Un total de 43 centros educativos del Archipiélago dan clase en la actualidad gracias al plan de digitalización puesto en marcha por la Consejería de Educación y en el marco del proyecto Brújula20. En concreto, la Administración canaria había preparado la implementación de este programa para un total de 21 centros educativos a lo largo del presente curso escolar pero finalmente se ha ampliado hasta dar respuesta a 43 debido a la alta demanda. Este conjunto de colegios ofrece docencia a través de este plan digital únicamente a los cursos de 1º y 2º de Primaria desde el pasado mes de septiembre.

El director general de Ordenación, Innovación y Calidad de la Consejería de Educación, Gregorio Cabrera, afirma que estos centros reciben este curso una dotación extraordinaria de dispositivos digitales para poder poner en marcha este cambio de paradigma. Este plan de digitalización para la docencia canaria cuenta con hasta ocho grandes campos temáticos que ya se están ejecutando pero, tal y como reconoce Cabrera, “llevan diferentes porcentajes de implantación, aunque el trabajo en todos los sectores está más avanzado de lo que inicialmente teníamos previsto dadas las circunstancias actuales”. Además, adelanta que, en el caso del proyecto Brújula20, “que es nuestro proyecto estrella”, su implantación está al 63%.

“Nuestro objetivo es que el 100% del proyecto esté a disposición del profesorado antes de que finalice esta legislatura, aunque el hecho de que esté a disposición de la comunidad educativa no significa que lo tengan que usar de manera obligatoria”. En concreto, el programa Brújula20 busca modelar y simplificar el trabajo docente, dotando al profesorado de recursos y materiales, diseñados en base al curriculum de Canarias y conforme a los principios y valores de la Consejería de Educación.

Ofrecer una alternativa docente para aquellas personas, tanto alumnado como profesorado, que no pueden acudir al centro educativo debido a las actuales circunstancias es tan solo un capítulo más de este plan de digitalización. Gregorio Cabrera explica que se trata de un programa “muy ambicioso y actualmente el mayor reto para su implantación reside en dar forma a todo un sistema educativo que realmente incorpore la digitalización como un elemento habitual en la formación”.

En este sentido, el programa Brújula20 “está transformando los contenidos, las actividades y las propuestas tradicionales a través de fórmulas novedosas que permiten al docente combinar herramientas de toda la vida con herramientas digitalizadas que, además, no estarán cerradas, sino que los propios profesores podrán irlas transformando”, explica el director general de Ordenación, Innovación y Calidad. Además, este plan aprovecha las actuales circunstancias para seguir creciendo: “El proyecto estaba ideado para las aulas pero ahora también hemos decidido transformarlo para que pueda ser empleado en otros espacios como los domicilios”.

La formación del profesorado se convierte en un aspecto clave. Este aprendizaje se ofrece “en todos los formatos posibles”, asegura Cabrera. Dada la situación sanitaria actual, la formación presencial se ha limitado bastante, pero la oferta continúa de manera online y semipresencial. En la actualidad están en marcha ocho cursos y todos ellos cuentan con una importante demanda. El director general destaca, así, el entusiasmo e interés mostrado por el profesorado. En este sentido recuerda que durante los dos primeros días de funcionamiento del servicio G Suite, puesto en marcha por la Consejería de Educación para contribuir a mejorar la enseñanza y el aprendizaje a través de servicios de videoconferencia, almacenamiento de archivos y trabajo colaborativo, más de 1.600 docentes se incorporaron a la plataforma.

A pesar de los buenos datos que arroja la implantación de este plan de digitalización, Gregorio Cabrera reconoce que la mayor dificultad se encuentra ahora en la adquisición de dispositivos electrónicos para repartirlos entre la comunidad educativa. Debido a la crisis actual, “todos los estados están adquiriendo estos materiales y eso ha colapsado el mercado internacional porque la demanda supera ampliamente a la oferta y hemos tenido que adecuar el ritmo de llegada de dispositivos a Canarias”, relata el director general de Innovación quien precisa, no obstante, que este contratiempo no afectará a la implantación del plan digital.

“Nuestra urgencia no se debía al despliegue del programa, puesto que no requiere de estos materiales en la primera fase, sino que queríamos contar con ello ante el temor de que se volviera a producir un confinamiento de los centros. Por suerte eso no ha sucedido y con los dispositivos que adquirimos entre los meses de marzo y junio podemos responder a situaciones particulares de confinamiento que se producen en la actualidad”, relata el responsable.

En el caso de estas adquisiciones, la mayor parte de la inversión proviene de fondos europeos. No obstante el director general de Ordenación, Innovación y Calidad indica que tan solo en este curso académico el Gobierno de Canarias adquirirá dispositivos por valor de once millones y medio de euros. En este sentido, Gregorio Cabrera confía en continuar accediendo a la financiación estatal y europea puesto que “nosotros contamos con un proyecto muy potente que no tiene que sentirse el hermano pequeño de nadie. Lógicamente hay comunidades autónomas en España mucho más potentes desde el punto de vista económico, pero eso no significa que sus proyectos sean más potentes”.