04 de octubre de 2020
04.10.2020
Ciencia

La calima podría estar mitigando el calentamiento del planeta

Canarias inventa el primer método efectivo en el mundo para detectar la huella de los aerosoles en la atmósfera

04.10.2020 | 00:56
Una familia pasea por el centro de Santa Cruz bajo una intensa calima.

El polvo en suspensión que surge de África, lo que conocemos como calima, y otros aerosoles de origen volcánico podrían estar contribuyendo a mitigar el calentamiento global que producen los gases de efecto invernadero (GEI). Así lo estimó hace unos años el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) pero, hasta el momento, su contribución exacta al enfriamiento continúa siendo un misterio. Los instrumentos de monitorización del clima de todo el mundo han estado más centrados en medir los gases de efecto invernadero que otro tipo de compuestos, pasando por alto la contribución de los aerosoles al equilibrio climático. Ahora, y tras empezarles a dar la relevancia que merecen, los investigadores se han dado cuenta de que los equipos no están preparados para hacerlo. Sin embargo, la contribución científica que se está realizando desde Canarias cambiará totalmente el escenario actual.

Dos investigadoras del Centro de Investigaciones Meteorológicas de Izaña, centro adscrito a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), África Barreto y Omaira García se han puesto manos a la obra junto a un equipo internacional para hallar un método efectivo de medición de estos compuestos en la atmósfera. Y lo han logrado. Lo único que hacía falta era calibrar un potente equipo instalado en las faldas del Teide, llamado espectómetro de transformada de Fourier (FTIR, por sus siglas en inglés). Con una calibración que ahora pretende llevarse a todas las instalaciones repartidas por el mundo, las investigadoras han conseguido paliar esa falta de información, demostrando que es posible realizar una vigilancia exhaustiva de los aerosoles atmosféricos sin tan siquiera tener que desarrollar nuevos instrumentos.

"Hemos estado quitándole peso a los aerosoles en la dinámica climática porque hasta el momento solo se habían descrito efectos nocivos para la salud de las personas", explica África Barreto, que es la investigadora principal de este artículo publicado recientemente en la revista Atmosphere Remote Sensing. Y no es menos cierto que las pequeñas partículas que se disparan junto a la combustión del diésel en vehículos y barcos son muy nocivas para el sistema respiratorio y cardiaco y hay varias investigaciones científicas que la relacionan con una mayor incidencia de patologías cardiovasculares. Pero esta nocividad parece estar siempre ligada con la contribución de la actividad humana pues cuando otro tipo de aerosoles aparecen en la atmósfera, pueden ser más beneficiosos que perjudiciales.

Según la Organización Mundial Meteorológica (OMM), los aerosoles están contribuyendo de forma neta a que la tierra se enfríe, aunque la falta de un método de medición eficaz está lastrando la capacidad de la investigación para conocer exactamente en qué proporción. Por lo pronto, las estimaciones teóricas apuntan a que puede estar contribuyendo en un 30% a rebajar ese calentamiento al que nos han sumido los gases de efecto invernadero (GEI) adosados a las capas atmosféricas, como el dióxido de carbono. Esta es la razón que los hace tan interesantes e importantes de estudiar, pues pueden ser una pieza clave en el futuro desarrollo del calentamiento global antropogénico.

Precursores de la edad de hielo

Esto no quiere decir, sin embargo, que estén ahí para paliar el cambio climático, porque, de hecho, ellos también pueden ser precursores de una modificación de gran envergadura en el clima. Según Barreto, que se basa en investigaciones previas, su acumulación exacerbada sin ningún tipo de oposición puede estar relacionada con fenómenos tan conocidos como la edad de hielo.

"Hay estudios que demuestran que los ciclos de polvo sahariano tienen efecto a largo plazo sobre el clima", explica la científica del Centro de Investigación de Izaña, que insiste en que en el caso de la calima, "impacta en la estabilidad atmosférica porque limita la actividad ciclónica tropical y la formación de huracanes en el Atlántico".

Asimismo recuerda que, por ejemplo, el polvo del Sáhara tiene un "impacto biológico y para los ecosistemas" que mucha gente desconoce, dado que no solo contribuye en este caso a regular el clima, sino que también es determinante en la cantidad de nutrientes de la que disponen los ecosistemas marinos y terrestres. Para conseguir calibrar este instrumento, que se configura como los más precisos para detectar gases atmosféricos de efecto invernadero, lo que han hecho es afinarlo para que pueda percibir también los aerosoles atmosféricos. Porque mientras los aerosoles más pequeños y los gases de efecto invernadero se detectan en el espectro visible, los aerosoles biológicos y polvo mineral, con un diámetro mayor se encuentran en el espectro infrarrojo. "En todo el mundo hay varios instrumentos capaces de llegar a ver la huella infrarroja, pero el más potente solo es capaz de ver una pequeña porción", afirma Barreto.

Se refiere a la red Aeronet (Aerosol Robotic Network) que está repartida por todo el mundo. "Es capaz de ver parte del infrarrojo desde la superficie, pero no todo, y tampoco se encuentra localizada en lugares clave como Rusia o el Sáhara, donde hay una contribución importante de estos aerosoles", insiste. Por eso, lo que estas investigadoras canarias han conseguido gracias al aprovechamiento esta herramienta, sienta las bases de una revolución en la monitorización de estas sustancias que tanto bien podrían estarle haciendo a nuestro planeta en estos momentos. A partir de ahora, lo que esperan es que estos resultados puedan ayudar a implementar instrumentos similares al FTIR pero portátiles, de menor resolución y a mayor cobertura espacial. Desde ahí, las investigadoras creen que se podría realizar una "monitorización de la atmósfera potencialmente superior a la de los sistemas FTIR clásicos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España