La Consejería de Sanidad va a presentar al Gobierno de Canarias en el día de hoy una nueva propuesta de medidas para frenar el avance del coronavirus, en las que la hostelería pueda quedar exenta, al menos una hora (23:00), del toque de queda que se imponga al resto de la ciudadanía en las Islas de nivel 3. Tras escuchar al sector en la Mesa de Negociación en diversas ocasiones, la Consejería de Sanidad ha aceptado esta recurrente petición por parte de la hostelería. El sector asegura que el toque de queda está siendo un gran perjuicio para sus negocios, aludiendo a que esta imposición les obliga a perder prácticamente todo el servicio de cena.

Y es que, según el sector, el toque de queda a las 22:00 horas supone para los restaurantes pérdidas de hasta el 30% con respecto a su facturación si se cerrara la vida tan solo una hora después. Si a ello se le suman el descenso de facturación implícito en las limitaciones de aforo, “las pérdidas alcanzan el 60% y hasta el 75%”. Los restauradores consideran que, cuando el Gobierno les permite cerrar a las once o más tarde –como en nivel 2 o 1–, son capaces de “defender el negocio”. Sin embargo el cierre a las diez obliga a muchos dueños de locales a decidir cerrar “de facto” incluso antes, una vez culminan las comidas. “Para dar un buen servicio de cenas deberíamos empezar a las 19:30 horas, pero esa costumbre es más habitual en extranjeros”, insiste Ramón Fariña, presidente de la Asociación de Empresarios de Restauración y Ocio de Tenerife (AERO). “Muchos restauradores han decidido cerrar a mediodía”, señala Fermín Sánchez, presidente de la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías, Restaurantes y Ocio de Las Palmas (Aebcryo), que indica que incluso así, las pérdidas ascienden al 50% de la facturación normal dada la menor afluencia de clientes en comidas y servicio de media mañana, como consecuencia de que gran parte de los empleados –privados y públicos– se encuentran en teletrabajo.

La propuesta, aunque aceptada por la Consejería de Sanidad, aún debe ser aceptada por el resto del Gobierno de Canarias. Para ello, será trasladada al presidente del Gobierno, Ángel Víctor Torres, quien, a su vez, lo trasladará al resto de miembros del Consejo de Gobierno y allí se decidirá que decisión tomar a este respecto.

Repaso a la normativa

En la reunión de consejeros del Gobierno autónomico de hoy también se realizará un repaso general de las medidas actuales para hacer frente a la expansión del coronavirus, en aras de adaptarlas al escenario actual. Así lo adelantó el pasado jueves el portavoz del Gobierno, Julio Pérez, quien señaló que su intención era la de “incorporar algunos resultados de las experiencias y las observaciones que nos hacen llegar los usuarios”. En este sentido, en el día de hoy también se debatirá la posibilidad de permitir que los viajes de ocio entre islas en nivel 3, presentando una prueba diagnóstica negativa, tal y como se estableció durante la Semana Santa. La nueva propuesta de medidas permitirá configurar las restricciones que quedarán vigentes una vez acabe el estado de alarma, el 9 de mayo. Según el presidente de Canarias, Ángel Victor Torres, una vez decaiga el estado de alarma, buscará una fórmula para mantener el control en aeropuertos y puertos. La voluntad del Ejecutivo regional “es preservar al máximo la seguridad sanitaria”, si bien Torres admitió que el control con PCR “está unido al decreto de alarma”.