“Este año no toca, no tiremos por la borda el trabajo realizado para controlar los efectos devastadores del Covid-19 o celebremos el 8 de marzo con cautela”. Esos son los mensajes de contención que se han enviado en las últimas horas para evitar riesgos mayores. Eso sí, también se ha llamado a tomar las calles del Archipiélago por parte de la Plataforma Feminista 8M. En medio de estos dos polos opuestos se posiciona el Día Internacional de la Mujer, que ayer por la tarde propició que el Parlamento de Canarias se tiñera de malva.

La lista de actos convocados en las ocho islas es interminable, pero la norma general apunta a eventos con aforos reducidos, concentrados en las lecturas de manifiestos o discursos institucionales en los que la palabra igualdad aparecerá en múltiples oportunidades. Ángel Víctor Torres, presidente regional, participará en una referencia oficial de pequeño formato.

Frente a las conductas más convervadoras, acordes con los tiempos de pandemia que vivimos, se sitúan los llamamientos de la Plataforma Feminista 8M, que anuncia movilizaciones masivas en el Centro Cultural de Los Cristianos (10:00 horas), en la plaza de Los Olivos de Adeje (17:00 horas), en torno al monumento a La Pescadora de Puerto de la Cruz (17:30 horas) y en el casco histórico de La Laguna (19:00 horas).

Ese es el dilema que se vivirá en el transcurso de una jornadas que no perderán su esencia reivindicativa. Gustavo Matos, presidente del Parlamento de Canarias, ha incidido en las últimas horas en la idea de alcanzar la igualdad real, que se elimine cualquier obstáculo o discriminación en materia de derechos y se haga de la educación una “herramienta clave”.

En la agenda de Matos está anotado un encuentro con José Antonio López, delegado de la ONCE en Canarias, que servirá para presentar un cupón de la entidad dedicado al Día Internacional de la Mujer: cuatro mujeres discapacitadas de la Fundación Cermi leerán un manifiesto que reclamará un trato igualitario en el que también tendrán un espacio sus limitaciones físicas.

A pesar de la mala experiencia del año pasado –el número de positivos se disparó después de las concentraciones nacionales del 8 de marzo–, los mensajes de cautela que ha enviado la ministra de Sanidad, la grancanaria Carolina Darias, y cada una de las recomendaciones que se están difundiendo desde la pasada semana, la Plataforma Feminista 8M quiere celebrar en las calles de Tenerife, La Palma, Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote una fecha que estará condicionada por los efectos de un virus que en las últimas horas ha experimentado algunos repuntes, en forma de positivos, en determinados núcleos poblacionales de Canarias.