Tenerife vuelve a “respirar”, la Isla recibirá hoy una bocanada de aire fresco con el pase al nivel dos tras agotar unas fechas navideñas que estuvieron marcadas por las restricciones. Ahora, las situaciones más complicadas derivadas por la evolución del Covid-19 se trasladan a la provincia oriental, concretamente, a Gran Canaria y Lanzarote. Pese a la mejoría anunciada el sábado por el Gobierno de Canarias no hay que bajar la guardia. El virus continúa muy activo.

La semana comienza con Tenerife en el nivel 2 en el semáforo de restricciones diseñado por el Gobierno de Canarias para contrarrestar la expansión del Covid-19. Con este avance, anunciado el pasado sábado, la Isla recupera un pulso que se vio alterado durante un mes por las medidas de contención anunciadas por Ángel Víctor Torres, presidente del ejecutivo regional, antes del arranque de las pasadas Navidades. Ya no existen las limitaciones a la hora de entrar o salir de Tenerife.

Ahora, las mayores dificultades se han trasladado a Gran Canaria y Lanzarote. Eso no quiere decir que la batalla al virus se haya ganado, pero el tejido empresarial tinerfeño recibe como agua de mayo la batería de medidas que a partir de hoy son de obligado cumplimiento. El toque de queda se mantiene, pero la hora que se gana con respecto a la situación en la que nos encontrábamos ayer es oro puro para los emprendedores.

Los que aún resisten las embestidas de la pandemia tienen argumentos para ver el futuro con algo más de optimismo: hoy la orden de todos en casa vuelve a estar fijada entre las 23:00 y 06:00 horas. En los casos de las islas de Gran Canaria y Lanzarote este periodo se adelantará a las diez de la noche. Además de esta pequeña licencia horaria, hoy vuelve a estar permitido el uso de las zonas interiores a los clientes de cafeterías y restaurantes, es decir, que van a ir desapareciendo los espacios que los municipios como Santa Cruz y La Laguna ganaron al asfalto para tratar de rebajar las pérdidas en plena campaña de Navidad. Estos establecimientos deben estar cerrados antes del toque de queda y el límite establecido por mesas se fijó en cuatro comensales. El reparto de comida a domicilio o la recogida de encargos en los establecimientos, una de las principales fuentes de ingresos en los días más duros, no sufrirá cambios en relación a los protocolos que ya se tomaban cuando estábamos en el nivel 3.

Visitas hospitalarias

Aunque todas deben estar controladas por un supervisor, hoy se reanudan las visitas a los hospitales y a los centros sociosanitarios tinerfeños, algo que estuvo prohibido en los dos periodos en los que Torres advirtió que la Isla seguía en el nivel 3, es decir, en el indicador rojo del semáforo. Los encuentros, eso sí, seguirán limitados a cuatro personas, salvo que se traten de convivientes.

Al margen de las mejoras que se establecen en la movilidad, lo que sí se mantiene es la cuota del 50% de capacidad en el transporte público –esta medida seguirá siendo supervisada a la hora de acceder a una guagua o el tranvía– y los aforos limitados a la hora de organizar un espectáculo de perfil cultural.

Uno de los principales cambios, por último, es la reapertura de los gimnasios –fue uno de los sectores que más se movilizaron por las prohibiciones dictadas en el nivel 3– y la actividad física de grupos de hasta cuatro personas, siempre y cuando se pueda mantener una distancia de seguridad no inferior a los dos metros. Con estas perspectivas se afrontará el tramo final del mes de enero en Tenerife, a la espera de la evolución del virus.

Gran Canaria, bajo vigilancia

Comienzan dos semanas cruciales para controlar el avance de la pandemia en Gran Canaria y poner freno a la progresión negativa de los datos epidemiológicos. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, afirmó que los próximos 14 días son “claves” en las Islas que están en nivel 3 de alerta por coronavirus (Gran Canaria y Lanzarote), así como en Fuerteventura, que subió la semana pasada a nivel 2 para aminorar el ritmo de infecciones por Covid-19. En una publicación realizada ayer en su perfil oficial de Twitter, el máximo dirigente del Ejecutivo regional señaló que en el caso de Gran Canaria “se hace preciso un esfuerzo con más restricciones para frenar la tendencia” e hizo un llamamiento al compromiso individual y colectivo. “Siendo así, la tendencia mejorará”, matizó. Torres insistió en que en Lanzarote –en nivel 3 desde el pasado jueves– y Fuerteventura “los próximos 14 días son claves para ir a menos casos por día y de manera continuada”.