Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una estación oceánica canaria ayuda desde 1995 con el cambio climático

El dispositivo de estudio está situado a 60 millas náuticas al norte de Gran Canaria y a una profundidad de 3.670 metros

Deshielo de grandes bloques en el mar. E. D.

La Estación de Series Temporales en el Océano de las Islas Canarias (Estoc), situada a 60 millas náuticas al norte de Gran Canaria a una profundidad de 3.670 metros, es una de las pocas que contribuyen al estudio del cambio climático y de las tendencias físico-químicas del océano.

Así lo resaltó ayer el oceanógrafo, investigador y gestor de proyectos de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), Andrés Cianca, quien aludió en un seminario telemático organizado por la institución científica canaria a la capacidad que tiene la Estoc de generar y registrar series temporales meteorológicas y oceanográficas a largo plazo en el Centro-Este del Atlántico Norte, siendo una de las pocas estaciones que contribuye a la previsión climática y al conocimiento del estado del ecosistema oceánico.

Cianca subrayó que la situación actual del clima ha configurado a la Estoc, que opera desde 1995, como un «punto principal» en el diagnóstico de los cambios que se vienen produciendo, de referencia para las nuevas tecnologías y como laboratorio de nuevos ensayos que permitan establecer, junto a los modelos climáticos, escenarios reales de futuro.

El investigador de PLOCAN estimó en un comunicado que la Estoc «forma un tándem perfecto» con otra estación (BATS) que se localiza cerca de las islas Bermudas, ya que, ambas, ubicadas en cada borde del giro subtropical del Atlántico Norte, producen observaciones que favorecen el conocimiento de esta vasta área del océano.

En oceanografía, un programa de series temporales consiste en llevar a cabo observaciones de forma continuada durante largos periodos de tiempo en algunos lugares del océano. Estas observaciones permiten estudiar las variaciones y los cambios del estado del océano tanto a corto plazo como aquellas variaciones con períodos incluso de décadas. En este seminario, en el que también participaron el director del grupo de Química Marina del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG), Melchor González, y el coordinador del grupo Oceanografía Biológica en el IOCAG-ULPGC, Javier Arístegui, el doctor de la Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales de la Universidad de Cádiz, Alfredo Izquierdo, dijo que la Estoc puede convertirse en una herramienta muy valiosa para la educación y formación en las ciencias marinas. En su ponencia, Izquierdo manifestó que las ciencias marinas han experimentado un «progreso vertiginoso» durante las últimas décadas fruto de los avances en sistemas de observación, el desarrollo de la computación de altas prestaciones y el aumento de la capacidad de almacenamiento, acceso y análisis de la información.

Compartir el artículo

stats