La calima y el ambiente primaveral de estos días en las Islas será solo un paréntesis antes de la vuelta del frío, las bajas temperaturas e, incluso, el granizo o las nevadas en las cumbres. Febrero cumple, una vez más, con su característica de estar un poco loco en cuanto al tiempo y ahora se anuncia otro cambio radical en la climatología, Así lo confirman desde la propia Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) con las habituales prevenciones de lo que a día de hoy no dejan de ser más que modelos y previsiones.

La calima y el calor, acompañados de episodios puntuales de fuerte viento, son los fenómenos meteorológicos protagonistas en este inicio de la semana, pero, en palabras de David Suárez, delegado de la AEMET en Canarias, “esta situación originada por el polvo en suspensión que trae el viento del este desde el continente africano durará en principio hasta el jueves, aunque ya antes se notará el ligero descenso de las temperaturas y la acción de fenómenos como el viento”.

Suárez detalla: “A partir sobre todo del viernes se apreciará el cambio con la llegada de un frente polar, sensación que aumentará durante el fin de semana a consecuencia de la influencia del aire del norte a niveles bajos de la atmósfera hasta que el domingo alcance su máxima expresión este giro meteorológico con la que va a ser una nueva vaguada atlántica sobre Canarias”. Sus consecuencias serán “tiempo invernal con la posibilidad de lluvias fuertes, granizo en medianías y nevadas copiosas en las cumbres de las Islas de mayor relieve” apunta Suárez.

El representante de la AEMET en el Archipiélago valora como dentro de la normalidad de este mes “una semana que ha empezado con una especie de veranillo y la influencia directa de la calima y va a terminar con lluvia y tiempo plenamente invernal”. Aclara Suárez que “la calima se irá trasladado mañana (por hoy) desde las Islas orientales a las occidentales” para seguir una orientación de este a oeste. Subraya Suárez que “será el fenómeno predominante en Canarias hasta la tarde del miércoles (mañana)”. Asimismo, siempre de acuerdo con los distintos modelos de predicción, luego las lluvias podrían ser locamente fuertes e intensas en la vertiente norte de las Islas de mayor relieve de la provincia occidental. Este sistema de bajas presiones propiciaría la formación de tormentas con probables granizadas en medianías e, incluso, de manera excepcional, en zonas de costa.

Ayer lunes y hoy martes Canarias ha estado en aviso amarillo por la calima y las rachas de viento con la entrada de aire africano en tres momentos de distinta intensidad: el lunes, mañana y en menor proporción el jueves. A partir de mañana todo puede cambiar hasta derivar en el tercer episodio importante de tiempo plenamente invernal en lo que va de año.

En la segunda semana de enero Filomena, el nombre con el que pasa a la historia esa borrasca, toca Canarias y deja lluvia, nieve y mucho frío. Las imágenes de las cumbres nevadas vuelven a llenar las redes sociales por infrecuentes.

Casi un mes después, en la segunda semana de febrero, una vaguada atlántica origina el segundo momento de pleno invierno en este año. Un chorro de aire polar, intenso y muy ondulado, con un ramal que desciende hacia latitudes sureñas como las de Canarias deja consecuencias en las Islas. Está a unos pocos días de repetirse la tercera gran nevada de 2021. Ojalá se cumpla aquello de año de nieves, año de bienes.

Polvo en suspensión, pero menos intenso que en 2020

El fenómeno del polvo en suspensión de estos primeros días de la semana poco tiene que ver con la intensidad del que afectó a Canarias en febrero de 2020 y coincidió con el Carnaval. Entonces los datos, tanto de presencia del polvo en la atmósfera como de la falta de visibilidad, fueron “nunca vistos en cuarenta años o más”, según valora David Suárez desde la Aemet. Sentencia que “se trata del episodio de calima más intenso de los que tenemos datos históricos”. Además, explica que “hemos estudiado y estamos estudiando lo ocurrido entonces para delimitar conclusiones que nos valgan en el análisis de fenómenos similares que puedan volver a pasar”. Respecto a esta semana apunta que “el fenómeno se da en zonas bajas y eso lo hace más visible en la percepción de la gente pero en absoluto es excepcional”. La calima acompaña siempre a los canarios pero la del año pasado oscurece, nunca mejor dicho, cualquier perspectiva histórica.