Tras más de dos décadas de lucha incesante de los colectivos afectados, Canarias contará a finales de este año con tres nuevas unidades de Atención Temprana, en Fuerteventura, Tenerife y Gran Canaria. Estos recursos estarán listos para empezar a funcionar a partir del segundo semestre del 2021, y el Gobierno ya está trabajando en la posibilidad de abrir cinco más en fechas próximas para completar la red en todas las Islas y así procurar la posibilidad de que los menores de 6 años de Canarias puedan acceder a este servicio tan necesario para su correcto desarrollo.

Esta acción se encuadra dentro del Plan Integral de Atención Temprana 2019-2023, en el que está prevista la puesta en marcha de una red de once centros en todo el Archipiélago. Dos de ellos funcionan en Tenerife y Gran Canaria desde junio de 2020, con un retraso de varios meses –el personal se contrató en noviembre de 2019– motivado, principalmente, por la pandemia de coronavirus. A partir de la próxima semana se pondrá en funcionamiento la unidad de Fuerteventura con un modelo innovador y participativo y en el segundo semestre del año entrarán en funcionamiento los segundos centros de Gran Canaria y Tenerife. Paralelamente se está organizando la creación de las unidades de La Palma, Lanzarote, El Hierro y La Gomera, con el fin de llegar a nueve unidades en activo –y un recurso de este tipo por isla– en una fecha próxima que aún no se ha entrado a determinar.

Se ha creado una interconsulta específica para derivar a los menores desde Pediatría

Más organización

Respecto a las nuevas unidades de Tenerife y Gran Canaria, en estos momentos se está organizando la selección del personal, que requerirá de un período formativo, la adquisición del material y paralelamente se está analizando los protocolos de actuación para que puedan estar operativas en el segundo semestre de este año. Este tipo de unidades cuentan con psicólogos clínicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, y auxiliares de enfermería, entre otras categorías profesionales.

Pero la ejecución del Plan va más allá de la puesta en marcha de unidades. Canarias también está trabajando en potenciar la coordinación con los recursos sociosanitarios y sanitarios existentes en ambas islas para lograr una atención integral a los pacientes que precisan Atención Temprana. Así, por un lado, se está elaborando un Mapa de Recursos Sociosanitarios de Atención Temprana de las islas capitalinas, con descripción de las funciones que desempeñan cada uno con la finalidad de coordinar las actividades y prestaciones con las Unidades de Atención Temprana. Por otro, se ha creado la Interconsulta específica de derivación desde Pediatría de Atención Primaria a las Unidades de Atención temprana, que incluye factores de riesgo y señales de alerta en niños y niñas (0-6 años) de obligatorio cumplimiento para su derivación.

Este anuncio se ha hecho justo un día antes de que se celebre un día «muy especial» para la Atención Temprana. Y es que el 16 de junio se conmemora el día en el que se presentó en Madrid el Libro Blanco de la Atención Temprana, hace ya 21 años. Se trató, como explican desde la Plataforma por la Atención Temprana y Derechos de la Infancia de Canarias (Patdi Canarias) de un «hito en la historia de la Atención Temprana en nuestro país». En ese momento, Canarias era la única comunidad del Estado Español, junto a Ceuta y Melilla, que no contaba con una Red Pública de Atención Primaria. Y no fue hasta el 2019, casi 20 años después, cuando se puso la primera piedra al aprobarse la Ley de Atención Temprana de Canarias. Tras su aprobación las Consejerías de Políticas Sociales, Educación y Sanidad comenzaron a dar los pasos adelante. Entre ellos, se configuró una comisión técnica con el objetivo era coordinar los protocolos de actuación y de derivación de los pacientes, necesario para la prestación y funcionamiento de esta nuevo servicio.