La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias responde a las demandas de las familias especialmente sensibles ante el Covid-19 y ha elaborado un protocolo que regula la atención educativa al alumnado afectado por situaciones de vulnerabilidad. Desde que se anunció que la vuelta al colegio se haría de forma presencial en Canarias fueron muchas las familias que plantearon la posibilidad de ofrecer educación online para ese estudiantado, así como la posibilidad de teletrabajar al profesorado. Todo ello para que los miembros de sus familias y con los que conviven, y que también presentaran patologías previas, se sintieran seguros en casa.

La Dirección General de Ordenación, Innovación y Calidad de la Consejería ha emitido esta resolución con el objetivo de garantizar el derecho a la educación de todo el alumnado y para evitar situaciones de desigualdad. De este modo, estas instrucciones regularán la atención educativa al estudiantado que por motivos de salud, "propios o de las personas con las que conviven", no puede asistir presencialmente a los centros educativos durante esta crisis sanitaria.

Hasta el momento, las personas con factores de riesgo podían acudir a clase si su enfermedad se encontraba estabilizada, si llevaban unas medidas de seguridad y control rigurosas y si no existía un informe médico que especificara que no podían acudir al centro escolar. Sin embargo, no se ofrecían alternativas para los alumnos que convivieran con personas especialmente sensibles al virus. Y es que en estos casos, acudir a clase junto a otros 20 menores y pasar con ellos más de seis horas al día aumenta las posibilidad de llevar luego el virus a casa.

Es por esta razón que la Consejería de Educación ha decidido dar una respuesta educativa al alumnado después de que la Dirección General ya dictara instrucciones específicas para aquellos que presentan una enfermedad crónica que le impide asistir durante más de 30 días al centro educativo, a aquel que se encuentra hospitalizado o al que se encuentra en centros terapéuticos rehabilitadores. Sin embargo, hasta ahora no existía respuesta para una parte del alumnado que, por circunstancias personales o familiares relacionadas con el Covid-19, no puede incorporarse a los centros educativos de manera presencial y que requiere de una atención educativa específica mientras dure la situación epidemiológica.

En concreto, estas nuevas instrucciones dan respuesta al alumnado que presenta "grave riesgo" para su salud derivado de la exposición al coronavirus o que lo presente alguna de las personas con las que convive. Debe ser, en cualquiera de los casos, alumnado escolarizado en centros sostenidos con fondos públicos que curse el segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria o Bachillerato. Educación especifica que la atención educativa a este colectivo se realizará de manera telemática.

Para adherirse a este programa de docencia a distancia, será necesario acreditar la situación de vulnerabilidad a través de un informe o certificado médico, siempre y cuando el alumno no reciba ya apoyo educativo del profesorado de las aulas hospitalarias o de las unidades educativas del centro convivencial para menores con graves problemas de conducta, ni sea objeto de atención domiciliaria. Además, el alumnado sin problemas pero que conviva con personas vulnerables al Covid tendrá que presentar informe o certificado médico y un certificado de convivencia. En cualquier caso, la Consejería de Educación recuerda que las solicitudes deberán ser presentadas preferentemente de manera telemática y que esta atención educativa se facilitará únicamente mientras dure la situación epidemiológica actual.

La atención educativa se llevará a cabo por profesorado voluntario en régimen de prolongación de jornada. También podrá prestar este servicio aquel profesorado que actualmente no se puede incorporar a su centro educativo por considerarse vulnerable al Covid. La Consejería de Educación matiza que, en el caso de los centros docentes privados concertados, será la titularidad de dicho centro quien gestione la prestación de la atención educativa al alumnado vulnerable al virus. Además, en todos los casos la atención educativa podrá realizarse de manera individual o grupal y la evaluación dependerá del centro docente.