El acusado de apuñalar en el cuello a otro hombre en El Fraile (Arona) el 14 de julio del 2019 negó su participación en el ataque y manifestó que él fue la primera persona que auxilió a la víctima. Por eso, no sabe por qué el herido lo señala como agresor. El presunto autor, el saharaui Mohamed M., de 33 años, aseguró que la víctima “solo quiere sacarme dinero, le da igual que yo esté preso”, para añadir va a “joderme la vida”, a pesar de que, “gracias a mí está vivo; yo llamé a emergencias”.

La víctima, J.L.F., explicó que estaba por fuera de un bar entre las calles Fuerteventura y Taburiente. En su opinión, la discusión comenzó cuando el acusado se empeñó en que “lo invitara a la fuerza”. La víctima empujó a Mohamed y este sacó un cuchillo y le dio dos puñaladas en el cuello que estuvieron a punto de matarlo. Un guardia civil señaló que un viandante los informó de que había un vecino sangrando y pidiendo auxilio. El agente apuntó que la identidad del sospechoso “nos la dijo la esposa” de la víctima. Al parecer, J.L.F le contó a su mujer que, si moría, que supiera que el responsable fue “Mohamed”. La pareja del afectado gritaba contra un edificio de la calle Fuerteventura y explicó a los guardias que el implicado era “Mohamed, que tenía una cicatriz en la cabeza, con forma de media luna” y que vivía enun cuarto de la azotea de un edificio de la calle Fuerteventura.

Los guardias hallaron un charco de sangre donde ocurrió la agresión, por fuera del bar, así como gotas en la entrada del inmueble, la escalera y la azotea. Y localizaron una cartera con la tarjeta sanitaria de Mohamed en el exterior de su habitación. La sangre del charco era de la víctima y las gotas, del acusado, según las peritos de la Guardia Civil. Policías locales de Arona detuvieron a Mohamed al día siguiente.

Cuando los dos hombres coincidieron en la cárcel, dijo Mohamed que le pidió explicaciones a J.F.L sobre por qué lo había acusado: “¿Me estás buscando la ruina, hermano?” y que la víctima de la agresión le pidió disculpas.