La Consejería de Sanidad firmó ayer, junto a los representantes sindicales, la autorización definitiva al concurso de traslados de la Oferta Pública de Empleo 2018. Lo hizo después de que miembros de los principales sindicatos de la Mesa Sectorial (CCOO, UGT y CemSatse) se manifestaran a las puertas de la sede de la Administración sanitaria al mismo tiempo en Tenerife y Gran Canaria. Se trata de un trámite con el que se continúa el proceso de la OPE 2018 a pesar de que existe una resolución judicial que, por el momento, ha anulado la totalidad de la convocatoria.

Los sindicatos recordaron que el concurso de traslados se firmó en 2018 y que en 2019 se procedió a publicar la lista provisional. La covid-19 paralizó los plazos administrativos para presentar reclamaciones durante un tiempo, pero a día de hoy, dos años después, aún no se ha procedido a llevarlo a cabo, lo que ha generado malestar entre algunos sindicatos. Concretamente, Intersindical Canaria llegó a amenazar con movilizaciones si no se ponía en marcha esta reestructuración de manera inmediata. “Esto supone una merma para el propio trabajador y era de justicia llevarlo a cabo”, señaló el secretario general de la federación de servicios públicos de la UGT, Francisco Bautista, que se congratuló por el acuerdo al que se llegó en el día de ayer.