El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dejó ayer claro que que "no hay ninguna garantía" de que vaya a existir en algún momento la vacuna del Covid-19, y que, en caso de que sí termine desarrollándose, "no va a poner fin a la pandemia por sí sola". "Ningún país podrá resolver este problema por sí solo hasta que tengamos la vacuna, que sería una herramienta vital y esperamos tenerla lo antes posible, pero no hay ninguna garantía de que la vayamos a tener, e incluso si la tenemos no va a poner fin a la pandemia por sí sola", ha advertido.

En este sentido, ha instado a todos los países a "aprender a controlar y manejar este virus usando las herramientas actuales", y a "hacer los ajustes en la vida diaria que son necesarios para mantenerse a salvo". Así, ha reivindicado la necesidad de aprender a vivir con el virus, ya que los confinamientos "no son una solución a largo plazo para ningún país".

Los responsables de la OMS hicieron una comparación entre esta pandemia y la de 1918 (conocida como "gripe española"), que tuvo varias olas y después de la cual el virus siguió circulando por décadas hasta ser reemplazado por otro. Al respecto, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, recordó que esa pandemia duró de febrero de 1918 a abril de 1920 y dijo que espera que "podamos detener esta pandemia antes de los dos años" que duró aquella hace un siglo.

Tedros también se ha pronunciado sobre los rebrotes que están sufriendo algunos países como España: "Varios países se enfrentan ahora a nuevos brotes tras un largo periodo casi sin ninguna transmisión. Estos países llaman la atención a otros que ahora están registrando una reducción en el número de casos. El progreso no significa victoria. Es vital detectar rápidamente los brotes para evitar la transmisión comunitaria".

Las manifestaciones de Tedros se producen en una jornada en la que la pandemia de coronavirus que comenzó en China deja ya más de 22,67 millones de casos a nivel mundial, tras sumar en las últimas 24 horas casi 267.000 contagios, según el último balance ofrecido por la Universidad Johns Hopkins de los 188 países y territorios afectados.

En total, 22.679.466 personas han contraído el virus, que deja ya 793.710 víctimas mortales, unas 6.000 más que el día anterior. Además, más de 14,54 millones de personas han conseguido superar la enfermedad, con Brasil como el país con más pacientes recuperados, unos 2,84 millones, seguido por India, que ha superado los 2,1 millones.

Estados Unidos se mantiene como el país más afectado, con 5,57 millones de casos, mientras que los más de 174.200 muertos que se ha cobrado hasta la fecha el coronavirus le sitúan igualmente a la cabeza en este apartado. Brasil, con más 3,5 millones de casos y más de 112.300 víctimas mortales, ocupa el segundo lugar tanto en contagiados como en fallecidos. En el tercer lugar se encuentra India, con más de 2,9 millones de casos registrados ycerca de los 55.000 fallecidos.

En el listado le sigue Rusia, con más de 939.000 contagios y que ya ha superado las 16.000 víctimas mortales. Sudáfrica se consolida como el país africano más afectado y el quinto de la lista-, tras superar los 600.000 casos pero con tan solo unos 12.600 muertos.

Alerta en México

A continuación se sitúan varios países de América Latina, que se ha convertido en uno de los principales epicentros de la pandemia. Así, Perú ocupa la sexta posición, con más de 558.000 contagios y más de 26.800 muertos. Ayer la OMS puso el acento sobre la magnitud de la epidemia de Covid-19 en México, toda vez es el séptimo país más afectado del mundo por el número de casos , cerca de 540.000, y registra más de 58.000 decesos.

Por su parte, el Reino Unido notificó ayer 1.033 nuevos contagios hasta un total de 323.313 casos, y otras dos muertes por coronavirus. Desde que comenzó la pandemia, 41.405 personas han fallecido. De otro lado, Italia se acerca al millar de nuevos contagios por coronavirus, con 947 casos detectados y nueve fallecimientos. El país acumula un total de 257.065 positivos y 35.427 muertos.