Visitas de una hora y los residentes prácticamente sin salidas. Así funcionarán los centros sociosanitarios a partir de este viernes. En el quinto apartado del anexo del BOC, el Gobierno de Canarias, tras la sesión extraordinaria celebrada este jueves, especifica las medidas que aplicará en residencias de mayores y otros centros con personas dependientes y especialmente vulnerables al Covid-19.

A partir de ahora y recordando lo articulado durante las fases de desescalada, toda persona que ingrese en un centro sociosanitario de carácter residencial -residencias de mayores y de personas con diversidad funcional- debe pasar las pruebas PCR con 72 horas de antelación como máximo. También se realizará a las personas empleadas que regresen de permisos y vacaciones, y a las que se incorporen con nuevos contratos de trabajo.

Por otra parte, se vuelven a limitar las visitas a una persona por residente, extremando las medidas de prevención, y con una duración máxima de una hora al día. Se garantizará el escalonamiento de las visitas a las personas residentes a lo largo del día. Estas medidas se podrán exceptuar en el caso de personas que se encuentren en proceso del final de la vida.

Por último, se limitan al máximo las salidas de las personas residentes en centros sociosanitarios.