CCOO, Satse y UGT instarán a los trabajadores del Servicio Canario de la Salud (SCS) a movilizarse tras la anulación de la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2018 por un fallo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). “Queremos movilizar el Servicio Canario de la Salud, queremos que los trabajadores muestren su descontento con su presencia física y su participación; pacífica y ordenadamente, cumpliendo las medidas de protección anticovid, pero garantizando que la voz de los afectados se haga notar de un extremo de Canarias al otro”, señalan en un comunicado los sindicatos convocantes. 

Se trata de una de las acciones dirigidas “a revertir la situación y devolver a los trabajadores los derechos que ahora se ven amenazados por una mala comprensión de los procesos selectivos en la sanidad pública canaria”, explican los sindicatos. Y es que, además de esta acción, CCOO, UGT y Satse han presentado propuestas ante la Dirección del Servicio destinadas a parar la anulación en el orden judicial o a sortearla en el orden administrativo si en el juzgado se nos cerraran las puertas.

Te puede interesar:

Asimismo, han puesto a disposición de los miles de afectados los servicios de sus correspondientes gabinetes jurídicos. “Si los sindicatos como tales no podemos personarnos en la causa por carecer de la condición de interesados en el proceso, al menos que los compañeros puedan hacerlo con nuestro aval y experiencia en estas situaciones”, remarcan. Pero los sindicatos no quieren quedarse ahí porque “pensamos que es necesario exteriorizar la rabia y la indignación para así romper el sentimiento de impotencia y derrota que nos ha sacudido, y, también, para hacer visible a cualquier observador externo que los trabajadores del SCS no están dispuestos a conformarse con recibir palos a cambio de su entrega y sacrificio”. 

En los próximos días se anunciará el calendario definitivo de movilizaciones. “Así cerraríamos el triplete de contestación a la enorme agresión que estamos sufriendo, haciéndolo tanto ante los juzgados, como ante la propia Administración pero, también, expresando nuestro malestar en la calle”, concluyen.