Un total de 3.004 personas han fallecido en las listas de espera de la dependencia en Canarias en lo que va de año, de las que 924 eran dependientes con derecho, mientras que 2.080 canarios estaban pendientes de valorar, según los datos ofrecidos por la asociación estatal de directores y gerentes en servicios sociales.

En el conjunto nacional, murieron en noviembre 4.339 personas que estaban en las listas de espera de la dependencia, lo que eleva a 51.540 fallecidos en lo que va de año, de las cuales 31.976 fueron dependientes con derecho y 19.564 pendientes de valorar.

La asociación, con los números de los primeros once meses del año en la mano, estima que cada nueve minutos fallece una personas “en el laberinto burocrático de la ley” y alerta de que se “se está abandonando sin atenciones a las 381.115 personas que permanecen a la espera de la ley de dependencia”.

Por comunidades autónomas, Cataluña fue la que más fallecidos en lista de espera registró hasta noviembre, con un total de 13.134, seguida de Andalucía (10.994) y Madrid (5.049).

A su vez, la tasa de dependientes fallecidos en residencia fue de 219 por cada 1.000. Por comunidades, las mayores se registraron en Madrid (307), Castilla La Mancha (281) y Cataluña (259). En el mes de octubre, las CCAA con una mayor tasa de personas fallecidas con prestación en residencia por cada 1.000 fueron la Comunidad Foral de Navarra (24,5 personas beneficiarias con prestación en residencia fallecidas de cada 1.000 en septiembre), Andalucía (24,2) y la Región de Murcia (23,9).

Según el último MoMo elaborado por el Ministerio de Derechos Sociales, este año un total de 227.090 personas fallecieron con solicitud de dependencia, lo que supone un exceso de mortalidad de 39.160 personas en el Sistema de Atención a la Dependencia (SAAD) que afecta al 2,3% del total de solicitantes.

Los datos revelan que el 82% de los fallecidos tenía más de 80 años (35.179 personas), mientras que el 37% se produjo en personas con grado III.

El informe elaborado por el Ministerio de Derechos Sociales observa “un impacto bastante elevado en la mortalidad excesiva en personas atendidas en residencia”, hasta 51.204 entre enero y noviembre, con un exceso de fallecimiento de 21.513 personas, el 8,6% del total de personas dependientes atendidas en centros de mayores.

En España, entre enero y noviembre, 41,494 dependientes fallecieron con prestación de atención residencial. De marzo a junio –meses marcados por la pandemia– el número de dependientes fallecidos en residencias fue de 22.095, lo que supone un incremento de 10.702 con respecto al mismo periodo del año anterior, con un exceso en la tasa de mortalidad del 94%. Entre julio y noviembre, el exceso de dicha tasa fue del 6% con 708 fallecidos más que en el mismo periodo del año pasado.

Los datos del MoMo recoge que en octubre el comportamiento fue contrario al resto del año, ya que el exceso de mortalidad en personas con atención en residencia fue inferior en apoyo domiciliario. Entre personas dependientes con servicios de proximidad (ayuda a domicilio o centro de día) los fallecidos en exceso en lo que va de año fueron 10.497 personas.

El impacto del Covid-19

La asociación estatal de directores y gerentes en servicios sociales inciden en que el impacto del Covid-19 en el Sistema de atención a la Dependencia “ha sido catastrófico”, retrocediendo en los indicadores importantes y “generando mucho dolor, sufrimiento y muerte a miles de personas en situación de dependencia y sus familias”. En este contexto, las tasas de variación a 30 de noviembre respecto a los datos anteriores al estado de alarma fueron todas negativas. Así, hubo 34.412 personas con derecho a prestación pendientes de recibirla menos (-12,8%); se redujo en 34.412 personas beneficiarias con derecho menos (-2,6%); hubo 46.446 solicitudes menos (-2,4%); 39.861 resoluciones menos (-2,3%) y 1.670 personas beneficiaras con prestación menos (-0,1%). En Canarias creció un 8,1% el número de beneficiarios (1.888 más) con prestación respecto a noviembre de 2019.

Dependencia en cifras

Total: 381.115 personas en espera

Según el Observatorio Estatal para la Dependencia de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, hay ya 381.115 personas a la espera de la ley de dependencia a las que se está “abandonando sin atenciones”.

Edad: Más de 80 años

El 82% de los fallecidos tenía más de 80 años (35.179 personas) y que la tasa de dependientes fallecidos en residencia fue de 219 por cada 1.000. Las mayores tasas del año se registraron en Madrid (307), Castilla La Mancha (281) y Cataluña (259).

Prestaciones: Un 8,1% más en Canarias

Las comunidades autónomas donde más han aumentado las personas beneficiarias con prestación han sido la C. Valenciana (15,0%, con 13.008 personas más), el Principado de Asturias (13,8%, con 2.924 personas más), Illes Balears (11,0% interanual, con 2.268 personas beneficiarias con prestación más) y Canarias (8,1% interanual, con 1.888 personas más).

La Rioja: Menos beneficiarios

Las autonomías donde más han disminuido las personas beneficiarias con prestación han sido La Rioja (-7,2% interanual, con 591 personas menos), Madrid (-7,0% interanual, con 10.063 personas beneficiarias con prestación menos) y Cataluña (-4,6% interanual, con 7.484 menos).

Con atención residencial: 41.494 fallecidos

Entre enero y noviembre, 41,494 dependientes fallecieron con prestación de atención residencial. De marzo a junio el número de dependientes fallecidos en residencias fue de 22.095, lo que supone un incremento de 10.702 con respecto al mismo periodo del año anterior, con un exceso en la tasa de mortalidad del 94%. Entre julio y noviembre, el exceso de dicha tasa fue del 6% con 708 fallecidos más que en el mismo periodo de 2019.

Exceso de mortalidad: 39.160 decesos

Este año un total de 227.090 personas fallecieron con solicitud de dependencia, lo que supone un exceso de mortalidad de 39.160 personas.