El Gobierno de Canarias estudia la posibilidad de permitir los viajes turísticos insulares en aquellas islas que se encuentra en nivel 3 de alerta por covid y, por tanto, en cierre perimetral, imponiendo la obligatoriedad de presentar un test negativo en coronavirus. Según informó ayer el portavoz del Ejecutivo autonómico, Julio Pérez, después de la reunión del Consejo de Gobierno, la Consejería de Sanidad ya prepara una revisión general del cuadro de medidas que actualmente se encuentra vigente. “Vamos a hacer un repaso general para incorporar algunos resultados de las experiencias y las observaciones que nos hacen llegar los usuarios. La Consejería ya ha establecido una mesa técnica con los sectores en los que las restricciones tienen una mayor incidencia y habrá reuniones para ir matizando algunas”, anunció el consejero, quien además aseguró que esta acción servirá para ir configurando las determinaciones que se adoptarán, si finalmente el 9 de mayo concluye el estado de alarma. Las previsión de Sanidad pasan por trasladar estas consideraciones a la reunión del Consejo de la próxima semana.

Por lo que respecta a los grados de alerta, hay que señalar que los niveles asignados a cada isla se mantendrán, al menos, una semana más, salvo en Fuerteventura, que desde esta medianoche activó el semáforo ámbar, ante la buena evolución de sus indicadores epidemiológicos. “Solo cambia de nivel Fuerteventura –que pasa del 3 al 2– y en Gran Canaria y en Tenerife sigue habiendo algunos datos preocupantes. Hay una línea que no logramos que tienda a la verticalidad y, a pesar de algunos días parece que se produce una mejoría, luego se recupera el número de contagios”, precisó Pérez.

Incidencia

En este sentido, el portavoz hizo referencia a los cambios que se han producido en la incidencia acumulada a siete días en ambas islas, teniendo en cuenta los informes del 31 de marzo y el 13 de abril. En este espacio temporal, Tenerife pasó de reunir 59,4 casos por cada 100.000 habitantes, a 82,5 sobre el mismo número poblacional, mientras que Gran Canaria pasó de registrar 74,5 cuadros clínicos por cada 100.000 personas, a aunar 74,9. “Por lo tanto, hemos decidido mantener a las islas en los niveles actuales hasta que las circunstancias permitan adoptar alguna medida diferente”, advirtió.

Sobre la mesa también estuvo la campaña de vacunación, una actividad que ya ha empezado a reflejar sus buenos efectos en la curva de contagios del Archipiélago. “Visiblemente, se producen menos contagios en el grupo 1 –usuarios de residencias y personal que trabaja en estos espacios–, lo que nos parece muy relevante porque es una señal de que la vacuna está causando efectos positivos”, subrayó Pérez.

De hecho, la Consejería confirmó este jueves que, hasta la fecha, no hay constancia de que haya casos de coronavirus entre los integrantes que componen este colectivo, que ya se encuentra inoculado al 100% con las dos dosis que contempla la pauta.

“Esta esperanza fundamentada nos permite suponer que en los siguientes grupos de vacunación podría producirse el mismo efecto positivo”. añadió el portavoz del Ejecutivo canario.

La reanudación en el ritmo de suministros de los sueros fue otro de los aspectos tratados en la jornada. “Hemos tenido sobresaltos con los ritmos de AstraZeneca y se van a compensar con un incremento de las vacunas de Pfizer que ya ha empezado a notarse”, apuntó. “Estamos vacunando a alrededor de 16.000 y 17.000 personas cada día”, prosiguió el consejero, “y el Servicio Canario de Salud sigue manteniendo que si se nos suministran vacunas suficientes podemos llegar a las 30.00 diarias”.

Sobre este aspecto, el líder del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, señaló, durante su comparecencia posterior, que el objetivo de tener inmunizada al 70% de la población antes de que finalice agosto sigue en pie. “Ya se han abierto espacios de vacunación masiva y se abrirán otros en los próximos días, por lo que sabiendo que se tienen que mantener los suministros, seguimos con el objetivo de llegar en agosto al 70% de la población”.

Hasta el miércoles, se habían administrado en el Archipiélago 438.858 dosis de alguna de las tres vacunas contra el Covid-19 –Pfizer, Moderna y AstraZeneca–, de las 512.410 recibidas hasta el momento, lo que representa el 85,6% del total. Teniendo en cuenta los datos de esa jornada, que son los últimos que maneja el departamento del Gobierno autonómico, Canarias ya cuenta con 119.987 personas inmunizadas con las dos dosis de los compuestos, lo que se traduce en el 6,41% de la población diana (1.871.033 personas).