22 de junio de 2020
22.06.2020
Crisis del coronavirus La educación se recupera poco a poco

Abren sus puertas los 40 edificios de la Universidad de La Laguna

Los trabajadores se reincorporan poco a poco a sus puestos tras una inversión de 120.000 euros

21.06.2020 | 21:31
Primeras jornadas de trabajo presencial en el Rectorado de la Universidad de La Laguna.

La Universidad de La Laguna (ULL) reabre sus 40 edificios después de cuatro meses clausurados. Fue el pasado lunes cuando se inició el proceso gradual de reincorporación de los trabajadores y la apertura de estas instalaciones que poco a poco van volviendo a la normalidad. En esta primera tanda se ha permitido la vuelta del personal de laboratorio, así como de los auxiliares de servicios y de los conserjes. A ellos se fueron uniendo a lo largo de la semana los empleados de diferentes servicios administrativos y de las secretarías de los diferentes centros. Así, a pesar de que se prioriza la atención telemática para los usuarios, estos ya cuentan con la posibilidad de concertar cita previa para acudir físicamente a los edificios de la Universidad.

La reapertura de los edificios también ha permitido que los docentes que así lo deseen regresen a sus despachos para preparar las clases del próximo curso y que los investigadores vuelvan a sus labores. El resto de trabajadores que necesiten trabajar de manera presencial se reincorporarán a sus puestos esta semana, una vez ha sido declarada la nueva normalidad. La plantilla de la ULL está compuesta por unos 2.600 trabajadores, de los que 1.600 son docentes y el resto es personal de administración y servicios. De todos ellos, alrededor del 40% se ha reincorporado ya a sus puestos de manera presencial.

El Rectorado


El Rectorado es uno de los edificios que abrieron sus puertas la pasada semana y ha flexibilizado la entrada y salida de los trabajadores que acuden de manera presencial para que no se produzcan aglomeraciones en las zonas comunes. El edificio por ahora no ha recibido a usuarios puesto que está primando las gestiones de manera telemática. Al igual que en el resto de edificios universitarios, la cita previa se puede solicitar a través de la página web de la institución académica.

Montse Sanguino es la jefa de Servicio de Gestión Económica y Financiera, y ella y su departamento vuelven poco a poco a la normalidad. El servicio está integrado por una treintena de personas pero ahora tan solo acuden a sus puestos de trabajo de manera física 14 para poder mantener las distancias de seguridad. Así, los empleados de este servicio teletrabajan el 80% del tiempo, lo que se traduce en que solo asisten a su puesto de trabajo un día a la semana. Sanguino indica que "nuestra actividad no se ha paralizado durante esta crisis porque, aunque las dos primeras semanas nuestra gestión fue más lenta, pronto recuperamos la normalidad ya que consideramos que el pago a proveedores es una responsabilidad social".

Trabajo "más exigente"


Alicia Pérez es la secretaria de la rectora de la ULL y trabaja de manera presencial desde el pasado día 1. Reconoce que el trabajo desde casa le fue "estupendamente" pero "era más exigente". Ahora, su forma de trabajo ha cambiado un poco puesto que las reuniones que mantienen la rectora son principalmente de manera virtual por lo que no son muchas las personas que acuden al Rectorado.

En el caso de la Biblioteca la ULL aún está trabajando para llevar a cabo su reapertura en los próximos días pero sus servicios no se reanudarán al cien por cien. Los préstamos se reactivarán ahora que las Islas han alcanzado la nueva normalidad, pero las salas de estudio y las consultas en sala no estarán disponibles hasta el próximo curso. En este sentido, el gerente de la ULL, Juan Manuel Plasencia, indica que "nuestras bibliotecas ya podrían abrir pero preferimos aguantar un poco más para ofrecer todas las garantías a nuestros usuarios".

La institución trabaja estos días al amparo de un protocolo de medidas preventivas para garantizar la salud de sus trabajadores que ha sido consensuado con el comité de empresa. Este documento contempla recomendaciones y medidas organizativas que aseguran el distanciamiento entre las personas y establece los detalles para el trabajo presencial de los diferentes servicios de la Universidad.

A lo largo de estos meses, la ULL ha invertido 120.000 euros para acondicionar sus edificios. Se han adquirido 400 dispensadores de hidrogel y más de 3.000 litros de esa solución higienizante. También han comprado mamparas para instalar en los puntos de atención al público y pantallas faciales para los trabajadores, así como los elementos para la señalización de los edificios. Por último, la institución académica también ha invertido en la formación de sus empleados para que se puede dar continuidad al teletrabajo durante los próximos meses. Y es que esta continuará siendo la modalidad elegida para que muchos de los empleados continúen con sus labores en los próximos meses. El gerente indica que "la idea es que la reincorporación sea gradual porque somos una de las administraciones que más ha retrasado la vuelta a la presencialidad".

Hasta el 18 de septiembre


El proceso de reincorporación será lento en el caso de la Universidad y se prolongará hasta el 18 de septiembre, cuando se estima que ya estén trabajando en los edificios de la ULL el cien por cien los trabajadores. "Con esta llegada gradual de los trabajadores, y sobre todo con el incremento de los servicios de limpieza, tratamos de reducir al mínimo la posibilidad de contagios", afirma Plasencia.

Con todo esto, hasta el próximo 18 de septiembre se combinarán diferentes modelos de trabajo en la Universidad lagunera. Habrá empleados que permanezcan en sus casas trabajando en remoto, otros combinarán el teletrabajo con la presencialidad en días alternos mientras que un tercer grupo trabajará de nuevo en su puesto de trabajo físico, tal y como ocurría antes de la crisis sanitaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España