Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

historia | El estudio de los primeros pobladores de las Islas

En busca de los secretos de las momias guanches de París

Un equipo de las dos universidades canarias estudiará por primera vez los restos aborígenes del Museo del Hombre de la capital gala

Una de las principales salas del Museo de Historia Natural de París

Al menos cinco momias y cientos de cráneos y huesos de guanches llevan décadas guardados en los fondos del Museo de Historia Natural de París sin que ningún experto los haya analizado. Pero un equipo de las dos universidades públicas canarias va a poner fin al ostracismo de estos valiosos restos de aborígenes canarios. Investigadores de las universidades de La Laguna (ULL) y Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc) comenzarán en las próximas semanas a estudiar estos restos humanos que se encuentran en el Museo del Hombre de la capital francesa, perteneciente al Museo Nacional de Historia Natural. «Será la primera vez que un equipo canario acceda a esta importante colección antropológica, lo que representa un auténtico hito en la historia de la arqueología canaria», aseguraron ayer ambos centros superiores en un comunicado.

Una de las momias guanches que se conservan en el Museo de Naturaleza y Arqueología de Santa Cruz de Tenerife. | | E.D.

El museo parisino almacena «una importante cantidad» de evidencias esqueléticas aborígenes procedentes de numerosos sitios arqueológicos del Archipiélago canario. Estos restos fueron recuperados entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX por antropólogos canarios y franceses como Diego Ripoche, René Verneau y Gregorio Chil y Naranjo, detalla la nota de la ULL y la Ulpgc. Estos restos llevan décadas sin ser estudiados por especialistas y, por tanto, no han sido podido ser observados con las técnicas desarrolladas en los últimos años. La posibilidad de acceder a este material antropológico constituye «un auténtico punto de inflexión en la investigación arqueológica de Canarias», dado que «permite abordar el estudio de una gran cantidad de restos humanos, algunos procedentes de yacimientos arqueológicos que en la actualidad no están presentes en los museos insulares».

La investigación de la ULL y Ulpgc será «un punto de inflexión» en la arqueología del Archipiélago

Este nuevo estudio recuperará para la ciencia canaria la potencialidad científica de unos vestigios arqueológicos que salieron de Canarias hace más de 100 años, como tantos otros que tomaron diferentes rumbos a lo largo del mundo en una época en la que este tipo de restos eran tratados como mercancía de coleccionismo. No se sabe exactamente cuántos restos guanches hay en los fondos del Museo de Historia Natural de París, entre restos de otras culturas y esqueletos de dinosaurios. Ni siquiera se sabe con certeza quiénes los llevaron a París. Conrado Rodríguez-Maffiotte, director del Instituto Canario de Bioantropología y del Museo Arqueológico de Tenerife, defiende en un artículo que en los almacenes del centro museístico ubicado en el Palace de Chailot, de Trocadero, «hay seis momias guanches que, según parece, fueron llevadas a ese lugar por el médico y antropólogo físico francés René Verneau junto con cientos de cráneos y huesos de aborígenes de las siete islas durante sus investigaciones en Canarias a finales del XIX y comienzos del XX». En lo que «no hay duda», según el bioantropólogo tinerfeño, es en que «esta colección (Colección Verneau) conforma la muestra más importante de antropología física canaria fuera de las Islas». Sin embargo, Rodríguez-Maffiotte aclara que «no conocemos ningún dato más sobre las características corporales ni de la procedencia de estas momias y nunca, que se sepa, han sido estudiadas desde el punto de vista científico».

El proyecto canario que acabará con esta situación utilizará métodos científicos de vanguardia –por ejemplo la osteoarqueología, ADN antiguo, isótopos estables o Carbono 14– para generar conocimiento histórico y biológico acerca de los antiguos habitantes de Canarias. Los trabajos de investigación comenzarán en las próximas semanas y se extenderán hasta finales de 2022. La información que generen estos estudios ayudará a investigar cuestiones como la antigüedad del poblamiento de Canarias, las estrategias económicas que utilizó la población aborigen para sobrevivir a lo largo del tiempo y los modos de vida de cada población insular. Se calcula que los primeros pobladores debieron llegar a las Islas alrededor del siglo V antes de Cristo, por lo que durante casi 2.000 años los guanches vivieron de manera aislada.

