Una de cal y otra de arena. Este jueves, 4 de marzo, Canarias, merced al alto número de casos cerrados por alta médica, ha hecho retroceder la cifra de casos activos por Covid-19 por debajo de los 5.000, algo que no sucedía desde el pasado 12 de diciembre. Por el contrario, uno de los indicadores que más peso tiene a la hora de hacer balance de la situación epidemiológica en las Islas como lo es la capacidad asistencial, ha sufrido un considerable incremento.

Y es que un total de 16 pacientes han precisado de ingreso en los hospitales canarios; 14 de ellos se suman a los 283 que ya ocupaban cama en planta, dos han internado en UCI. La cifra preocupa después de unos días en los que se oteaba un crecimiento más tenue.

En lo que a nuevos casos se refiere, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha notificado este jueves un total de 172 positivos, 77 de los cuales han sido diagnosticados en Tenerife, que supera en 11 unidades a Gran Canaria. El resto de casos se reparten de la siguiente manera: 12 en Fuerteventura, ocho en Lanzarote, cinco en La Palma, tres en El Hierro y uno en La Gomera.

Sin embargo, los casos cerrados por alta médica casi doblan a las nuevas detecciones del patógeno. Y es que 324 han superado la enfermedad (35.896 en la serie histórica), lo que hace que los activos se hayan recortado en 153, con lo que Canarias consigue bajar a 4.877 activos y quedarse por debajo de la barrera de los cinco millares; algo que no había sucedido desde el pasado 12 de diciembre.

Por islas, las personas que padecen la SARS-CoV2 se dividen de la siguiente manera: 2.305 en Gran Canaria, 2.187 en Tenerife, 217 en Fuerteventura, 110 en Lanzarote, 36 en La Palma, 15 en El Hierro y 7 en La Gomera.

Mientras, se ha registrado un nuevo deceso en Las Palmas de Gran Canaria (602 en las 60 semanas que van de pandemia). La capital de la isla redonda suma cinco fallecimientos de pacientes con Covid-19 en su historial clínico en apenas 48 horas.