Los cultivos pueden regarse con una mezca de agua dulve y desalada. Así lo ha arrojado las conclusiones de un reciente estudio de investigación realizado entre la Universidad de La Laguna (ULL) y el grupo de investigación Ingemar I+D+I, que de mostraron que los cultivos de banano regados con esta mezcla mantuvieron sus nutrientes y no sufrieron daños por iones de sal o toxicidad.

Además, las plantas pueden tolerar concentraciones más altas de estos elementos y un suministro importante de otros micronutrientes esenciales. Los resultados obtenidos sugieren que regar los cultivos con una combinación de agua dulce y desalada es una buena estrategia para responder a los altos requerimientos hídricos, al menos en las condiciones experimentales probadas.

Esta estrategia podría ser de gran ayuda en regiones áridas, así como en otras zonas donde las precipitaciones son estacionales y escasas, como el Mediterráneo o Canarias. Este estudio se realizó entre el director del Departamento de Ciencias y Técnicas de la Navegación de la ULL, y del grupo de investigación Ingemar I+D+I, Isidro Padrón, estudia la mezcla de aguas de desaladora y pozos para la producción de plataneras en el valle del Golfo, en El Hierro.