El equipo multidisciplinar está dirigido por la doctora Rosa Fregel, del Departamento de Genética de la Universidad de La Laguna, y el doctor Jonathan Santana, del Departamento de Ciencias Históricas de La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Cuenta con la ayuda de la Comisión Europea, el Ministerio de Ciencia e Innovación de España y la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias. Los resultados de estos trabajos se publicarán en revistas científicas y medios de comunicación. Asimismo, servirán para la formación de nuevos investigadores en arqueología, antropología y genética de ambas universidades canarias. De hecho, este proyecto contribuirá a fortalecer las tesis doctorales de dos estudiantes de doctorando de la ULL y la Ulpgc.

  • Momias guanches en el extranjero

    Universidad de Cambridge

    La momia del Museo de Arqueología de la Universidad de Cambridge (Inglaterra) es la que reúne mejores condiciones de las que están en el extranjero. Se trata de un varón muerto por respirar carbón en una cueva.

    Universidad de Göttingen

    TApenas se sabe sobre la momia guanche del Instituto de Antropología de la Universidad de Göttingen (Alemania).

    Museo del Hombre, París

    En el Museo del Hombre de París, perteneciente al Museo de Historia Natural, hay entre 5 y 6 momias de aborígenes canarios y cientos de restos óseos.

    Universidad de Montreal

    TEn la Universidad McGill de Montreal (Canadá) hay una momia guanche en muy mal estado

    Boston y Argentina

    THay otras momias de las que se tiene poca información, una en el Museo de Antropología de Boston (EE UU) y otra de Gran Canaria en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata (Argentina).

Rosa Fregel, de la Universidad de La Laguna, resalta que tener acceso al material del Museo de París es «de vital importancia» para los estudios moleculares de los guanches porque «en la mayoría de los casos se corresponden con restos humanos bien conservados que tienen un gran potencial de producir resultados de alta calidad». Además, la doctora del Departamento de Genética indica que el análisis de la colección antropológica de París es «decisivo» para el estudio del conjunto de las Islas, «pero sobre todo para aquellas de las que disponemos de pocos restos humanos en los museos locales, como Lanzarote o Fuerteventura».

Según un artículo de Carmen Ortiz García, del Centro de Investigaciones Científicas (CSIC), dos de las momias guanches que están en París «puede que procedan del barranco de Herques», entre Güímar y Fasnia, lugar donde se sitúa una de las cuevas con más momias de las que se han hallado en Canarias. «Estas dos momias fueron exhibidas en el Jardín de Plantas del Museo de Historia Natural de París», asegura la investigadora, que añade: «En 1772, Antoine Hyacinthe Anne, Conde de Chastenet de Puységur, oficial de marina, interesado por la topografía, la hidrografía y la arqueología, formaba parte de la misión francesa encargada de contrastar la fiabilidad de los relojes de marina en el mar de las Antillas. Durante su recalada en Canarias solicitó permiso al rey de España para explorar las cavernas sepulcrales guanches y extraer momias con destino a las colecciones del Museo de Historia Natural de París».

El ilustrado canario José de Viera y Clavijo, consciente del atractivo de los antiguos habitantes de las Islas para las élites y los centros de investigación europeos en siglos pasados, escribió respecto a estos restos de la capital francesa: «En el Gabinete de Historia Natural del Jardín de París se ven dos momias de guanches. Llevolas de la isla de Tenerife en 1776 el conde de Chastenet de Puységur, oficial comandante de un buque de guerra, y fueron halladas en una cueva del sur de la Isla. Están forradas de pieles. Una de estas momias tiene la cabeza descubierta y sus facciones están desfiguradas, pero los cabellos bien conservados y arraigados. Le faltan los pies, y parece que sus entrañas se habían reducido a polvo, porque se le caen por algunas grietas cuando se mueve». «Es posible que estas dos momias fueran parte de las cinco que tenía el Museo del Hombre de París, procedentes de Tenerife y de las que se tienen pocas noticias», precisa Carmen Ortiz García.

Compartir el artículo

stats