Un investigador del IPNA será la cara nacional en una alianza para el estudio del ADN

Brent Emerson será el representante español del Comité Científico del Consorcio iBOL

El Día

El Día

España ya es oficialmente miembro del Consorcio International Barcode of Life (iBOL), una alianza de investigación cuyo objetivo es crear una base de datos genético de la biodiversidad mediante la secuenciación de una región de ADN nombrada el código de barras. Brent Emerson, profesor de investigación del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IPNA-CSIC), representará a nuestro país en el Comité Científico del Consorcio iBOL.

La organización inició su actividad en 2008 y siete años más tarde logró completar su primer proyecto, BARCODE 500K, la secuenciación del código de barras genético de 500 mil especies. Desde 2019 está desarrollando un nuevo proyecto denominado BIOSCAN cuya finalización está prevista para 2027 y abarcará 2000 puntos diferentes del planeta. BIOSCAN implicará el escaneo de cien millones de especímenes y gracias a él se espera detectar millones de nuevas especies y estudiar su dinámica. Este proyecto estudiará en torno a la mitad de las ecorregiones del mundo y sentará las bases para la activación de un futuro sistema de biovigilancia planetaria que rastree el cambio biótico. A la creación de este sistema se le sumará finalizar el censo de las especies y construir una «biblioteca de la vida» que conserve fragmentos de ADN de todas ellas.

El grupo de Emerson lleva una década aplicando técnicas genéticas y genómicas para caracterizar y entender la biodiversidad de Canarias. Según Emerson, «las islas del archipiélago representan un caso concreto donde la iniciativa de iBOL aumentaría el descubrimiento de especies nuevas para la ciencia, mejoraría nuestro conocimiento de las que se encuentran en peligro de extinción y ayudaría a luchar contra los efectos del cambio global, como la identificación de nuevas especies invasoras». Emerson considera que el conocimiento científico y las herramientas moleculares de las que dispone el IPNA podrían ser los cimientos de una iniciativa canaria que contribuiría positivamente a la conservación de la biodiversidad isleña.