El Consejo de Gobierno de Canarias aprobó este jueves medidas para controlar la pandemia de coronavirus en Navidades, entre las que el portavoz Julio Pérez destacó los controles para residentes (especialmente estudiantes) que regresen a las Islas por las fiestas, y que tendrán que pasar, o bien PCR o bien test de antígenos.

Asimismo se establece un toque de queda nocturno en Canarias del 23 de diciembre al 10 de enero, al restringirse la libertad de circulación desde las 1.00 a las 6.00 horas (el toque de queda empieza algo más tarde, a las 1.30, en Nochebuena y Nochevieja). Así lo anuncio el consejero de Sanidad, Blas Trujillo.

De esta restricción estarán exentos determinadas actividades, como el cuidado a menores o mayores, causas de fuerza mayor, situaciones de necesidad o actividades similares debidamente acreditadas.

Reuniones y comidas

El Gobierno de Canarias ha fijado en seis personas el número máximo para reuniones y comidas en fechas navideñas, salvo los días 24, 25 y 31 de diciembre y del 1 y 6 de enero, cuando se podrá llegar a 10 asistentes si la situación epidemiológica de cada isla lo permite.

Según recoge el acuerdo aprobado este jueves por el Consejo de Gobierno, el número máximo de personas en encuentros sociales y familiares que tengan lugar en espacios de uso público y privado, cerrados o al aire libre, se limitará a seis personas, salvo en el caso de que sean convivientes, entendiéndose por convivientes aquellas personas que residen en el mismo domicilio.

De manera excepcional, el acuerdo fija un número máximo de 10 personas para encuentros familiares o con allegados los días 24, 25 y 31 de diciembre y del 1 y 6 de enero, salvo que se trate de convivientes.

En todos los casos, se excluyen los niños de 0-6 años en el cómputo de esos grupos.

El Gobierno de Canarias ha decidido también permitir el test de antígenos como alternativa al PCR como prueba válida para acreditar el negativo en Covid-19 en la visita al Archipiélago, en "visible diferencia de criterio" con el ministerio de Sanidad, según ha explicado Julio Pérez.