La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias inició esta semana la segunda fase de la entrega de material informático para combatir la brecha digital. Se estima que al finalizar este programa se hayan repartido hasta 10.000 tabletas con conexión a internet en todas las Islas. Son 2.000 los dispositivos con su funda y conexión de datos los que se entregarán estos días a los centros educativos de Canarias de las Islas. A este número se suman los 1.309 dispositivos que formaron parte de la primera fase y otros mil que se prevé que formen parte de la que tercera y última remesa. En esta última fase habrá que añadir las tabletas facilitadas por otras administraciones.

La entrega de estos dispositivos se centra en su mayoría en alumnado de 2º y 1º de Bachillerato, Formación Profesional Básica, 4º de ESO y 6º de Primaria y responde a las peticiones realizadas por los centros educativos a raíz de una encuesta realizada por la Consejería tras el inicio de estado de alarma y la consiguiente implantación de la docencia virtual. El director general de Ordenación, Innovación y Calidad Educativa, Gregorio Cabrera, indica que la Dirección General nunca ha hablado del tipo de sistema de reparto de las tabletas, aunque es cierto que tras comprobar las dificultades que suponía llevarlas de manera individualizada a cada familia, se ha optado ahora por trasladarlas hasta los centros educativos y que las familias acudan a ellos cumpliendo las medidas de seguridad sanitarias para recogerlas.

La entrega a domicilio

En este sentido, Gregorio Cabrera advierte de que tienen constancia de que muchas familias no se encuentran actualmente en su residencia habitual pasando el confinamiento, por lo que realizar la entrega de las tabletas a domicilio se estaba convirtiendo en una tarea muy complicada. A este sistema que se basa en acudir a los centros educativos hay que añadir la colaboración que se está recibiendo por parte de muchos ayuntamientos de las Islas que, junto con Correos, están realizando también entregas de estas herramientas entre las familias de sus municipios.

Gregorio Cabrera avanza que "debemos abrir la mente porque es posible que debamos combinar la enseñanza presencial y la virtual durante más tiempo y las tabletas se convertirán en un elemento habitual, al igual que lo son ahora los libros de texto". Por eso, indica que "la Consejería de Educación está analizando a medio plazo fórmulas más estables de trabajo con el uso de tabletas".

La presidenta de la Confederación de AMPAS de Canarias (Confapa Canarias), Josefa Méndez, explica que las situaciones más complicadas se están viviendo en Tenerife y Gran Canaria, donde existen numerosos casos de estudiantes sin las herramientas necesarias para continuar el curso escolar de manera telemática. La representante de las familias denuncia que a lo largo de estas semanas en las que se ha llevado a cabo la primera fase de la entrega "se han dado tabletas sin la tarjeta SIM, lo que imposibilita que los alumnos puedan trabajar". Méndez afirma que "en muchos casos los centros han tenido que buscarse la vida y está siendo una verdadera locura para los equipos directivos".

El presidente de ANPE Canarias, Pedro Crespo, afirma que no son suficientes las tabletas que se repartirán con esta campaña. "Es una acción positiva, sin duda, pero el reparto no se ha hecho de la forma correcta y muchos de nuestros afiliados en los centros educativos de Canarias nos han reconocido que no saben cómo proceder", explica el representante sindical, quien destaca la necesidad de realizar modificaciones en la forma de poner en marcha esta campaña y añade que "es más sencillo y efectivo que las familias vayan a los centros a buscar las tabletas". Asimismo, concluye que "la disponibilidad que ha mostrado el profesorado excede complemente sus funciones".

El coordinador de Docentes de Canarias-Insaucan, José Ángel Amador, explica que la situación es muy desigual en todo el Archipiélago y, además, comenta que esta campaña cuenta con un problema grave "que es la escasa preparación". En este sentido, afirma que la Consejería de Educación debería haber iniciado este reparto de tabletas desde hace tiempo porque "tendríamos que seguir el ejemplo de países más avanzados, en los que se trata de herramientas comunes en la docencia y que, además, sería más barato que continuar con el sistema de becas con el que cuenta España en la actualidad".

El secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO (Feccoo) en Canarias, José Ramón Barroso, celebra que se haya modificado el sistema de reparto de las tabletas porque "lo que se estaba haciendo hasta ahora no estaba yendo bien y ahora que se está haciendo a través de los centros educativos esperamos que vaya mejor". El representante de la comunidad docente sostiene que "al inicio de esta crisis se desconocía la situación que vive cada familia con niños en edad escolar porque, como no había sido necesario poner en marcha una campaña así, no se había hecho este trabajo de investigación" y añade que "se ha tardado y no se han buscado los cauces más adecuados para el reparto". No obstante, adelanta que esta segunda fase de la entrega "se ha hecho con más concierto".