada expediente en cada caso”, apuntó. Advirtió de que ese cambio en una entidad “tan grande como la nuestra, donde se manejan cientos de expedientes al día, el salto ha sido espectacular”.

Y, además, matizó que se ha hecho “todo ello sin mermar ni un ápice la escrupulosidad en el tratamiento del dinero público; esta revolución interna nos ha permitido detectar los cuellos de botella de nuestra gestión, dinamizar procesos muy atascados, cometer menos errores y ofrecer un mejor servicio público”.

La rectora de la ULL también recordó que, por primera vez, se aprobaron unos presupuestos participativos, a los que se han asignado un total de 450.000 euros. Alumnos, profesores y personal administrativo y de servicios han propuesto más de un centenar de ideas para invertir dicho dinero. Las sugerencias están relacionadas con sostenibilidad, salud, inclusión social, igualdad, infraestructuras, cultura, ocio, emprendimiento o mejora de la docencia.

Aguilar Chinea admitió “la sangrante falta de personal administrativoy técnico que necesita esta casa de estudios”, en la medida en que la carga de trabajo sigue siendo muy elevada, es mucho el personal que está a punto de jubilarse, la tasa de interinidad está muy alta y resulta perentorio cubrir las plazas vacantes.

Para el presente año se quieren sacar adelante todas las ofertas públicas de empleo de 2017 y 2018, que suponen un centenar de plazas, tanto de promoción interna como de turno libre y traslados. Cabe recordar que dichos procesos caducan el 31 de diciembre del actual ejercicio.

Mencionó que “somos una de las cinco universidades del país que más contribuye al desarrollo regional”, según datos del Ranking CYD. Aguilar también le dio la bienvenida “a los más de ochenta profesores y profesoras”, que son también investigadores, y que se incorporarán en este nuevo curso académico a nuestra organización”. Aclaró que se trata de un colectivo “altamente cualificado”, en su mayoría joven, “que viene a suplir en cierta medida el progresivo envejecimiento de nuestra plantilla docente”.

Según la rectora de la ULL, ahora se afronta de nuevo una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo del personal docente e investigador, en la que se incorporarán 38 nuevas plazas en la Oferta de Empleo Público del 2020, en las que no se ha concluido el proceso selectivo. En cualquier caso, afirmó que las mismas “no cubren ni de lejos la urgente renovación de nuestro profesorado, necesitado de savia nueva, nuevos perfiles con los que afrontar nuevos retos y nuevas dinámicas docentes”.

También aclaró que “no podemos dejar que nuestros catedráticos se jubilen, se lleven sus líneas de investigación a casa, y quede atrás un vacío de conocimiento; jóvenes formándose en la carrera investigadora que se quedan sin referentes ni líderes de equipo”.

Y después vinieron varias reivindicaciones directas a Ángel Víctor Torres. “Querido presidente, necesitamos el compromiso del Gobierno regional, que debe entender que somos la vanguardia de las islas, donde se forman a diario miles de futuros profesionales, donde se investiga y se trabaja sin descanso”, señaló Aguilar, quien añadió que “invertir en la capacitación de nuestros investigadores nunca cae en saco roto, porque es, a todas luces, una clara inversión de futuro”.

Recordó a Torres que la ULL presentó al Gobierno y al Parlamento el documento “Canarias ante la transformación necesaria”, donde se resalta el papel de las universidades públicas para salir de la crisis, con un cambio en el modelo económico de las islas, para lo cual debe darse un aumento progresivo de la inversión en investigación y desarrollo (I+D). Y tanto la ULL como la Universidad de Las Palmas plantearon el Pacto Canarias por la I+D, con el que alcanzar en las islas la media española de inversión pública en base al Producto Interior Bruto entre 2022 y 2027. Según Aguilar, tras recibir muchas buenas palabras desde todos los ámbitos, “estamos a la espera de que se concrete algo”.

Otra de las duras críticas planteadas por la rectora de la Universidad de La Laguna al Gobierno canario estuvo relacionada con la polémica por la creación en dicho centro académico del Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Aguilar Chinea criticó que por parte del Gobierno canario exista una oposición tajante a la implantación de dicha titulación en la ULL, y que ya existe, desde hace muchos años, en la de Las Palmas de Gran Canaria.

Por ejemplo, recordó que el 28 de enero del presente año se aprobó por el Consejo de Gobierno de la Universidad lagunera el anteproyecto de dicho título oficial. Y el 11 de febrero se dio la conformidad al mismo por parte del Consejo Social. Aguilar lamentó que el 19 de febrero, sin que todavía el documento se hubiera remitido a la Consejería de Educación, y por lo tanto sin ni siquiera estudiarlo, se informó a través de los medios de comunicación que el Ejecutivo autónomo no aprobaría dicha normativa.

A pesar de dicho anuncio, el 24 de febrero se envió el documento a la Dirección General de Universidades. El 2 de marzo se publicó en el Boletín Oficial de Canarias el plan de estudios de graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad Europea de Canarias.

El 20 de julio, los dos rectores de las universidades públicas canarias celebran una reunión de coordinación y ponen de acuerdo en la implantación del citado título. El máximo responsable de la Universidad de Las Palmas manifiesta que no encuentra inconveniente en que la ULL ofrezca dicha titulación dada la demanda. Pero sugiere que también estudiará la posibilidad de implantar en la ULPGC otras carreras que se ofrecen en La Laguna y muy demandadas por estudiantes, como Matemáticas, Psicología o en el área de Gastronomía.

Pero el 18 de agosto, el viceconsejero de Relaciones con el Parlamento, Manuel Marcos Pérez Hernández, contestó a una pregunta parlamentaria los motivos por los que no se aprobará que la Universidad de La Laguna implante el citado grado, “con argumentos tan sorprendentes como la buena vecindad entre universidades y el necesario consenso entre ellas, cuando es evidente que no existe ningún disenso en este sentido”, afirmó la rectora.

Según Aguilar Chinea, “en resumen, hay demanda social y laboral, existe consenso entre las universidades y hasta el colegio profesional lo ve pertinente y adecuado; entonces, ¿dónde está el problema?”. Por ese motivo, se dirigió a Ángel Víctor Torres para decirle: “le pido, señor presidente, que tome este asunto de su mano, como sé que tiene intención de hacer, y arregle este desaguisado incomprensible; los universitarios y universitarias no entendemos de pleito insular, ni nos interesa lo más mínimo”.

Aguilar también reivindicó la importancia de que las facultades de Educación y de Ciencias de la Salud cuenten con urgencia de nuevos edificios para ofrecer un servicio digno, después de realizar en los actuales inmuebles múltiples acciones de mejora y acondicionamiento.

Compartir el artículo

stats