Un total de 1.259 sanitarios de las Islas se han infectado de coronavirus desde que comenzó la pandemia. De ellos, según los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad, 18 lo han hecho esta última semana y ascienden a 36 si se da parte de lo ocurrido desde hace 15 días. Esto significa que desde que empezó la pandemia se ha infectado aproximadamente el 4% del personal sanitario –que asciende a unos 30.000 en toda Canarias –. Por otra parte, este número supone el 3% de todos los contagios que se han producido en Canarias, lo que denota el cambio de tendencia que se ha producido desde el confinamiento hasta el momento. Cabe recordar que durante el primer estado de alarma, los contagios a sanitarios representaban el 25% del total.

Canarias es así la segunda comunidad autónoma con menos contagios en este colectivo. Una marca que tan solo ha mejorado País Vasco, con 341. Al contar con las ciudades autónomas también se encuentra por debajo Melilla (366) y Ceuta (100).

El virus repunta en Canarias.

En el día de ayer todas las islas –a excepción de Lanzarote– manifestaron un repunte del virus. Destacan los casos de Gran Canaria (87 casos más ayer y un crecimiento del 10% semanal), Tenerife (76 casos y una variación del 16% semanal) y Fuerteventura (23 casos y un crecimiento del 68%). En el resto de islas ha habido un incremento relativo como es el caso de La Palma (9 casos más) o La Gomera, que sumó 3 casos tras 12 días sin diagnosticar nuevos. Lanzarote mantiene su reducción con 14 casos nuevos y El Hierro no suma nuevos casos.

Normas para Semana Santa.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, pidió normas de carácter estatal para evitar los contagios en Semana Santa. Torres, en declaraciones a los medios de comunicación, admitió su preocupación en relación a este periodo vacacional, pues siempre que hay un periodo de descanso, como sucedió en verano o navidades, se encienden las alarmas. El presidente, que apeló a la responsabilidad de todos, afirmó que en el día a día, cuando están abiertos los colegios y los ciudadanos trabajan, hay un mayor control que en periodo de vacaciones, cuando las familias pueden disfrutar de mayor tiempo de ocio “mañana, tarde y noche”. “Nos preocupa la Semana Santa y ante ello deben establecerse normas de carácter estatal y apelar a la responsabilidad de todos”, aseveró, al tiempo que ha pedido que no se adelante el verano.

Dudas sobre AstraZeneca.

El suministro de vacunas continúa supeditado a las vicisitudes de las empresas farmacéuticas y el Archipiélago tiene los mismos problemas que “Viena o Bruselas”. La última en generar dudas es la de reciente incorporación, la de AstraZeneca. Su máximo responsable, en el Parlamento Europeo, “ha dejado deslizar dudas”, según el consejero de Sanidad canario, Blas Trujillo, de si podrá cumplir con los compromisos en el segundo semestre del año. Durante la comisión parlamentaria de sanidad celebrada ayer, Trujillo respondió a preguntas del diputado del grupo Nacionalista (CC-PNC-AHI), Oswaldo Betancort, en las que insistió en que no hay un problema de capacidad de vacunación en Canarias. Las vacunas ni siquiera las compra el Gobierno español sino la Unión Europea y “como saben” la UE tiene un “problema serio” con el ritmo de suministro por parte de las tres empresas farmacéuticas que las administran, y a las que en breve se espera que se una cuarta y de una dosis. Es posible que entre el 8 y el 12 de marzo se autorice la vacuna de Jannsen, que tiene un 86% de validación con respecto a casos graves, un 82% en leves y una validación de hasta el 64% con respecto a la cepa africana. El consejero afirmó en la sede parlamentaria que en un plazo de entre 6 y 9 meses habrá más dosis tanto de Moderna como de Pfizer, y en el caso de esta segunda mejorará el traslado, al poderse mantener a mayor temperatura.

Los trasplantes no paran.

Pese al frenazo de la actividad asistencial de casi tres meses provocado por el confinamiento de la población y el primer estado de alarma, los trasplantes en Canarias no se han parado, de hecho, aumentaron durante el año 2020. A cierre de ejercicio se habían realizado 196 trasplantes, lo que supone un 7,1% más que en épocas anteriores. De ellos, 147 fueron trasplantes de riñón, 31 de hígado, 15 de corazón y tres de páncreas, lo que, a ojos del consejero de Sanidad, pone en valor “el gran trabajo realizado por los profesionales”. La tasa de donantes en las Islas asciende así a 51,6 por millón de población, lo que ha permitido al Archipiélago mantener su liderazgo en España, donde la media se encuentra en 37,4 donantes por millón de población.

Se necesita sangre.

El Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia (ICHH), recordó la importancia de donar sangre con regularidad para garantizar el abastecimiento y la demanda de los centros hospitalarios. Canarias necesita donaciones regulares de todos los grupos sanguíneos, pero especialmente de A+ y O+, que son los más frecuentes entre la población y, por tanto, los más demandados para tratamientos e intervenciones quirúrgicas, tanto en la actividad rutinaria programada como en la atención de emergencias en los centros hospitalarios.

300 denuncias graves.

La dirección de Salud Pública ha tramitado un total de 307 denuncias graves en el Archipiélago de las que 163 se han producido en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, de los que 119 aún tienen el expediente abierto, y otras 144 en Las Palmas de Gran Canaria, de las que 127 continúan abiertos. Como recordó el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, “no es lo mismo un expediente de infracción leve – que se resuelve con mayor celeridad– que uno grave, por hacer un evento por ejemplo, donde hay reclamaciones y alegaciones”. En total, entre leves y graves, el número de denuncias que han llegado a Salud Pública ascienden a 11.303, sas Palmas de Gran Canaria la provincia en la que se ha recibido un número mayor: 7.888. “Quienes nos pongan en riesgo nos van a tener enfrente”, afirmó el consejero , que no dudó en “darle las gracias a la gran mayoría de la población por cumplir de una manera ejemplar”.