El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, no se ha mostrado partidario este martes de que Tenerife suba a nivel 3 para tratar de controlar los contagios por coronavirus ni dar un "cerrojazo" a la actividad de los restaurantes para evitar más daños económicos.

En una entrevista concedida a 'Cope Canarias' y recogida por Europa Press, ha avanzado que esta tarde mantendrá una reunión con el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, en la que sí le pedirá que se tomen "medidas", que podrían pasar por el cierre de algunos espacios que predisponen a las reuniones en grupo, caso de las áreas recreativas o los parques infantiles, por ejemplo.

Según Martín, la solución pasa por "evitar las reuniones de grupo" y seguir apelando a la responsabilidad social, de ahí que descarte también que se pueda eliminar el uso de la mascarilla al aire libre a partir del 26 de junio, tal y como ha aprobado el Gobierno central.

Así, ha comentado que no se puede volver a "sacrificar" a los negocios de restauración que han logrado sobrevivir con dificultades y con todo, sostiene que las nuevas medidas tampoco van a ser "suficientes" para doblegar la curva dado que la mayor parte de los contagios provienen de las reuniones privadas de amigos y familiares.

Martín ha apuntado también que "no es solo" un problema de jóvenes pues "tampoco están respetando" los mayores de 45 años, y aunque ha admitido que hay que mejorar la capacidad de rastreo en la isla, entiende que "la única línea" que va a funcionar para aminorar los contagios es "vacunar, cuanto más rápido, mejor".