Canarias debería vacunar ocho veces más de lo que lo está haciendo en estos momentos para conseguir un verano libre de Covid. Para lograr este ambicioso objetivo –que se puso sobre la mesa en los albores de la preparación de la campaña de vacunación en España, pero que no es la meta actual–, el Archipiélago debería pasar de las 2.200 dosis diarias que está suministrando a la población en estos momentos a unas 16.467 dosis al día, tal y como queda reflejado en un informe publicado por la asesoría Corporación 5.

Según este documento, titulado Análisis de la evolución de la vacunación contra la Covid-19 en Canarias, ante el ritmo actual de vacunación –que está muy supeditado a la complejidad de manejo de la población en residencias – “se tardarían aproximadamente tres años y medio en vacunar al 70% de la población”. Esto quiere decir que no se podría lograr la inmunidad de grupo hasta al menos mayo de 2024 de perpetuarse esta senda. No obstante, el informe advierte de que es probable que, tal y como está planificada la estrategia de vacunación, “a medida de que se logre cubrir los grupos prioritarios y se dispongan de más vacunas, será posible cambiar el modelo de administración de la vacuna”, y con ello aumentar el ritmo de vacunación.

Así también lo estima la propia Consejería de Sanidad, que advierte de que estos datos no pueden extrapolarse al ritmo de vacunación que se adquiera en el futuro dado que “cada grupo de población requiere un ritmo de administración de la vacuna diferente”. Por lo tanto, la velocidad de vacunación actual “no es comparable” con la que se pueda adquirir en próximos meses.

Se cifra en 1,5 millones de canarios las personas necesarias para lograr una inmunidad de rebaño en las Islas, es decir, el número de personas que representan el 70% de la población. Siendo necesarias al menos dos dosis tanto para la vacuna de Pfizer como la de Moderna y AstraZeneca/Oxford, esto significa que, para tener un verano más tranquilo se tendrían que administrar al menos tres millones de vacunas. Hasta el momento en que se cerró el análisis, el pasado 8 de enero, se habían suministrado 9.572 vacunas a la población, aunque son datos acotados solo a la parte más vulnerable de la sociedad.

El informe insiste en que es necesario tomar medidas para agilizar el ritmo de vacunación, o por lo menos, ir estudiando la viabilidad de las mismas. Entre las recomendaciones que realiza, Corporación 5 considera que es necesario que la vacunación sea ininterrumpida, también domingos y festivos porque, de lo contrario, “el número de dosis diarias objetivo se vería incrementado sustancialmente”.

Amós García Rojas, vacunado contra la Covid-19 El Día

Asimismo, estima de “vital” importancia el incrementar los turnos de vacunación, para que siempre haya personal vacunando. “Si se quiere lograr el objetivo de la inmunidad de grupo en verano de 2021, no se puede limitar la actividad de vacunación a solo 8 horas al día, aunque sean domingos y festivos. En estos momentos, según la Consejería de Sanidad, se está vacunando todos los días, incluso los festivos, desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche. Horario que se ampliará estos días hasta las 10 de la noche. Para poder responder a estas necesidades, el informe sugiere además que se amplíe el personal encargado del suministro de vacunas, “apoyándose en la sanidad privada y en las bolsas de empleo”, aunque sin desestimar “la capacidad de las Fuerzas Armadas, estudiantes de medicina de último año, enfermeros y doctores jubilados o extranjeros con el título pendiente de convalidar”. En estos momentos, el Archipiélago cuenta con 655 enfermeros formados para el suministro de vacunas que se convertirán en “formador de formadores” dado que también tendrán el papel de profesores de sus compañeros. Una vez se haya formado a cerca de 1.000 enfermeras. según Sanidad, “Canarias no tendrá dificultad para la administración de la misma”.